Controle los latidos de su corazón

La salud cardiovascular es fundamental para garantizar el funcionamiento correcto de todo el organismo, pues del corazón depende que la sangre fluya por todo nuestro cuerpo.

Para tener una buena salud cardiovascular, se sugiere acudir con el médico una vez al año.
Para tener una buena salud cardiovascular, se sugiere acudir con el médico una vez al año.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades del corazón son la primera causa de muerte en el mundo, por lo que es importante la prevención de cualquier patología que ponga en riesgo este órgano vital.

Uno de los trastornos cardiacos que pueden afectar a personas de cualquier edad son las arritmias. “Se les llama así a los fallos en el sistema eléctrico del corazón”, explicó el martes el cardiólogo Julio Alejandro Arriola, durante El Consultorio, que se transmite martes y jueves por todas las plataformas digitales de Prensa Libre.

De acuerdo con Arriola, esta alteración en los latidos del corazón puede tener causas genéticas, es decir, la persona nace con ella. Sin embargo, el estrés, la mala alimentación, la vida sedentaria y el abuso de sustancias tóxicas también pueden desencadenarla.

El electrocardiograma y el ecocardiograma son las pruebas que utilizará el médico para analizar el tamaño, la forma y las funciones del corazón, y así determinar si existe presencia de arritmias cardiacas.

“Para tratar este trastorno, los médicos recomiendan cambios en el estilo de vida y la utilización de fármacos que regulan los latidos del corazón. En algunos casos, será necesaria una intervención quirúrgica, pero dependerá de cada caso”, enfatizó Arriola.

¿Qué son?

Las arritmias cardiacas son fallos en el sistema eléctrico del corazón durante los cuales se puede presentar una aceleración o un enlentecimiento de los latidos del corazón. Se considera que una persona tiene un corazón sano si sus latidos oscilan entre los 60 y 100 por minuto.

Tipos

Cuando una persona tiene un ritmo cardiaco que supera los 100 latidos por minuto, se dice que padece taquicardia. Cuando los valores están por debajo de los 60 se habla de bradicardia. También existen las arritmias irregulares, pues el comportamiento de las pulsaciones es inestable.

La audiencia de Prensa Libre hizo varias consultas

¿La hipertensión tiene relación con las arritmias cardiacas?
La presión alta es uno de los factores asociados que pueden aumentar la persistencia de este trastorno. Las personas que ya fueron diagnosticadas con arritmias cardiacas deben llevar mejor control de su presión arterial.

¿Las arritmias cardiacas son hereditarias?
No todas las arritmias cardiacas son hereditarias; sin embargo, algunos síndromes congénitos específicos sí están relacionados con este trastorno del corazón.

¿Tener el corazón más grande de lo normal podría provocar arritmias?
Sí. En algunas ocasiones, las personas con un corazón de un mayor tamaño pueden padecer de arritmias cardiacas.

¿Las arritmias cardiacas pueden ser mortales?
La fibrilación auricular y la fibrilación ventricular —unas de las arritmias más frecuentes— pueden producir un ritmo cardiaco inadecuado y provocar la muerte súbita si no se tratan a tiempo.

¿Tener el colesterol alto podría provocar arritmias?
El colesterol alto en la sangre no eleva el ritmo cardiaco, pero sí va de la mano con patologías como hipertensión y diabetes.

Guy has heart attack

¿Un niño que fue operado del corazón tiene más probabilidades de padecer arritmias?
Sí. Los menores que han sido operados de alguna cardiopatía congénita pueden presentar en la adolescencia algún tipo de arritmia cardiaca.

Consejos

  • Los hábitos saludables son fundamentales para tener un ritmo cardiaco equilibrado.
  • Incluir en la dieta diaria cinco raciones o más de frutas y verduras.
  • Evitar el consumo en exceso de bebidas con cafeína, café, tabaco, alcohol y bebidas energéticas.
  • Practicar 30 minutos de actividad física al día.
  • Controlar los niveles de estrés, pues las tensiones diarias pueden afectar la salud cardiovascular.
  • Acudir de inmediato con el médico si la persona tiene los siguientes síntomas: episodios de aceleración de la frecuencia cardiaca, cansancio, fatiga, dificultad para respirar, dolor torácico, sudoración, palidez, mareos o desmayos.
  • Llevar un control diario de los latidos del corazón. Los valores normales están entre 60 y 100 latidos por minuto.