Coronavirus: cómo evitar dolores de espalda durante el confinamiento

Con la llegada del confinamiento, la mayoría de las personas pasan mucho tiempo sentadas y hacen menos actividad física, lo que puede afectar la espalda.

La situación actual ha obligado a muchas personas a permanecer sentados por largos periodos de tiempo, lo que puede generar molestias en la espalda. (Foto Prensa Libre: Unsplash)
La situación actual ha obligado a muchas personas a permanecer sentados por largos periodos de tiempo, lo que puede generar molestias en la espalda. (Foto Prensa Libre: Unsplash)

Tanto adultos que hacen teletrabajo como menores que reciben clases a distancia, podrían verse afectados con dolores de espalda causados por las largas horas que pasan sentados frente a la computadora y la baja actividad física; además, muchos no cuentan con el mobiliario de oficina apropiado para trabajar con la postura adecuada.
Asimismo, actividades como las tareas domésticas y otras labores pueden acarrear consecuencias negativas para la espalda.

La quiropráctica Adriana López señala que luego de la llegada del nuevo coronavirus al país ha notado un incremento de pacientes que aseguran tener dolores en la espalda baja, los hombros, el cuello y el trapecio.

Las personas que antes iban a la oficina y ahora hacen teletrabajo pasaron de ser semisedentarios a serlo completamente y los alumnos que reciben clases a distancia antes caminaban de un salón a otro, pero ahora están unas cinco horas sentados frente a la computadora”, comenta López.

Expertos afirman que el dolor de espalda es la segunda molestia más común, tan solo superado por el resfriado, de hecho, se estima que ocho de cada diez personas lo sufrirá a lo largo de su vida.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), las dolencias de la región inferior de la espalda suelen darse en personas que levantan y manipulan pesos, mientras que las de las extremidades superiores como dedos, manos, muñecas, brazos, codos, hombros y nuca pueden deberse a la aplicación de una fuerza estática repetitiva o duradera, o pueden acentuarse por efecto de esas actividades.

La falta de ejercicio, inclinarse de forma brusca, transportar, levantar, empujar o jalar un objeto de forma incorrecta, sentarse en una mala postura y estar de pie, agachado o estirado durante tiempo prolongado causan dolor de espalda.

La inactividad hace que una persona permanezca en la misma posición por un tiempo prolongado lo que provoca que comience a entumecerse y esto lastima el tejido, según el entrenador personal Marco Alonzo.

“El ejercicio permite estirar y fortalecer los tejidos de la espalda y sirve para evitar y aliviar el dolor. Muchas veces estamos trabajando desde casa y sentimos molestia en la cintura. Sin embargo, con una rutina sencilla que solo toma unos minutos uno puede moverse y evitar el dolor o evitar que la molestia se agrave”, comenta Alonzo.

El experto en entrenamiento físico agrega que el ejercicio mejora la circulación y recomienda que las personas hagan una ligera rutina de estiramiento, idealmente, al levantarse y antes de acostarse.

OMS recomienda

Consejos para quienes trabajan desde casa

  • Emplee equipo ajustable como sillas o escritorios.
  • Cuide que el espacio en el que trabajará sea lo suficientemente amplio para evitar posturas forzadas.
  • Disponga de todas las herramientas y equipo que empleará.
  • Cambie frecuentemente de postura para reducir los esfuerzos estáticos.
  • Haga pausas para descansar.
Cargando