Covid 19: Qué medidas de precaución tomar ante un regreso a clases presenciales

Debido a que la variante ómicron no ha sido tan agresiva en algunos niños este es un buen momento para volver a las aulas, según especialistas, siempre con las medidas pertinentes, como el uso de la mascarilla y el lavado constante de manos.

Publicado el
El uso de mascarilla es indispensable para el retorno a clases presenciales. La mejor será aquella que el niño soporte por más tiempo. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).
El uso de mascarilla es indispensable para el retorno a clases presenciales. La mejor será aquella que el niño soporte por más tiempo. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

Por tercer año consecutivo el proceso educativo en Guatemala continuará de forma virtual o híbrida. Sin embargo, muchos padres de familia dudan de enviar a sus hijos a clases presenciales por miedo a que se contagien de covid 19. En una conferencia en línea especialistas en pediatría recomendaron que este es un buen momento para que la niñez regrese a las aulas, debido a que la cepa ómicron no ha sido tan peligrosa y se tiene el plan de vacunación de jóvenes de 12 años en adelante.

En el 2020 muchos padres de familia se quejaron de que la educación en línea no era la más adecuada, ya que la carga académica era demasiado alta. El 2021 dio un mejor panorama ya que a partir de finales de febrero se abrieron gradualmente los centros educativos y según el semáforo epidemiológico. Actualmente, la modalidad educativa dependerá del desarrollo de la pandemia, que definirá el nivel de alerta de cada municipio en el semáforo epidemiológico, el cual establecerá los aforos permitidos en el aula.

“Uno quisiera que se dieran las condiciones ideales para retomar el regreso a clases de la mejor manera. Sin embargo, ya llevamos dos años en esta situación y es imposible predecir cómo va a estar el panorama en los próximos meses. Con la variable actual -ómicron- y que se ha podido vacunar a la niñez de 12 años en adelante se puede regresar a las clases presenciales”, afirmó Carlos Grazioso, infectólogo pediatra y jefe del área de infectología del Hospital General San Juan de Dios, en una conferencia en línea titulada “Regreso a clases y variante ómicron” que compartió con José Miguel Leal, neumólogo pediatra, el pasado 13 de enero.

El infectólogo explicó que la variante ómicron, aunque ha resultado ser más infectante, no es tan agresiva, por lo que se han reportado menos tasas de hospitalización y mortalidad. Una de las características principales es que ataca los bronquios y no se introduce profundamente en los pulmones.

Los síntomas son parecidos a los de una gripe común, ya que se produce congestión nasal, dolor de cabeza, estornudos, dolor de garganta y fatiga. Con esta no se tiene pérdida de olfato y gusto y raramente se evidencian cambios en la oxigenación, como en las variables anteriores.

“No se trata de que no haya hospitalizaciones. Uno de los factores que se ha visto que predisponen una hospitalización es cuando no se ha recibido ninguna vacuna contra el covid 19, por ello, lo mejor es estar vacunado porque se ha visto que las personas vacunadas tienen un 60% de garantía de no ir aun hospital”, dice Grazioso.

Ventajas del modo presencial

Una de las ventajas de la educación presencial es que se retorna a una modalidad de entrega habitual. Además de que la niñez regresa a tener actividad física, que muy probable ha perdido en los últimos dos años, ya que han pasado mucho tiempo frente a dispositivos digitales que de cierta forma los han obligado a ser sedentarios.

Además, la modalidad presencial también enriquecerá sus actividades sociales, la interacción con personas de su edad muchas veces es más enriquecedora que el conocimiento que imparte propiamente el maestro.

“Mis hijos comenzaron a ir sus clases presenciales tomando en cuenta la modalidad de burbujas. Yo soy de la idea de que el contacto social, la actividad física, reducir el tiempo en pantallas son muchas ventajas que sopesan el posible riesgo de enfermarse”, opina José Miguel Leal, neumólogo pediatra.

Lea también | El regreso a clases 2022 en el sector privado será el 14 de enero y en el público el 15 de febrero, pero nadie puede obligar a los estudiantes a asistir presencialmente

El distanciamiento social, ha provocado daños en la salud mental, entre ellos la de la niñez. Los especialistas mencionan que se han visto casos de estrés y depresión debido al resguardo en los hogares.

Según ambos especialistas, para que la niñez regrese a clases presenciales es importante que los padres de familia tengan una buena comunicación con las autoridades del centro educativo. “Sopesando las ventajas sobre las desventajas y teniendo los cuidados del caso, es importante regresar a clases presenciales”, afirma Grazioso.

Cómo hacer un regreso seguro

Ante la afirmación anterior, se genera la duda de cuál es la mejor forma para hacer que el regreso sea seguro, además de cómo se puede fortalecer el sistema inmune de los pequeños para evitar cualquier enfermedad.

La base para un sistema inmunológico fuerte es una alimentación balanceada. Si se tiene este tipo de comidas, solo habría que recibir una dosis diaria de sol y cuidar porque el sueño sea reparador. En caso de que a los niños les cueste consumir frutas, verduras y proteína podría ser necesario optar por suplementos alimenticios como vitamina A, C y D y zinc, pero lo ideal es consultar con su médico pediatra.

La niñez recuerda con más facilidad las medidas para prevenir el Covid 19, como el lavado de manos. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

Respecto a los cuidados que los niños deben tener al estar en la escuela, son los mismos que los adultos han tenido en los últimos años: el lavado de manos constante, distanciamiento y uso de mascarillas. La niñez internaliza y aprende más fácilmente estas medidas de cuidado, por lo que no hay que pensar que por ser pequeños no las van a entender, lo único que se recomienda es recordárselas constantemente.

La mascarilla también es un accesorio importante para el retorno a clases. “La variante ómicron es mucho más invasiva que el resto de las cepas, no hay duda de que las mascarillas KN95 son la mejor opción para quienes la puedan tolerar. Pero siempre me gusta recalcar que la mejor mascarilla es la que sea cómoda y la que pueda ser soportada por más tiempo, sobre todo en sitios cerrados”, indica Grazioso. Si los niños no soportan este tipo de mascarillas, una quirúrgica o una de tela podría ser aceptable.

Otro de los puntos importantes mencionados por los especialistas es el tiempo de aislamiento en caso de presentarse un caso positivo a covid 19. En caso de que una persona presente síntomas y se confirma su contagio, debería de esperar por lo menos 10 días desde que ya no presente ninguna molestia para regresar a clases. Pero, si es asintomático el tiempo de cuarentena varía a 5 o 7 días para retornar al aula.

Para retornar no es necesario hacerle una prueba de covid. Según los especialistas, esta es necesaria cuando se regresará a lugares en donde haya personas con factores de riesgo, pero queda a criterio de los padres de familia si deciden hacerla.