Día del Maestro: educadores comparten consejos de enseñanza con los padres de familia

El cierre de los establecimientos educativos, provocado por la pandemia del nuevo coronavirus, ha obligado a los padres de familia a convertirse en los maestros en el hogar, por suerte cuentan con la experiencia de los educadores.

Los padres de familia comparten la labor educativa con los maestros en estos tiempos de coronavirus. (Foto Prensa Libre: Pixabay)
Los padres de familia comparten la labor educativa con los maestros en estos tiempos de coronavirus. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Quedarse en casa y asumir el rol de maestro puede resultar agotador y abrumador para muchos padres de familia, quienes además deben lidiar con sus trabajos, los quehaceres del hogar, el estrés y la ansiedad propios de esta crisis llena de incertidumbre.

Esta pandemia ha reforzado algo que ya sabíamos:  la labor docente es única e insustituible. Va más allá de impartir los contenidos, se trata de motivar, nutrir y acompañar emocionalmente a cada estudiante, según sus propias necesidades. Y ahora los padres de familia que habían delegado ese trabajo a los educadores se enfrentan a él.

La pandemia trae cambios irrevocables, pero no todos son negativos, uno de ellos será la edificación del puente entre el hogar y los centros educativos, ya que estos no pueden ser vistos solo como un depósito de los hijos, donde se les deja para luego estar pendiente de la boleta de calificaciones.

Para nadie es un secreto que la labor docente no es sencilla y tampoco hay una receta que pueda seguirse al pie de la letra para asegurar el aprendizaje de los menores.

Cumplir con las tareas, la adquisición de los materiales escolares, los horarios de conexión para las clases en línea y manejar los contenidos de las materias, son casi un trabajo de tiempo completo y el peso de este cayó en los padres de manera inadvertida.

Cristopher Duarte, maestro de matemáticas en el ciclo de secundaria, afirma que, con los estudiantes de más avanzada edad, existen circunstancias que podrían relegar el aprendizaje, lo cual es un gran reto.

El educador afirma que, por un lado, los estudiantes del ciclo de secundaria son más propensos a caer en el error de copiar las tareas de sus compañeros y esto puede resultar en que tengan buenas calificaciones, pero sin aprendizaje, por lo que los padres deben estar vigilantes.

Otro tema que se debe tomar en cuenta es que los contenidos educativos en esta etapa son más complejos y en muchas ocasiones van más allá del conocimiento de los padres, por lo que no pueden ayudarlos en sus estudios.

Ante esta situación Duarte señala que existe una gran cantidad de material de apoyo en línea, desde tutoriales en YouTube hasta plataformas en línea, dedicadas a la enseñanza como thatquiz.org, educatina.com, tocamates.com o es.khanacademy.org.

Ingresar a estos sitios y revisarlos junto a sus hijos puede ser una gran forma de apoyarlos con sus estudios. Además, Duarte recomienda los canales de YouTube El Profe Alex y Julioprofe para ayudar a sus hijos a aprender matemáticas. 

El educador también expresa la importancia de mantener motivados a los estudiantes para que reciban las lecciones de la mejor manera.

“En mi caso lo que hago es mencionar la importancia que tendrá la matemática en su vida. Esta materia está en la mayoría de las cosas que quieran seguir o que llevarán en la universidad. Les explico que si hay buena base podrán rendir bien. Hay que motivarlos, explicando cuál es la utilidad de su educación en el mundo real”, manifiesta Duarte.

El educador comparte que el lado emocional también es importante porque este es un factor que afecta su rendimiento académico, de esa cuenta una buena comunicación entre padres e hijos puede ser muy útil. Hay que recordar que el encierro también les afecta, principalmente porque la socialización es parte importante de su desarrollo integral.

El maestro agrega que otro aspecto del apoyo emocional está en reconocer cuando los estudiantes han hecho un buen trabajo, e incluso premiarlos al respecto. Esto es importante desde el punto de vista de la motivación.

Atala Arriola de Chávez, también es educadora de secundaria, y desde su punto de vista, es importante ser realistas para evitar que haya desesperación en los padres de familia y en su lugar tomar la situación actual como una oportunidad de crecimiento.

“Hay que comprender que este año no se adquirirá el 100 por ciento del contenido establecido. Sin embargo, se aprenderán valores y destrezas como la gratitud, responsabilidad, valentía, constancia, resiliencia y empatía entre otras. Además, es la oportunidad perfecta para fortalecer la autonomía”, refiere Arriola.

A continuación, la maestra de secundaria comparte algunos consejos para que los padres puedan ayudar a sus hijos en el proceso educativo.

  • Supervisar el trabajo y velar por que cumpla con lo asignado. Aunque en ocasiones no estén de acuerdo, es fundamental que refuercen el valor de la responsabilidad y puntualidad. Estos son de gran importancia para la consecución de sus metas y autorrealización.
  • Ayudar a organizar el trabajo. Establecer un horario, rutinas y todo aquello que brinde una estructura para facilitar el aprendizaje.
  • Proveer un clima de trabajo apropiado en el que puede haber fallos y se debe aprender de los mismos. También procurar evitar todo aquello que sirva como un distractor. Alentarlos todo el tiempo a que se esfuercen y den lo mejor de sí mismos.
  • Mantener una comunicación directa y constante con el personal del colegio. Esto permite conocer los avances y el cumplimiento de lo asignado. Esta situación nos tomó a todos por sorpresa por lo que la retroalimentación debe ir en las dos vías. Esto será fundamental para medir la cantidad, modalidad de trabajo, contenido y destrezas que llegan a los hijos y cómo las reciben.
  • Procurar espacios para la recreación sana. Un poco de ejercicio, música, arte o cualquier otra actividad que les dé la oportunidad de expresarse, recrearse e interiorizar y canalizar toda la energía positiva que les permita avanzar.

Karla Pinto, educadora de primaria y preprimaria en el Colegio Internacional de Guatemala, comparte algunos consejos que son básicos pero indispensables:

  • Levantarse temprano y no quedarse en pijama, usar ropa cómoda.
  • Crear un horario para establecer las horas a las que deben conectarse para recibir la clase.
  • Preparar el espacio donde se recibirán las clases, un consejo útil es decorar el área con figuras geométricas, números, el abecedario o cualquier otro tema que ayude al niño a sentirse más cercano al aula.
  • En primaria y preprimaria, es el padre el encargado de preparar los materiales que se emplearán en la clase, lo mejor es hacer esto antes de comenzar la sesión virtual.
  • Antes de comenzar revise la conexión de Internet y la carga del dispositivo que se empleará.
  • No todo es tecnología, también se deben buscar recursos de esparcimiento y recreación, ahora que se tiene más tiempo para compartir en familia se sugiere buscar la oportunidad para hacer actividades que fortalezcan los lazos afectivos, como cocinar, juegos de mesa, leer cuentos o ver una película juntos y comentarla. Esto ayudará a mantener a los pequeños motivados.              

Otra forma de reforzar lo aprendido en clases es conversar al respecto durante las actividades de esparcimiento, por ejemplo, si van a cocinar, podría pedirle a su hijo que le ayude con las medidas, sumas o restas de frutas u otros alimentos, si ven la televisión que identifiquen palabras o comenten de ciencias naturales.