Donación de córneas: un acto heroico

Regalar sus ojos después de morir es un acto que podría salvar la vista a una o dos personas que necesitan córneas nuevas. El Banco de Córneas y Esclerótica de Guatemala, Bancórneas, ha sido por cuatro años quien apoya a los guatemaltecos en este proceso.

Publicado el
Regalar sus ojos al morir podría salvar a una o dos personas.
Regalar sus ojos después de morir es un acto que podría salvar la vista a una o dos personas que necesitan córneas nuevas, (Foto Prensa Libre: Craig Adderley en Pexels)

El Banco de Córneas y Esclerótica de Guatemala, Bancórneas ha sido por cuatro años quien apoya a los guatemaltecos en este proceso. Antes de la pandemia se tenían de 10 a 12 donantes mensuales de córnea quienes al morir ayudaban con este tejido a salvar la visión de otros pacientes, pero con la pandemia las donaciones se estancaron.

Por la emergencia sanitaria una de las limitaciones es no contar con un protocolo operativo y viable en la red hospitalaria que permita extraer las córneas. Así la institución ha quedado sin ingresos y la lista de pacientes en espera aumenta cada día.

La córnea es un tejido delgado y transparente, cuyo tamaño y forma se parece a un lente de contacto, ubicada en la parte frontal del ojo. Se relaciona en gran parte con la protección del globo ocular y permite el paso de la luz.

El médico oftalmólogo Cristian Acevedo, miembro del Comité de Bancórneas, comenta que en algunas personas la córnea se ha opacado por enfermedad, accidentes u otra causa, así que la visión se reduce drásticamente y en ese momento se hace necesario realizar un trasplante para recuperar su visión. Este proceso por lo regular también alivia el dolor y síntomas asociados por la enfermedad que pasa el paciente.

“Que la luz de tus ojos siga brillando aún después de tu vida”, es el lema de Bancórneas. La institución ha beneficiado a más
de 400 personas.

Los candidatos a un trasplante de córnea son personas con enfermedades como el keratocono, adelgazamiento de esta, hasta úlceras bacterianas o complicaciones por una cirugía ocular.

Trasplantes en el país

En Guatemala nace en 2016 Bancórneas. En 2017 se lograron 24 trasplantes con con 12 donantes. El primer donante fue el doctor Carlos Mejía quien falleció trágicamente y gracias a esa donación tres personas fueron beneficiadas.

Lamentablemente, aunque aumentaba el número de personas con la esperanza de recibir una córnea y el número de donantes era cada vez mayor, este proceso se detuvo a causa de la pandemia. A la fecha se han beneficiado 420 personas.

Hugo Morales, presidente del consejo de administración de la Fundación de Clubes de Leones de Guatemala comenta que este proyecto nació por iniciativa de esta institución y de un grupo de oftalmólogos por la necesidad que existe en el país y ha llevado casi 25 años contar con la oportunidad de tener este banco en Guatemala.

En ese lapso nació una ley sobre la donación de órganos, así como la cultura de donación.

Al ver los resultados de 2019 se pensó en diversificar los servicios para el siguiente año. Pero, la pandemia detuvo estos procesos e incluso el banco está pasando por dificultades económicas porque ellos a través de los trasplantes perciben lo necesario para su sostenimiento.

“Bancórneas no es una institución lucrativa, no queda una ganancia”, agrega Acevedo. Esta institución es importante a nivel de salud y en costos es de gran beneficio,

Acevedo comenta que antes los oftalmólogos invertían de 800 a mil dólares (cerca de Q8 mil quetzales) para conseguir los tejidos mientras este banco ha logrado proporcionar tejidos de mejor calidad aproximadamente a una cuarta parte de ello (alrededor de Q2,300) y esto permite disminuir costos y que sea accesible para más personas.

En el 2020 se recibieron córneas los primeros meses, pero no se ha tenido ninguna donación a partir de marzo. A esta fecha se tenía en lista de 200 pacientes en espera de trasplante y el número sin duda crece cada día. Además, un gran número de personas no están acercándose a consultas y no están siendo diagnosticados.

“Traer el tejido del extranjero también representa un problema porque la cornea podría tener demasiado tiempo y poner en riesgo el éxito de la operación y por ello valdría la pena si las personas ayudan con donación de fondos y otro tipo apoyo para sostener las operaciones del banco mientras la donación de tejidos se recupera”, agrega Acevedo.

El personal de la institución está especializado en el extranjero y Bancórneas ha sostenido los salarios este tiempo sin recibir ingresos.

“Ese apoyo es necesario no solo por la institución en sí, sino por los pacientes que están esperando”, expresa Morales. También es importante que se lleguen a acuerdos para que se dé la oportunidad de afinar los protocolos con las autoridades de salud lo antes posible y que se empiece a procurar tejido corneal de manera segura.

Para donaciones comuníquese a los teléfonos 2226-9106 o al 4102-2655. El ente que coordina los trasplantes es el Comité de Trasplantes, integrado por médicos especializados y en donde están representadas todas las instituciones hospitalarias relacionadas como el Hospital Rodolfo Robles, el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, Centro Médico Militar, entre otros, así como el Ministerio de Salud Pública.
Este proceso permite que las córneas no sean dadas por preferencia o por algún tipo de influencia.

Eliminar los mitos

Morales explica que además en el país todavía existen mitos en el tema de donación.

En algunas ocasiones el donante ha aceptado en vida hacer la donación, pero los familiares por algunos mitos y creencias no están de acuerdo en ese proceso.

Sin embargo, la mayoría de las principales religiones en Guatemala apoyan y respaldan la donación de órganos y el donar no representa ningún gasto para los donantes y sus familiares.

El donante de ojos al morir podría salvar la visión de otras personas
Si usted aplica a ser voluntario de donante de córneas, al momento de la muerte, los médicos determinarán si los órganos y tejidos son adecuados para trasplante. (Foto Prensa Libre: Craig Adderley en Pexels)

 

¿Quién es un voluntario?

  • El ideal es que la persona sea menor de 70 años, pero las córneas pueden donarse desde los 2 hasta los 100 años de edad siempre que se encuentren en óptimas condiciones.
  • El donador no debe tener cicatrices en su córnea.  Estas podrían darse por traumas o infecciones.
  • Una persona que no tenga trasplante de córnea.
  • Se hace un examen para descartar enfermedades infecciosas como VIH, sifilis, gonorrea, hepatitis B y ahora pruebas de coronavirus.
  •  Sí es posible donar si se tiene alguna enfermedad de refracción como astigmatismo, presbicia o alguna enfermedad crónica como diabetes, hipertensión o cáncer.
  • Es necesario llenar un formulario en Bancórneas como consentimiento de querer donar las córneas al momento de fallecer.

 

El proceso en el momento de fallecer el donante

  •  Llamar a Bancórneas a los teléfonos 2226-9106 o al 4102-2655. Atención las 24 horas.
  • Los familiares necesitan firmar otro formulario para autorizar la extracción.
  • El proceso debe hacerse antes de cumplirse ocho horas del fallecimiento.
  •  La extracción corneal es posible hacerla en el lugar donde se encuentra el cadáver: casas, funerarias u hospitales.
  •  Después de la donación el banco tiene un programa de apoyo al duelo.
    Beneficiario
  •  En 24 horas o menos se avisa a los beneficiados según el listado.
  •  Necesita ocho horas de ayuno.
  • La operación dura alrededor de una hora.
  • El principal riesgo es el rechazo de la córnea. Más del 99 por ciento de las operaciones en Guatemala han sido exitosas en estos cuatro años.
  •  Cuidados postoperatorios incluyen no hacer fuerza durante un mes. A los 15 días se puede hacer trabajo de oficina y un mes después, de campo
  • Seguimiento farmacológico.

 

El paciente que recibe la córnea

  • Entre 6 y 8 horas se avisa a los beneficiados según el listado.
  • Se necesitan ocho horas de ayuno.
  • La operación dura alrededor de una hora.
  • El principal riesgo es el rechazo de la córnea, pero esto es en casos mínimos.  Más del 99 por ciento de las operaciones en Guatemala han sido exitosas en estos cuatro años
  • Los cuidados postoperatorios incluyen no hacer fuerza durante un mes.  De lo contrario, se puede hacer trabajo de oficina a los 15 días y de campo un mes después.
  • Llevar el seguimiento farmacológico.