La historia de Katalin Kariko, la científica húngara que hizo posible la vacuna anticovid

Sus innovaciones fueron claves para las vacunas contra el covid-19 desarrolladas por Pfizer y su socio alemán BioNTech.

La investigación de Katalin Kariko sobre el ARNm hizo posible la vacuna anticovid. (Foto Prensa Libre: | Twitter @kkariko)
La investigación de Katalin Kariko sobre el ARNm hizo posible la vacuna anticovid. (Foto Prensa Libre: | Twitter @kkariko)

La investigación de Katalin Kariko, una científica de origen húngaro, sobre la sustancia ARNm para combatir enfermedades, abrió el camino para desarrollar las vacunas contra el covid-19 de los laboratorios Pfizer/BioNTech y Moderna.

Esto pese a que anteriormente su trabajo pionero fue desprestigiado por académicos estadunidenses.

La obsesión de la científica por investigar el ARNm le costó una vez un puesto en la facultad de la Universidad de Pensilvania, que descartó la idea como un callejón sin salida; no obstante, su investigación podría ser lo que ahora salve al mundo de una pandemia de 100 años, resalta Milenio.com.

La científica comentó que no estaba acostumbrada a la atención después de trabajar durante años en la oscuridad, pero para ella esto demuestra por qué “es importante que la ciencia deba apoyarse en muchos niveles”.

Kariko, de 65 años, pasó gran parte de la década de 1990 escribiendo solicitudes de subvención para financiar sus investigaciones sobre el “ácido ribonucleico mensajero”, moléculas genéticas que le dicen a las células qué proteínas producir, esenciales para mantener nuestros cuerpos vivos y saludables.

Ella siempre creyó que el ARNm era la clave para tratar enfermedades en las que tener más proteínas del tipo correcto puede ayudar, como en la reparación del cerebro después de un accidente cerebrovascular.

Pero la Universidad de Pensilvania, donde Kariko estaba en camino de obtener una cátedra, decidió desvincularse del proyecto después de que se acumularan los rechazos de subvenciones.

“Estaba lista para un ascenso, y luego me degradaron y esperaban que saliera por la puerta”, dijo Kariko.

Kariko aún no tenía una tarjeta verde para permanecer legalmente en el mercado laboral y necesitaba un trabajo para renovar su visado, además de que no podría enviar a su hija a la universidad sin el considerable descuento para el personal del centro.

Por ello, decidió persistir como investigadora de nivel inferior, arreglándoselas con un salario exiguo, lo que consideró un punto bajo en su vida y carrera.  “Sin embargo, pensé…  ya sabes, la mesa (del laboratorio) está aquí, solo tengo que hacer mejores experimentos. Hay que pensar bien y después tienes que decir ‘¿Qué puedo hacer?’ Así no desperdicias tu vida”, contó.

Esa determinación es sello de su familia y filosofía para lidiar con la adversidad en todos los aspectos de la vida, pues logró que su hija Susan Francia acudiera a la Universidad de Pensilvania, donde obtuvo una maestría y ganó medallas de oro con el equipo olímpico de remo de Estados Unidos en 2008 y 2012.

Investigación del ARNm Dentro del cuerpo, el ARNm entrega a las células las instrucciones almacenadas en el ADN, las moléculas que transportan todo nuestro código genético.

A fines de la década de 1980, gran parte de la comunidad científica se centró en el uso de ADN para administrar terapia génica, pero Kariko creía que el ARNm también era prometedor, ya que la mayoría de las enfermedades no son hereditarias y no necesitan soluciones que alteren permanentemente nuestra genética.

Sin embargo, primero tuvo que superar un problema importante, ya que en los experimentos con animales el ARNm sintético causaba una respuesta inflamatoria masiva, cuando el sistema inmunológico detectaba un elemento invasor y se apresuraba a combatirlo.

Kariko, junto con su colaborador principal Drew Weissman, descubrieron que uno de los cuatro bloques de construcción del ARNm sintético estaba fallando, y pudieron superar el problema intercambiándolo por una versión modificada.

Luego de ello publicaron un artículo sobre el avance en 2005. Ya en 2015, encontraron una nueva forma de administrar ARNm a ratones, utilizando una capa grasa llamada “nanopartículas lipídicas” que evitan que el ARNm se degrade y ayudan a colocarlo dentro de la parte correcta de las células.

Innovaciones clave

Esas dos innovaciones fueron claves para las vacunas contra el covid-19 desarrolladas por Pfizer y su socio alemán BioNTech, donde Kariko es ahora vicepresidenta senior, así como para las inyecciones producidas por Moderna.

Lea también: La foto de una hija y su madre antes de morir por covid-19 (y por qué la hija decidió difundirla)

Ambas funcionan dando a las células humanas las instrucciones para producir una proteína de superficie del coronavirus, que simula una infección y entrena al sistema inmunológico para cuando se encuentre con el virus real.

El ARNm se degrada rápidamente y las instrucciones que le da al cuerpo no son permanentes, lo que hace que la tecnología sea una plataforma ideal para una variedad de aplicaciones, dijo Kariko.

Estos podrían ir desde nuevas vacunas contra la gripe, más rápidas de desarrollar y más efectivas que la generación actual, hasta nuevos tratamientos para otras enfermedades.

Por ejemplo, AstraZeneca está trabajando actualmente en un tratamiento de ARNm para pacientes con insuficiencia cardíaca, que proporciona proteínas de señalización que estimulan la producción de nuevos vasos sanguíneos.

Aunque no quiere darle demasiada importancia, como mujer nacida en el extranjero en un campo dominado por los hombres, ocasionalmente se sentía subestimada, diciendo que la gente se acercaba después de las conferencias y preguntaba: “¿Quién es su supervisor?”. “Siempre estaban pensando, ‘Esa mujer con acento, debe haber alguien detrás de ella que sea más inteligente o algo así'”, dijo.

Hoy no es difícil imaginar que el comité del Premio Nobel recompense a Kariko y a sus colegas investigadores del ARNm, lo que le recuerda parte de las conversaciones telefónicas con su madre.

“‘Nunca en mi vida recibo subvenciones (federales), no soy nadie, ni siquiera una facultad'”, se reía Kariko. A lo que su madre respondía: “¡Pero trabajas tan duro