Los mejores tratamientos y soluciones para los pies hinchados

En la mayoría de los casos, los pies hinchados aparecen como consecuencia de llevar un estilo de vida poco saludable

Publicado el
pies hinchados masaje
Los pies hinchados son un buen indicativo de nuestro estado de salud (Foto Prensa Libre: Pexels)

Algo común que ocurre cuando pasamos mucho tiempo sentados o cuando tenemos trabajos sedentarios es que al llegar a casa lo primero que notamos es que tenemos los pies hinchados.

Biológicamente, esto ocurre como una respuesta del organismo a la cantidad de líquidos acumulados en la zona inferior del cuerpo. Por lo general, los pies recuperan su tamaño normal luego de algunas horas.

Sin embargo, la retención de líquidos en la parte inferior del cuerpo es una clara señal de que llevamos un estilo de vida poco saludable. En el siguiente artículo hablaremos un poco más al respecto.

Piernas y pies hinchados: más común de lo que parece

La hinchazón en las piernas y los pies puede ser considerada como una afección común; pero esto no quiere decir que sea del todo bueno.

Esta reacción ocurre porque la parte inferior del cuerpo es particularmente propensa a retener líquidos, debido a la distancia de los vasos sanguíneos del corazón.

No hay que olvidar que la sangre se encuentra en movimiento constante dentro de nuestro cuerpo, pues su tarea principal es transportar oxígeno y nutrientes al resto de las células.

Entonces, cuando hablamos del torrente sanguíneo, en la parte inferior de nuestro cuerpo la sangre requiere mayor fuerza para completar su recorrido; pues la sangre tiene que moverse contra la gravedad para poder llegar al corazón.

Por este mismo motivo, cuando la hinchazón en los pies se empieza a convertir en algo frecuente, suele ser un síntoma clave de problemas en el sistema circulatorio.

Cuando entendemos bien este principio, resulta mucho más fácil comprender por qué para los nutricionistas los pies hinchados son un indicativo de una mala alimentación.

Pues como todos sabemos, una consecuencia del consumo excesivo de sodio es que nuestro cuerpo empieza a retener líquidos. Y una de las partes donde esto resulta más fácil de detectar es en las piernas y pies.

Muchos expertos en salud coinciden que para evitar la acumulación de líquidos en la parte inferior del cuerpo, es fundamental tener algo de actividad física todos los días.

Muchos estudios han corroborado que entre más sedentaria sea una persona, mayor será la probabilidad de que sus piernas y pies tiendan a acumular líquidos en gran cantidad.

Lea también: Por qué ocurren los calambres en los pies y dedos

Generalmente los pies hinchados no ocasionan ningún tipo de molestias aparte de cierta incomodidad para retirar el calzado. Pero si los pies hinchados empiezan a comprometer nuestra movilidad o a producir dolor, es prioritario acudir a un especialista.

Los pies hinchados son síntoma clave para detectar la mayoría de las enfermedades que afectan directamente a nuestro sistema circulatorio, como es el caso de la diabetes.

Por esto, siempre es importante permanecer conscientes de las verdaderas consecuencias de nuestros hábitos y cómo estas se reflejan en nuestra salud general.

Principales causas de los pies hinchados

Cuando se habla de pies hinchados, todas las posibles causas que producen esta condición están directamente relacionadas con la acumulación de líquidos.

Por lo tanto, todos los factores o elementos externos que estimulan la hinchazón en la parte inferior de nuestro cuerpo se convierten en agentes que producen una perturbación que impide el flujo normal del torrente sanguíneo.

pies hinchados
Los pies hinchados pueden aparecer por muchas razones. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Un ejemplo clásico de esto y que ha hecho que los casos de piernas y pies hinchados se vuelvan más frecuentes, es el uso de prendas de ropa demasiado ajustadas.

Se ha comprobado que el uso frecuente de prendas ajustadas puede tener consecuencias muy negativas en el sistema circulatorio. Esto ocurre porque los vasos sanguíneos son extremadamente sensibles a la presión.

Otro de los detonantes más comunes que estimula la acumulación de líquidos en la parte inferior del cuerpo es la falta de actividad física durante el día.

Un estilo de vida sedentario no solamente hace que nos volvamos mucho más lentos y pesados; también esto puede resultar algo muy negativo para nuestro sistema circulatorio.

Además de esto, si usted practica deportes con cierta frecuencia, seguro sabrá que los pies hinchados también aparecen en casos de lesiones musculares.

Cuando recibimos un golpe fuerte en nuestro tobillo o en el talón, la reacción natural del organismo es enviar más sangre al área afectada. Esto hace que las venas de la parte inferior del cuerpo se expandan, y se genere la hinchazón.

Otro factor detonante puede ser el resultado de una actividad hormonal muy intensa dentro del organismo. Por eso este padecimiento suele ser más frecuente en las mujeres, sobre todo en las embarazadas.

Los pacientes con enfermedades como el sobrepeso u obesidad tienden a sufrir de cierto nivel de hinchazón en los pies. En los casos más graves, esta condición puede disminuir considerablemente su movilidad debido al dolor.

Algunos tratamientos igualmente pueden hacer que al paciente se le hinchen los pies como parte de los efectos secundarios por el consumo de ciertos medicamentos.

Esto es algo bastante común en productos que son elaborados a base de hormonas como los esteroides, estrógeno e incluso algunos antidepresivos.

¿Cuándo se debe buscar atención médica?

En la mayoría de los casos la acumulación de líquidos que produce la hinchazón de los pies no es un asunto que deba preocupar mucho.

Generalmente la hinchazón en los pies es una condición que no produce más que una pequeña molestia. Sin embargo, esta desaparece rápidamente si se aplican los tratamientos adecuados.

De igual forma, es importante permanecer atento a cualquier otro síntoma que acompañe a esta condición, ya que los pies hinchados también son una manifestación clara de algunos problemas de salud.

Dos factores cruciales para saber en qué momento resulta conveniente acudir a un especialista son el tiempo y el dolor que experimenta la persona que lo padece.

Un buen indicativo de que es necesario ir al médico, es que los pies hinchados empiecen a tomar un color rojizo. Esta es una señal clave del exceso de sangre acumulada en el área.

masaje en los pies
Normalmente, la hinchazón en los pies puede tratarse con masajes suaves o con remojo en agua tibia. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Otro aspecto a considerar es todo lo relacionado con nuestra alimentación, pues como ya señalamos anteriormente, los pies pueden hincharse o inflamarse con mayor frecuencia como una consecuencia directa de la cantidad de peso que deben soportar.

Más cuando se trata de posibles enfermedades cardíacas, los pies hinchados son solamente el síntoma inicial de la gran mayoría de este tipo de padecimientos.

Por eso, y como es habitual dentro del mundo de la medicina, lo más importante es la prevención y la detección temprana de cualquier reacción anormal del organismo.

Ya cuando nota que sus pies se hinchan o inflaman con demasiada frecuencia y empiezan a adquirir un tono rojizo, a partir de ese momento es recomendable que planifique visitar a un especialista.

Sin embargo, muchas personas no consideran esa posibilidad sino hasta que los síntomas se exteriorizan de formas más extremas como el dolor en las piernas o dificultad para respirar.

Aunque en este punto es posible recurrir a un tratamiento médico para normalizar el sistema circulatorio, entre más temprano se detecte menos invasivo será el procedimiento para el organismo.

Como todos los padecimientos que surgen por nuestro estilo de vida, lo mejor es tomar más conciencia de nuestros hábitos y buscar la forma de incorporar otros más saludables a nuestra rutina.

Los mejores tratamientos y soluciones

Como bien hemos señalado, los pies hinchados son una condición que está directamente asociada a nuestro estilo de vida.

Esto quiere decir que la cantidad de líquidos que se acumula en la parte inferior de nuestro cuerpo, dice mucho sobre la forma en que vivimos el día a día.

tratamiento pies
Cuando la hinchazón en los pies es muy frecuente o causa dolor, es hora de consultar a un especialista. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Cuánta sal se consume, qué tan activos somos, cómo se encuentra nuestro colesterol, entre otras. Todas estas dudas pueden ser contestadas prestando atención a qué tan seguido se hinchan nuestros pies y cuánto les toma volver a su estado normal.

Para muchos expertos en salud  general, los pies son los mejores indicadores de en qué estado de salud se encuentra nuestro sistema circulatorio.

Así que cuando hablamos de tratamientos y soluciones para pies hinchados, es inevitable señalar que para evitarlo hay que hacer algunos cambios importantes dentro de nuestro día a día.

En primer lugar, necesitamos empezar a prestar más atención a nuestra alimentación. Sobre todo en cuanto a la cantidad de sal que solemos utilizar para sazonar nuestras comidas.

Esto se debe a que la ingesta excesiva de sodio puede ocasionar un desequilibrio importante dentro de nuestro organismo, obligando al mismo a retener líquidos, a fin de almacenar parte considerable de estos.

Además de ello, como lo mencionamos anteriormente, un estilo de vida sedentaria es la peor elección que podemos hacer para la salud de nuestros pies, pues la poca actividad hace que nuestro metabolismo se desacelere drásticamente.

Esto hace que la sangre fluya más lentamente por nuestro cuerpo, haciendo que tendamos a acumular mayor cantidad de líquidos en nuestras piernas y pies. 

Lea también: ¿Cómo tratar los hongos en las uñas de los pies?

Y si a todo esto le sumamos una alimentación inadecuada, estamos creando el escenario perfecto para las enfermedades cardíacas u otros padecimientos.

Considerando todo lo anterior, es fácil deducir que si pretendemos prevenir tener los pies hinchados, hay que empezar por integrar hábitos más saludables en nuestro día a día. Entre los más recomendables se tienen los siguientes:

Tomar agua

Si bien esto podría parecer algo contradictorio en este tema, la mejor manera de prevenir la retención de líquidos es mantenernos debidamente hidratados.

Al igual que con la grasa, el cuerpo humano está diseñado para almacenar parte de los líquidos como reserva en caso de emergencias. Por lo tanto, 6 a 8 vasos de agua al día es lo recomendable para contar con un suministro constante de líquidos en nuestro cuerpo.

Usar calcetines de compresión

Un truco bastante útil para prevenir los pies hinchados es hacer uso de calcetines de compresión que nos ayuden a prevenir la retención de líquidos en la zona.

Este tipo de prendas pueden conseguirse con facilidad en farmacias o tiendas por departamentos y vienen disponibles en una variedad de diseños. Aquí lo más importante es conseguir los calcetines que brinden la cantidad de presión justa.

ejercicios estiramiento
La mejor forma de prevenir los pies hinchados es evitando el sedentarismo. (Foto Prensa Libre: Pexels)

Mantener los pies elevados

Muchos expertos en salud sugieren que para reducir la hinchazón en las piernas y pies, es recomendable descansar en una posición donde los pies se encuentren ligeramente elevados.

Mantener las piernas elevadas, permite que la sangre pueda circular con mayor facilidad hacia la parte inferior del cuerpo. De hecho, se recomienda utilizar una almohada o plataforma que ayude a conservar los pies ligeramente elevados mientras se duerme.

Reducir la ingesta de sodio

Es importante ser muy cuidadosos con nuestra ingesta diaria de sal.

Esto se debe a que una de las características principales del sodio es que reduce drásticamente los niveles de humedad de ciertos alimentos. Por eso el consumo en exceso de este elemento puede acelerar el proceso de retención de líquidos dentro del organismo.

Practicar ejercicios de estiramiento

Una estrategia infalible para prevenir los pies hinchados es realizar ejercicios de estiramiento de piernas a lo largo del día.

Esto es algo de vital importancia, sobre todo si una parte importante de su trabajo consiste en permanecer sentado o de pie por mucho tiempo. Los estiramientos son una forma inteligente de activar el sistema circulatorio y prevenir la retención de líquidos.

Conclusión 

Todos sabemos que tener los pies hinchados no es algo saludable, independientemente de qué tan poco dolor genere esta afección.

Como hemos comprobado aquí, toda hinchazón en la parte baja del cuerpo es un síntoma claro de que nuestro organismo está empezando a retener líquidos.

Esto resulta ser un llamado de atención de nuestro cuerpo, el cual nos está indicando que algo no está funcionando del todo bien.

Bien sea que se trate de una complicación a nivel cardiovascular o simplemente una consecuencia de no tomar suficiente agua durante el día; lo cierto es que cuando notamos que nuestros pies comienzan a hincharse, es el momento de evaluar qué estamos haciendo mal.

Y aunque prevenir la aparición de este tipo de afecciones no requiere más que algunos cambios puntuales dentro de nuestra vida, no hay que negar que tener los pies hinchados, es un padecimiento que nos permite reflexionar un poco sobre lo que en verdad importa de una vida sana.

Tener buenos hábitos alimenticios y hacer ejercicio con frecuencia no son actividades que deben realizarse con la finalidad de solo lucir más esbeltos.

Vivir de forma saludable, es más un pacto con nosotros mismos para garantizarnos una mejor calidad de vida.

Y cuando hablamos de calidad de vida, no hay nada dentro de nuestro organismo que refleje mejor nuestro estado de salud que el sistema circulatorio.

Esto no solo nos permite saber qué tan bien está funcionando nuestro corazón, sino que también es el mejor indicativo para saber cómo cambian nuestra forma de vivir los hábitos saludables.

Para muchos expertos en cuidado personal, quienes sufren de pies hinchados o cansados son personas que evidentemente no han dedicado el tiempo suficiente a cuidar de sí mismas.

Si bien sentarnos a ver televisión o dormir hasta tarde el domingo puede ser algo que disfrutamos hacer, es necesario algo más para que nuestro cuerpo pueda llegar a relajarse completamente y se recupere de las tensiones.

Una vida saludable no solo es sinónimo de ejercicio y dietas, también el mimarnos  y cuidarnos a nosotros mismos de vez tiene un papel fundamental.

Así, la próxima vez que note que sus pies están hinchados, quizás sería conveniente que hiciera una pequeña pausa y se dedicara a pensar en el estado de su salud y el cuidado que le da a su cuerpo en general.