¿Qué chequeos médicos y vacunas colocarse frecuentemente para evitar enfermedades?

Es importante realizar exámenes médicos constantemente para prevenir cualquier enfermedad o detectarla a tiempo y así evitar que se agrave.

Publicado el
Realizar un chequeo médico anual, o cuando presente síntomas, ayudará a un diagnóstico temprano y a evitar enfermedades graves. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).
Realizar un chequeo médico anual, o cuando presente síntomas, ayudará a un diagnóstico temprano y a evitar enfermedades graves. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

La prevención es la mejor medicina, por ello los expertos recomiendan hacer chequeos médicos cada año para cerciorarse que se tiene buena salud. Sin embargo, la mayoría de las personas no los realiza porque se sienten bien y consideran que no los necesitan o por temor que se les diagnostique alguna enfermedad.

Los profesionales indican que diagnosticar algún problema a tiempo permite comenzar el tratamiento y prevenir daños mayores al organismo. Además, también evita una inversión económica mayor.

Entre muchas de las enfermedades que se pueden prevenir por medio de revisiones médicas constantes son la diabetes, colesterol alto, infarto, accidentes cerebrovasculares, trastornos hormonales y alimenticios, y algunos tipos de cáncer. “Estas enfermedades si no se tratan a tiempo pueden desencadenar consecuencias graves que, en algunos casos, ya no tienen cura. Por ello la importancia de diagnosticarlos y dar el tratamiento a tiempo”, afirma Santiago Ortiz, médico internista.

Si usted desea cuidar de su salud, pero no sabe por dónde comenzar, puede hacerlo con un chequeo médico general, el cual en su mayoría consta de: control de peso, análisis de orina, control de presión arterial, electrocardiograma, prueba de función respiratoria, radiología de tórax, audiometría, entre otros. Lo recomendable es que consultar a un médico para que evalúe su historial médico, estado de salud y edad, para que determine los exámenes necesarios.

Exámenes médicos

Estos son algunos exámenes médicos que debe realizar constantemente:

Examen dental: Visitar el dentista periódicamente es un hábito que toda persona debe tener, sin importar su edad, porque la higiene es aliada de una buena salud. Si tiene más de 40 años es importante que considere un chequeo y limpieza porque las piezas dentales se deterioran.

Examen oftalmológico: Lo recomendable es hacerse un examen de la vista cada año, para evitar consecuencias de la vista cansada o prevenir enfermedades como el glaucoma o cataratas.

Prueba de triglicéridos: Este examen mide la cantidad de grasas que hay en el organismo. Si se consumen más calorías de las que se necesita, estas se convierten en triglicéridos, los cuales se almacenan en las células de grasa para usar más adelante. Cuando come más calorías de las que quema, aumentan sus niveles de triglicéridos y tiene el riesgo de sufrir un ataque al corazón.

Hematología: Una hematología completa consiste en un examen de sangre que mide los glóbulos rojos, blancos y plaquetas sanguíneas. Proporciona datos acerca de las defensas, plaquetas y hemoglobina. Los resultados pueden revelar varias afecciones, como anemia y hasta algún tipo de cáncer.

Análisis de orina: Esta prueba se utiliza para detectar y controlar varios trastornos como afecciones urinarias, enfermedad renal y diabetes. Implica examinar el aspecto, concentración y contenido de la orina.

Examen de glucosa: Por medio de una prueba de sangre se determina si los niveles de azúcar en la sangre están dentro de los límites saludables. Se utiliza para diagnosticar o controlar la diabetes.

Presión arterial: Tomarse la presión arterial al menos una vez al año puede prevenir hipertensión. Si el número superior está entre 120 a 139 mm Hg o el número inferior está entre 80 a 89 mm Hg, es porque su presión está entre los límites saludables y puede continuar revisándola cada año.

Importancia de la edad

A partir de los 18 años se debe llevar un control del colesterol en la sangre, sobre todo si se tiene sobrepeso. Las mujeres deben llevar un chequeo ginecológico anual. A partir de los 25 es recomendable se realicen una citología – prueba en la que el ginecólogo extrae células del cuello uterino para detectar lesiones precursoras del cáncer de cuello de útero o infecciones vaginales-.

Si se es menor de 30 años es importante hacer chequeos médicos constantes cuando se tiene antecedentes familiares de enfermedades crónico-degenerativas como el cáncer, diabetes e hipertensión. Si se es mayor, hay que hacer los exámenes sin importar la herencia familiar, ya que se puede ser más propenso a sufrir algún padecimiento.

A partir de los 40, es recomendable que los hombres y mujeres se realicen chequeos médicos generales cada 1 o 2 años y se sometan a exámenes de próstata y mastografía, respectivamente, cada año. La mamografía debe ser anual.

Las vacunas ayudan a fortalecer el sistema inmunológico y así prevenir enfermedades infecciosas. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

Vacunas

Las vacunas se utilizan para reforzar el sistema inmunológico y así prevenir enfermedades. Mario Melgar, infectólogo, comenta cuáles son las algunas de las recomendables:

Vacuna contra el Hepatitis B: Se coloca al recién nacido y se tiene una única dosis.

Vacuna BCG: Previene la tuberculosis en sus formas más graves y se coloca al recién nacido.

Poliomielitis y Pentavalente: la primera previene la polio, parálisis y discapacidad física, mientras que la segunda previene cinco enfermedades: Difteria, Tétanos, Tos ferina, Hepatisis B y Meningitis. La primera dosis de amabas se coloca a los primeros dos meses de vida, la segunda dosis a los 4 meses y la tercera a los 6. La Poliomielitis requiere un refuerzo a los 18 meses y a los 4 años.

Vacuna DPT: previene las enfermedades Difteria, Tétanos y Tos ferina. Se coloca una dosis a los cinco meses de embarazo, luego se coloca un refuerzo cuando el bebé tiene 18 meses y a los cuatro años.

Vacuna VPH: Previene el cáncer cervicouterino. Se puede colocar a los 9 años y una segunda dosis después de 6 meses de la primera. Si se es mayor de 15 se requieren tres dosis: la segunda un mes después de la primera y la tercera cinco meses después de la segunda.

Vacuna contra la influenza: A partir de los seis meses de nacido se coloca la primera dosis y la segunda a los 7. Para los adultos mayores se recomienda una dosis al año.