Qué es la digestión y qué hacer para que sea saludable

La digestión es un proceso natural que involucra distintos órganos. Por ello debemos procurar que sea saludable mediante hábitos como la alimentación, el ejercicio y la relajación. Conozca cómo funciona, las enfermedades relacionadas y alimentos que puede incluir en su dieta.

Para una buena digestión, incluya todos los grupos de los alimentos en su dieta. (Foto Prensa Libre: Servicios).
Para una buena digestión, incluya todos los grupos de los alimentos en su dieta. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Todos los días necesitamos alimentarnos para hacer funcionar nuestro organismo. Los alimentos pasan por un proceso que conocemos como “digestión”. Bely Espinoza Chúa, nutricionista de Sandía Nutrition, explica que este “es un proceso por el cual el cuerpo descompone los alimentos en sustancias más pequeñas para poder digerirlas y absorberlas. El estómago tiene un medio ácido y se ayuda de enzimas pancreáticas”. De esta manera es como aprovechamos los nutrientes que necesitamos.

Flor Zamora, nutricionista de Nutrition Bioclinic, agrega que “la digestión es importante porque en este proceso es donde los alimentos son separados y los nutrientes son absorbidos. Si no la cuidamos, no tendremos una adecuada absorción”.

Espinoza de Chúa indica que, según los alimentos que consumamos, así será nuestra digestión. “Si nuestra dieta es pobre en agua o en fibra, tendremos una digestión más lenta o una que sea pobre en hidratación y, en consecuencia, tendremos un tránsito más lento”, dice.

Cómo funciona la digestión

La digestión es un proceso que no solamente se da en el estómago, indica Isabel Nájera, especialista en trastornos alimentarios y obesidad, de la clínica Cren Guatemala. Es decir que, si algo no funciona bien en cualquiera de los órganos o elementos involucrados – como tener una boca seca – esta se verá afectada.

La digestión involucra distintos órganos. Por eso es importante cuidar cada uno de ellos par tener una adecuada absorción de los nutrientes. (Foto Prensa Libre: Servicios).

“La boca es donde sucede el primer paso, donde se trituran los alimentos. Estos pasan por el esófago para llegar al estómago, que tiene tres funciones principales: mezclar los alimentos, licuarlos y pasarlos al intestino delgado. En él hay vellosidades que absorben los nutrientes y, lo que no se absorbió, pasa al colon. Este absorbe el agua y termina en heces fecales”, explica.

La experta comenta que, si usted ve que algún alimento le hace mal, podría ser que algo sucede en cualquiera de los órganos mencionados.

Qué sucede si no la cuidamos

Es necesario que cuide la digestión por medio de hábitos saludables como una alimentación balanceada, una adecuada hidratación y actividad física con regularidad. “Si no cuida la digestión, podría desarrollar enfermedades como gastritis, colon irritable o estreñimiento crónico”, añade Zamora. Para tener una salud intestinal adecuada, lo recomendable es consumir prebióticos o prebióticos prescritos.

“Debemos cuidar la hidratación, el consumo de vitaminas, fibra y probióticos para evitar un tránsito lento, que conduce al estreñimiento y que desencadena problemas como hemorroides”, dice Espinoza de Chúa.

Qué debe tomar en cuenta

Son distintos los factores que podrían conducirnos a tener un problema en el sistema digestivo.

“Si las vellosidades del intestino delgado no crecen adecuadamente, no se da una adecuada absorción de los nutrientes. Para que crezcan, debemos consumir vitaminas y minerales”, dice Nájera.

También debe cuidar sus niveles de estrés, ya que el colon está ligado a los neurotransmisores por parte del cerebro. “Si son buenos, juegan bien. Si son malos, como el estrés, se da una sobreexcitación que provoca diarrea o una parálisis que da estreñimiento”, agrega.

En la digestión, se ve involucrado el sistema hormonal, donde también participan los neurotransmisores, ya que nos avisan cuando tenemos o no tenemos hambre. “Eso contribuye a que se muevan o no los intestinos. Es más provechoso si comemos con hambre porque el cuerpo sabe que entrará comida y se prepara para la absorción de los nutrientes”, aconseja Nájera.

Otros órganos que juegan un rol importante son el hígado, que segrega bilis, y que participa en la absorción de las grasas. Y el páncreas, que segrega el bicarbonato para que haya una mejor absorción. Nájera dice que “si en cualquiera de estas áreas hay un problema, habrá una mala digestión y podría padecer de hígado graso. Si no manejamos bien el estrés, hay que tener una dieta especial”.

Qué alimentos y bebidas debemos consumir

Debido a que cada organismo es diferente, todos necesitamos una dieta que se adecúe a su funcionamiento. Por eso es importante acudir con especialistas. Entre las generalidades que debemos tener presentes es el consumo de frutas y vegetales, según Espinoza de Chúa, pues esto nos ayuda a tener una buena digestión.

Para Nájera, lo ideal es tener una dieta que incluya todos los grupos de alimentos. Evite las grasas, la sal y el azúcar añadidas, consuma agua pura todos los días, aprenda a manejar el estrés y haga ejercicio.

Durante el día, incluya dos porciones de fruta y dos de verdura, preferiblemente que tengan cáscara para poder consumir la vitamina, el mineral y la fibra. En sus comidas, estos alimentos deben ser los primeros en ser ingeridos. Además, estos tardan una hora en ser digeridos, a diferencia de las proteínas (dos horas) y las grasas (tres horas).

Consuma más alimentos naturales que procesados. Coma más carnes magras y las rojas únicamente una vez por semana, ya que están ligadas al desarrollo de enfermedades. Busque legumbres como los garbanzos y los frijoles. Incluya los superalimentos como la chía, la linaza y el germen de trigo.

0