Qué es la dislexia y cuál es su relación con el aprendizaje en la niñez

Si su hijo presenta dificultad para leer, comprender instrucciones y expresarse oralmente, estos son algunos de los signos que podrían alertarle de una posible dislexia. Asimismo, es importante diagnosticarlo para llevar un tratamiento adecuado que facilite su aprendizaje.

La dislexia es un trastorno del aprendizaje que puede tratarse si se realiza un diagnóstico adecuado. (Foto Prensa Libre: Servicios).
La dislexia es un trastorno del aprendizaje que puede tratarse si se realiza un diagnóstico adecuado. (Foto Prensa Libre: Servicios).

La dislexia es un trastorno del aprendizaje que consiste en la dificultad para leer, tanto de forma visual como auditiva; también puede que exista dificultad en la comprensión de instrucciones, la ortografía y la escritura.

Aunque dificulta el aprendizaje, la dislexia no es un problema de inteligencia ni de discapacidad intelectual, expone María Nitsch, especialista en problemas de aprendizaje. “Los niños con dislexia tienen una inteligencia normal o superior”, dice.

 

Pese a que no se ha determinado cuáles son las causas exactas de la dislexia, hay estudios que evidencian que el factor genético podría influir, ya que, al haber más familiares con dislexia, la posibilidad de tenerla es mayor.

Además, existen otras posturas, explica Nitsch: “Tiene que ver con la nutrición, las metodologías, el bilingüismo, los cuales no son factores determinantes, pero tienen relación”. Asimismo, añade que existen otros elementos que pueden incidir en distintas etapas: en el embarazo, la mala nutrición de la madre; en el parto, el bajo peso y la falta de oxígeno al nacer; entre otros.

Grandes personalidades, como Albert Einstein y Walt Disney, tenían dislexia. Esto no representa una deficiencia intelectual y, en algunos casos, es posible desarrollar más la creatividad. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Diagnóstico

El área broca, parte del cerebro encargada del lenguaje, funciona distinto en una persona con dislexia. Es por esto que aparece y se diagnostica una vez que la persona haya pasado por un proceso de percepción e interpretación del lenguaje, cuando el niño intenta expresarse, agrega Nitsch.

Signos de alerta

Es importante prestar atención específica si su hijo presenta dificultades en el lenguaje oral (expresarse, comprender instrucciones), dificultad para las habilidades motoras gruesas (movimiento de brazos y piernas, como sentarse, saltar y correr), y finas (movimientos pequeños y precisos, como los labios, dedos y ojos).

De igual forma, es posible identificar características que se salen de lo común en los patrones familiares, como aprender a hablar a cierta edad. Según la especialista en problemas de aprendizaje, Nitsch, si a los 4 o 5 años todavía presenta dificultades para hablar, es también un signo de alerta.

“Tiene mucha relación con el desarrollo del lenguaje”, dice, y enfatiza la importancia de prestar atención cuando se recomienda acudir con un terapista del lenguaje, para evitar dificultades más adelante.

Tratamiento

Al tener una atención adecuada a sus necesidades básicas e inteligencia emocional, según Nitsch, podría existir la posibilidad de evitar que la dislexia surja. Sin embargo, una vez presente, esta no se va y, al no tratarse, puede agravarse.

“No se cura, solo se aprende a manejar. Si la tenemos, no pasa nada grave”, dice María Nitsch, quien recuerda la importancia de que tanto los padres como los docentes y los niños estén al tanto de qué es la dislexia, en qué consiste y comunicar cómo se sienten al no comprender las instrucciones.

En todas las etapas de su vida, es importante que la persona con dislexia sepa comunicar cómo se siente al no comprender instrucciones o información. (Foto Prensa Libre: Servicios).

De igual forma, es importante contar con un acompañamiento tanto en la escuela como en casa. “Es temporal; a veces dura meses, otras son años y es para aprender a identificar las dificultades y las técnicas que facilitan el aprendizaje”, añade.

Algunos de los riesgos al no tratar la dislexia, es entorno al aspecto social: el niño puede percibir rechazo o puede volverse agresivo al no ser comprendido.

Algunas técnicas

Existen algunas formas de facilitar la lectura por medio de la utilización de colores para identificar palabras desconocidas o que causan dificultad. La educación suele ser muy tradicional, sin embargo, existen medidas generales que permiten tener un ambiente más adecuado para el aprendizaje de niños con dislexia.

“Es importante hacerle ver al maestro que verifique y rectifique que el chico ponga atención y comprenda las instrucciones”, expresa Nitsch. De esta manera, se le orienta al docente a preguntarle al niño, a pedirle que repita lo que entendió como parte de las estrategias de enseñanza.

Es importante que el niño cuente con acompañamiento, tanto en la escuela como en casa. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Como lo explica la experta, no es necesario realizar un cambio extraordinario en el pénsum, sino se trata de ser inclusivos por medio de ajustes como el uso de colores, los sonidos, el tamaño de letra y la cantidad de lectura que se le asigna.

Otra recomendación de Nitsch es hacer partícipes a los niños de la solución; para ello, es necesario preguntarles cómo se sienten para darles un acompañamiento adecuado.

“En casa es importante que haya una persona acompañando en el refuerzo; no en calidad de fiscalización, sino de acompañamiento”, dice, y añade que la corrección consiste en un acompañamiento y no un regaño. Esto permitirá al niño a desarrollar sus habilidades de observación.

“Es un tema delicado”

Para Nitsch, la dislexia “no es un tema que debe tomarse a la ligera”, dice, y expresa que se trata de un término técnico y delicado que, antes de usarlo, es necesario realizar un diagnóstico especializado y, una vez hecho esto, buscar el acompañamiento necesario.

 

Contenido relacionado:

>Dislexia es causada por problema de conectividad en el cerebro

>Dislexia millonaria

>Todo problema de aprendizaje tiene solución

0