Rifa un millón de amigos será virtual

Las Obras Sociales del Hermano Pedro organizan este evento anual para sostenerse.



El próximo 22 de octubre será la rifa de esta
organización y se podrá ver en formato virtual.  (Foto Prensa Libre: OSHP).
El próximo 22 de octubre será la rifa de esta organización y se podrá ver en formato virtual. (Foto Prensa Libre: OSHP).
El próximo 22 de octubre será la rifa de esta organización y se podrá ver en formato virtual. (Foto Prensa Libre: OSHP). El próximo 22 de octubre será la rifa de esta organización y se podrá ver en formato virtual. (Foto Prensa Libre: OSHP).

La rifa Un Millón de Amigos es uno de los recursos de sostenibilidad más importante para Obras Sociales del Hermano Pedro.

Esta organización atiende a pacientes en consultas médicas, ofrece cirugías especializadas y brinda albergue a personas necesitadas.

En los hogares viven cientos de personas de todas las edades, la mayoría en situación de abandono, en sus instalaciones de Sacatepéquez, Jutiapa y el centro de recuperación Renacer, ubicado en Sumpango.

La rifa ayuda a este proceso. Cada número cubre un día completo de comida de las personas que son atendidas en este programa.

Los números tienen un valor de Q20 y se amplió la fecha de venta de los mismos y estarán hasta el domingo 18, en el atrio de la iglesia San Pedro Apóstol, sede las Obras Sociales, en La Antigua Guatemala.

La transmisión de la rifa será vía Zoom a través de la página de Facebook: hermanopedrogt. Se tendrá música y algunas sorpesas. Este año se tendrán diversos premios como una casa de dos niveles y tres habitaciones en San José Pinula, un Toyota Hilux 2020, cinco motocicletas Honda y cinco Suzuki.

La rifa se realiza gracias al apoyo de Banrural, Claro, Corona, La Torre, Shell y Olmeca.

Las Obras Sociales del Santo Hermano Pedro surgen de la inspiración de la extraordinaria labor humanitaria desarrollada por el Santo Hermano Pedro de Betancourt. Él fue un humilde servidor de la Tercera Orden Franciscana Seglar, nacido en Tenerife, Islas Canarias, en 1626. Llegó a Guatemala en 1651.