Un pacto con mi ser auténtico

Anímese a hacer un pacto con esa versión suya del futuro. Una versión con más libertad, más auténtica, valiente y humana. Este fue un experimento que cambió mi vida para bien.

Publicado el
Un pacto con mi ser auténtico
Un pacto nos ayuda a definir nuestro compromiso y establecer nuestras prioridades. Foto Prensa Libre: Pixabay

La definición de pacto es: un convenio estricto y condicional entre dos o más partes que establece el compromiso a ejecutar ciertas acciones y a recibir algún tipo de recompensa por su cumplimiento.

En el 2021 un grupo de personas y yo decidimos hacer un Pacto de Autenticidad. Una vez a la semana durante una hora nos reuníamos por zoom y nos comprometíamos a compartir qué estaba pasando con nosotros. Sin máscaras ni agendas ocultas.

Hacerlo implicaba algunos pasos simples, aunque no necesariamente fáciles. Primero, asistir. Simple, pero eso requería decir “no” a otras cosas, implicaba hacer el tiempo y buscar el espacio para conectarse. Segundo, conectar con lo que realmente estaba pasando dentro de cada uno de nosotros. Tercero, quitarnos las máscaras y compartir desde los momentos alegres hasta los miedos, desde las celebraciones hasta las dificultades. Cuarto, escuchar sin juicio.

Tuvimos 40 sesiones, nos reunimos personas de Guatemala, Canadá, México, Argentina y cuando algunos salieron de viaje, se conectaba desde el lugar donde estuvieran. El resultado: un grupo de extraños, muchos que nunca nos habíamos visto personalmente, nos hicimos familia.

Fuimos de los primeros en escuchar preocupaciones silenciosas, diagnósticos difíciles, frustraciones y miedos escondidos. Y también los primeros en escuchar liberaciones de secretos, actos de valentía y perdones profundos. En pocas palabras, fuimos testigos de primera mano de la humanidad que compartimos y que nos une.

Hoy puedo compartirle el resultado que tuve de ese experimento. Dejé de juzgar tan duro a las personas, y, por lo tanto, dejé de juzgarme tan duro a mí. Resulta que son poquitas cosas pasándonos a muchas personas. Cada vez se hizo más fácil decir “No” a las cosas que me drenan, cansan o desgastan. Me tomó menos tiempo compartir mis problemas y pedir ayuda. Aumentó mi confianza en las personas y en el mundo. Deje de creer en el sacrificio para dar lugar a los actos de generosidad genuina.

En resumen, este experimento cambió mi vida, como sé que cambió la vida de los que me acompañaron.

Si hoy les comparto esto, es para hacerles la invitación. Anímese a hacer un pacto con esa versión suya del futuro. Una versión con más libertad, que es más auténtica, más valiente y humana.

Un pacto nos ayuda a definir nuestro compromiso y establecer nuestras prioridades. Cumplir ese pacto, nos ayuda a tener credibilidad, es decir, creen en mi capacidad para cumplir con mi palabra. He observado que el primer obstáculo que tenemos para amarnos a nosotros mismos es que primero tenemos que poder respetarnos.

Así que estimados lectores, este año 2022 mis deseos para ustedes son: que este año sea un camino de autoconocimiento y de desarrollo personal. Que al finalizar celebren haberlo vivido con libertad, plenitud y amor. Que sigamos disfrutando y compartiendo nuestra humanidad por muchos años más.

Julita Alonso, psicóloga

Respeto

Julita Alonso, psicóloga

El respeto propio, lo gano cada vez que soy consecuente con las promesas que hago conmigo misma.