¿Ya se gastó el bono 14?

No se precipite en gastar el bono 14 que acaba de recibir, mejor tómese su tiempo para evaluar la mejor manera de emplear ese dinero extra.

Publicado el
Cuide sus ingresos extras. Foto Prensa Libre
Cuide sus ingresos extras. Foto Prensa Libre

La tentación de tener ese dinero extra lo puede llevar a gastarlo de forma desordenada, en compras que ni siquiera necesitaba. O que después se arrepienta y no sepa por qué su bono 14 se “esfumó”. Evite tomar decisiones precipitadas.

Si posee alguna deuda en la que esté pagando demasiados intereses, no dude en realizar el pago pues usar el bono para pagarla podría darle la libertad financiera que necesita, afirma Hugo Alfaro, Contador Público y Auditor.

Lo más importante es que el Bono 14 llegue como un alivio a su economía y que no sea una puerta para adquirir más deudas.  Por eso, si comprará algún artículo con él procure que cubra la totalidad de su valor, si lo usará para irse de vacaciones, por ejemplo, evite gastar más del presupuesto establecido.

Un consejo más, por ser dinero extra no lo utilice en gastos que ya tiene contemplados en su presupuesto mensual, como alimentación o gasolina, de lo contrario el siguiente mes podría encontrar una variación que no podrá solventar.

5 preguntas que debe hacerse antes de gastar su bono 14

Dedicar al menos unos minutos a la reflexión de estas preguntas le ayudará a evaluar mejor sus compras, tomar decisiones más acertadas y evitar caer en gastos innecesarios afirma Byron Reyes Marroquín, Magister en Administración Financiera.

  1. ¿Es un gasto necesario?
  2. ¿Beneficia su salud emocional?
  3. ¿Es un gasto planeado?
  4. ¿Le traerá algún beneficio?
  5. ¿Está en sus posibilidades? (o solo será por aparentar)

Dele un buen uso al bono 14

Según sus necesidades y prioridades, piense cuál es el mejor destino para emplear su Bono 14.  Tenga en cuenta estas sugerencias que podrían encaminarlo a una mejor decisión:

  • Ahorro.  Las personas que ahorran siempre están preparadas para una crisis momentánea, aunque no genere muchos intereses tendrá un respaldo posterior de efectivo inmediato para toda necesidad.
  • Educación.  Puede comenzar ahorrando para su educación o la de sus hijos, pago de matrículas, inscripciones, libros, uniformes.  Regularmente estos son gastos fuertes que llegan a principio de año y que el presupuesto mensual no alcanza a cubrirlos en su totalidad.
  • Salud.  Este uno de los principales ejes para el bienestar personal y familiar, sin embargo, antes evalúe la opción de acudir a instituciones de salud pública para sus chequeos médicos, y así emplear este dinero únicamente para la compra de medicina.
  • Inversión.  Asesórese y cotice para poder invertir en una opción que le genere más intereses.  Lo mejor es comenzar a crear un fondo en una institución bancaria hasta tener lo suficiente para una inversión más fructífera.
  • Pago de tarjeta de crédito.  Sane su economía usando el bono para saldar sus deudas y procure evitar caer en la tentación de usarla sin control, pues podría afectar su récord crediticio.
  • Convivencia.  Si tiene familia, use el 50 por ciento de su bono para convivir y compartir con ella, el tiempo con los seres queridos siempre será una buena inversión.  El 50 por ciento restante ahorrelo para alguna eventualidad.
  • Ofertas.  Estas estarán a la orden del día en esta temporada, sin embargo, identifique y aproveche las mejores rastreando previamente el bien que desea comprar.  Darle un seguimiento durante varias semanas a la variación de los precios le dará un panorama más amplio para determinar el mejor momento de comprar.
  • Enganche de vehículo.  Hágalo solo si en su presupuesto mensual podrá cubrir las cuotas siguientes que dure el pago de su vehículo.  De lo contrario, mejor ahorre un poco más antes de adquirir esta deuda.
  • Negocio.  Aunque este bono representa únicamente un sueldo adicional, puede ser la base o punto de partida para la inversión en algún proyecto personal que desee emprender.
  • Solidaridad.  Dar a quien lo necesita siempre le devolverá un sentimiento de alegría y gratitud.  Si en sus posibilidades está dar parte de su bono a una entidad benéfica, un enfermo o a una persona de escasos recursos, hágalo, seguramente no se arrepentirá.

Gastos placenteros

Puede que ahora piense que la vida adulta se trata solo de solventar deudas y pensar en gastos futuros, sin embargo, tenga en cuenta que utilizar su dinero de una forma responsable generará sentimientos de paz, alegría y estabilidad.

Eso no significa que no tenga derecho a darse algún gusto o consentirse con algún antojo.  Parte de este ingreso puede usarlo para comprar ese artículo que ha deseado durante tanto tiempo o hacer ese viaje que venía anhelando.  Solo procure no caer en más deudas que luego le roben esos momentos de alegría.

Además, no se olvide del placer de dar, compartir lo que tiene con los demás, en especial con su familia, pues la convivencia entre padres, hermanos, esposos e hijos fortalecerá los vínculos de amor y confianza.  Pero también puede compartir con quienes no conoce pero sabe que están pasando por alguna necesidad, ser solidario y dar de corazón también brinda felicidad.

Contenido investigado por Delia Franco. Fuentes: Byron Reyes Marroquín, Magister en Administración Financiera, teléfono 3378-9404.  Hugo Alfaro, Contador Público y Auditor, hugo.estudardoalfaro@gmail.com

CONTENIDO RELACIONADO

 

>Cuidado con el uso de tarjetas de crédito

>Emprendedores: Habilitan 5 incubadoras en Guatemala para lanzar y acelerar negocios

>Estos son los pasos para inscribir Sociedades de Emprendimiento en el Registro Mercantil