4K, HD, HDR… Cómo comprar el televisor ideal

Su televisor es una fuente de entretenimiento en casa. Esto debería tomar en cuenta para comprarlo.

Archivado en:

dispositivostelevisión
Para disfrutar el entretenimiento en casa, considere esta información (Foto Prensa Libre: Servicios / Pexels).
Para disfrutar el entretenimiento en casa, considere esta información (Foto Prensa Libre: Servicios / Pexels).

Es difícil que exista una casa sin una sala de estar, y es más difícil aún que una sola sea sin tener un televisor.

¿Recuerda cuál fue el primero que tuvo en casa? ¿Cuántos canales tenía? ¿A color? ¿Con control remoto? Pasan los años y cambian los modelos.

Atrás quedaron los modelos con una caja detrás y con perillas. Ahora se trata de pantallas planas, resolución, tecnología de iluminación, conexión a red…

Pueden ser conceptos extraños o bien ya bastante conocidos, pero a veces sobrevalorados al momento de comprar una televisión.

Para que usted no se complique e invierta de forma adecuada su dinero, aquí le damos unas recomendaciones de qué debería de considerar.

El uso de televisor determinará, principalmente, la compra. Antes, sin embargo, es oportuno conocer para disipar dudas.

Conceptos para empezar

Las televisiones planas llegaron para quedarse (Foto Prensa Libre: Servicios / Unsplash).
  • Resolución

Es la cantidad de píxeles que están en una pantalla y se determina por el producto del ancho por el alto, lo que se conoce como aspect ratio (relación de aspecto); en otras palabras, la distribución de los píxeles.

Allí también entra en juego la densidad de los píxeles, que usualmente se miden por ppi (píxeles por pulgada, por su siglas en inglés). Suele entenderse que a mayor densidad de píxeles, mayor detalle; sin embargo, esto también depende del tamaño de la pantalla o de la distancia en que la persona esté alejada.

En términos prácticos, una televisión Full HD es aquella con una resolución de 1920×1080 (1080p) y con una distribución 16:9. Una pantalla Ultra HD, o 4K, es 3840×2160. También existe el DCI 4K, de 4096×2160, con una distribución 17:9, que es utilizada más para cine digital.

  • Luz de las pantallas

Los colores, los blancos y negros y las imágenes que se ven en la televisión son luz. Para mostrarlas, los televisores tienen sistemas de iluminación para replicar esas representaciones.

En la actualidad, con las pantallas planas, las tecnologías de emisión de luz consisten en diminutas celdas que se iluminan para mostrar una imagen. Una de las primeras fue la plasma (Plasma display panel), que usaba una mezcla de gases neón, argón y xenón para emitir colores.

Las más recientes con las LED (light-emitting diode o diodo emisor de luz) y las OLED (organic ligh-emitting diode). Una de las ventajas de las LED es que el tamaño de los dispositivos es tan pequeños que casi son pixeles en el televisor, lo que permite una mayor precisión en la distribución de lux y más detalles.

La ventaja de las OLED sobre las LED es que todavía son más flexibles y pequeños. Además, se apagan para emitir un negro, lo que incrementa el contraste de las imágenes.

  • Frecuencia

La frecuencia de actualización de un monitor es la rapidez en la que las pantallas se actualizan para mostrar imágenes. Se mide con un Hercio (Hz).

Decir que una pantalla tiene una frecuencia de 60 Hz es que se actualiza 60 veces por segundo. A mayor frecuencia, mayor sensación de fluidez. Este es un proceso exigente que cada vez es mejor y más accesible, aunque todavía implica que pagar bastante dinero por un monitor de 144 Hz o 240 Hz.

Para tomar en cuenta

Leídos los conceptos anteriores, se puede considerar que un televisor con una resolución 4K, pantalla OLED y una frecuencia de 144 Hz es la mejor opción, ¿cierto?

Sí, y no… Porque tener las últimas tecnologías del mercado también implica pagar la mayor cantidad de dinero. Y, en la realidad, no todos necesitan esa clase de cualidades.

Por ejemplo, si bien las pantallas 4K son casi ya el estándar del mercado y el precio ha disminuido significativamente, para disfrutar ese contenido se necesita una señal o un medio de transmisión con esa calidad.

Lea también: Aplicaciones gratuitas que lo ayudarán a ponerse en forma

Eso lo ofrecen plataformas como Netflix o YouTube, de alguna manera; en formatos físicas, con los Blu-ray 4K Ultra HD, que a la vez requieren un reproductor específico.

A la vez, las pantallas OLED, pese a ofrecer una mayor precisión y calidad de imagen, vienen con el riesgo de sufrir quemaduras. Ocurre especialmente cuando se mantienen encendidas con la misma señal por mucho tiempo.

Es por eso que es difícil encontrar una pantalla OLED para computadoras, porque mantienen fijas imágenes por un largo periodo de tiempo.

Cuál es el (su) televisor ideal

¿Entonces, qué televisor debo comprar? Las recomendaciones iniciales, en 2019, son las siguientes:

  • Un televisor 4K. Si bien puede ahorrarse todavía más comprando una FullHD, una 4K extendería más su tiempo de vida y el precio ha disminuido considerablemente.
  • No comprar 8K. Al contrario, con esta gran resolución, el precio aún es elevado y es difícil, en Guatemala, conseguir contenido para aprovecharlo.
  • 120 Hz. Como mínimo, esa debería ser la frequencia. Los televisores ya no deberían ser menores a ellos.
  • Puertos HDMI. Son las conexiones del televisor a diferentes dispositivos. Lo recomendable es que tenga 4, pues la caja de cable digital, una consola de videojuegos o un dispositivo como Google Chromecast los usan para conectarse.
  • Una barra de sonido. Las pantallas son cada vez mejores y más delgadas, lo que favorece la ubicación. Pero eso mismo también ha perjudicado la calidad del sonido, al no tener espacio para una bocina. Una barra de sonido puede ser una solución elegante y efectiva.

Los elementos que pueden variar, según su elección, son los siguientes:

Tome en cuenta qué clase de contenido verá en su televisor (Foto Prensa Libre: Servicios / Unsplash).
  • LED o OLED. Tenga en cuenta que LED ya es una buena calidad y con iluminación adecuada. OLED tiene más calidad, pero es más cara y puede sufrir quemaduras. Un ejemplo práctico es: si hay niños pequeños en casa, que usan la televisión por horas, o gamers con sesiones de varias horas, puede dañar la pantalla OLED. Si la usará para ver una o dos películas, o algunas episodios, sí valdrá la pena.
  • El tamaño. Es equivocado pensar que una pantalla más grande ofrece mejor calidad y resolución. Su visibilidad se verá beneficiada según la distancia en la que usted esté de la pantalla. Considere esta tabla para saber dónde colocar el sillón es lo siguiente (tómelo en cuenta por el tamaño de su sala).
¿Qué tan lejos debe sentarse del televisor? Aquí unas recomendaciones (Foto Prensa Libre: Panasonic).
  • HDR. O High Dynamic Range, que son imágenes con alto rango dinámico. Es una tecnología que ofrece más brillo y calidad de color. Si usted tiene una PlayStation 4K HDR o Xbox One X, por ejemplo, podría considerar uno. De lo contrario, podría ahorrar ese dinero, especialmente por lo caro que es.
  • Smart TV. Si usted consume entretenimiento de HBO Go, Netflix o YouTube, será conveniente tener una televisión con acceso a aplicaciones e internet, conectándose al WiFi. Existen alternativas, como el Roku, Chromecast o Apple TV, por si prefiere otra opción.

Lo recomendable, al final, es siempre poder ir a las tiendas y ver qué televisor le parece el más adecuado. No tema preguntar sobre la tecnología que usa y si cuenta con algunos de lo elementos mencionados anteriormente.

Contenido relacionado:

> E3 2019: Seis juegos que ya queremos jugar

> El accesorio de US$1.000 de Apple que enmudeció a sus seguidores y hace a la industria preguntarse si la firma ha perdido el contacto con la realidad

> Seis trucos para sacarle provecho a YouTube

0