Cómo proceder con los avisos de consentimiento de cookies

Si siempre da clic en “Aceptar todo”, esto es para usted. Quizá debería explorar un poco más.

Cómo proceder con los avisos de consentimiento de cookies
A la hora de contestar sobre el consentimiento de cookies hay diversas opciones. Foto: Uwe Anspach/dpa

Los banners o avisos de consentimiento de cookies acompañan al usuario durante su navegación por la red y aparecen casi cada vez que se visita una nueva página.

Hasta que no se haya decidido con un clic si se deben permitir las cookies y, en caso afirmativo, cuáles, no se podrá seguir navegando por el sitio. Para muchos, se trata principalmente de una molestia que debería desaparecer lo antes posible.

Según una encuesta realizada por los proveedores alemanes de correo electrónico GMX y Web.de, casi la mitad de los usuarios de Internet aceptan todas las cookies sin ni siquiera leer el banner.

Un estudio de la asociación digital alemana Bitkom constató que al 43 por ciento de los usuarios le molestan las notificaciones. Y esto a pesar de que, durante su visita a un sitio web, quedan almacenados en el ordenador más de un centenar de estos pequeños conjuntos de datos.

¿Es que los banners de cookies son una imposición que incomoda la navegación? Rebekka Weiss, empleada de Bitkom, lo niega categóricamente: “Todo el mundo debería ser consciente del hecho de que los datos son procesados”.

Desde que el Reglamento General de Protección de Datos entró en vigor en la Unión Europea en 2018, los proveedores de páginas tienen que ofrecer al usuario opciones de uso de cookies.

Para evitar pasar mucho tiempo estudiando las políticas de cookies cada vez que se visite un nuevo sitio, se deberían definir algunos parámetros básicos.

Hay usuarios para quienes la privacidad de sus datos no tiene mucha importancia. Weiss explica que, en este caso, la opción es aceptar todas las cookies, aunque eso signifique “que se acepta que los servicios gratuitos sean monetizados” y que no se tiene ningún problema en que para ello se utilicen los datos privados.

En este caso, los usuarios solo tienen que hacer clic en el botón “Aceptar” o “Aceptar todo”.

Aquellos que quieran proteger sus datos, pero con poco esfuerzo, normalmente solo necesitan dos clics. Junto al botón “Aceptar”, hay una opción llamada “Configuración” o “Personalizar”. Atención: a menudo esta es de color gris discreto, mientras que el botón de consentimiento es más colorido.

Una vez que se haya encontrado la opción correcta, se verá una lista de todas las cookies que el proveedor del sitio web quiere establecer. En este caso, también se suele resaltar en color “Aceptar todo”, pero hay alternativas como “Guardar y salir” o “Guardar mi selección”.

De este modo, solo se instalan las cookies técnicamente necesarias y las que sean de un “interés legítimo” para el proveedor del sitio.

Es necesario saber que hay tres categorías principales de cookies. Las cookies técnicas son necesarias para el funcionamiento del sitio web. Estas recuerdan, por ejemplo, qué artículos se han colocado en la cesta de la compra cuando se adquieren artículos online.

Las cookies analíticas miden el comportamiento de la navegación; las cookies de marketing permiten, entre otras cosas, que se muestre publicidad adaptada al usuario.

“En la medida de lo posible, habrá que eliminar todo lo que no sea técnicamente necesario”, asevera Klaus Palenberg, del centro de asesoramiento al consumidor del estado federado alemán de Renania del Norte-Westfalia.

El experto explica que las cookies más problemáticas son las que crean perfiles de usuario detallados y recomienda tener cuidado especial con las cookies de terceros proveedores.

Holger Bleich, editor de la revista especializada alemana “c’t”, señala que el problema es que a menudo es difícil ver qué cookies se están instalando, por ejemplo, si en el banner de las cookies solo aparecen nombres de empresas, ya que en este caso no se sabe qué tipo de cookies se ocultan detrás de las mismas.

Merece la pena examinar detenidamente la pestaña “Interés legítimo”. Según Bleich, las cookies de terceros no pueden figurar en esta lista, pero en algunos casos el término suele “interpretarse de forma muy amplia”. Si no se está seguro de los objetivos de un proveedor, se deberían revisar todas las opciones de cookies individualmente.

El usuario familiarizado con los complementos y la configuración del navegador puede excluir muchas cookies antes de comenzar a navegar. Por ejemplo, si este ha prohibido el almacenamiento de cookies de terceros en el navegador, ya no tendrá que ocuparse de los mismos al examinar los banners.

Hasta cierto punto también se pueden tomar medidas contra las cookies de seguimiento o bien eliminar las cookies regularmente. En este último caso, sin embargo, todos los banners volverán a aparecer cuando se vuelva a acceder a la página.