¿Puede la inteligencia artificial crear música sin la intervención humana?

El equipo desarrollador de inteligencia artificial del Huawei Mate 20 Pro se atrevió a concluir una obra clásica compuesta hace 197 años: la sinfonía no. 8 de Schubert en B menor de Schubert.

La sinfonía inconclusa, ahora con 4 movimientos y no con dos, se presentó en la Ciudad de México el 22 de marzo. (Foto Prensa Libre: Huawei)
La sinfonía inconclusa, ahora con 4 movimientos y no con dos, se presentó en la Ciudad de México el 22 de marzo. (Foto Prensa Libre: Huawei)

No es la primera vez que la empresa de investigación y desarrollo Huawei combina la Inteligencia Artificial (I. A.) con las funciones de su teléfono.

Ya había presentado cómo la I. A. podía enseñar a un usuario a conducir un automóvil, o a traducir la canción de amor de las ballenas jorobadas a una pieza musical, o a producir las luces de la aureola boreal en los países nórdicos.

Como antesala al lanzamiento de la serie P30 en París, ante una delegación de la prensa internacional en la Ciudad de México, el pasado 22 de marzo la marca “concluyó” una sinfonía que había compuesto Franz Schubert (1797-1828) y que la dejó solo en dos movimientos. La presentación ya se había hecho en el Cadogan Hall, en Londres.

Leonardo Kourchenko, Alondra De La Parra, la directora de la orquesta, Lucas Cantor, el compositor de los dos movimientos restantes, y David Moheno, de Relaciones Públicas de Huawei CBG durante la presentación a la prensa. (Foto Prensa Libre: Huawei)

 

Se trata de la sinfonía no. 8 de Schubert en B menor, considerada la “Unfinished Symphony” o Sinfonía Inacabada (1822). Esta sinfonía ha pasado incompleta por 197 años, y hasta la fecha existe el debate si realmente fue intencionalmente dejada inconclusa, o si quedaron pendientes más movimientos.

La música y la inteligencia artificial

En este caso, Huawei combinó la habilidad humana con la inteligencia artificial y le enseñó a su smartphone Mate 20 Pro a componer el resto del tercer y cuarto movimientos completamente nuevos para la Sinfonía No. 8 de Schubert.

De acuerdo con los ejecutivos de la marca, es la primera vez que se utiliza un smartphone para completar una pieza musical al estilo del compositor original.

“Estos algoritmos nos han ayudado a demostrar lo que se puede hacer. No hay fronteras”, manifestó previo a la presentación de los nuevos movimientos, David Moheno, Director de Relaciones Públicas de Huawei CBG, Latinoamérica.

Cómo se hizo

Con los primeros dos movimientos compuestos en 1822, la tecnología de Huawei “aprendió” las principales características armónicas y la partitura fundamental que ya había dejado Schubert hace casi dos centurias.

De hecho, la mexicana Alondra de Parra, directora de la orquesta que presentó la “conclusión” de a obra, confesó que “la sinfonía de Schubert tiene tremenda melancolía, melodías hermosas con una particularidad de suspenderse en el aire. Es una sinfonía con cierta tragedia, y tiene muchas más facetas, (pero) el tercer movimiento, aunque continúan con esta nostalgia, es mucho más optimista y ligero, y le da un final triunfal” indicó durante la rueda de prensa.

Así, la marca de origen chino corrió un modelo de inteligencia artificial que se benefició directamente del procesamiento de una unidad de procesamiento neuronal (NPU Dual) incorporada en el Huawei Mate 20 Pro.

El modelo Mate 20 Pro fue el seleccionado para el experimento. Foto: Huawei

 

Mediante algoritmos, se analiza el timbre, tono y métrica de los ya existentes primer y segundo movimientos de la sinfonía y se generó, mediante este proceso de inteligencia artificial, la melodía para la música faltante.

El compositor estadounidense Lucas Cantor seleccionó melodías producidas justamente por el Huawei Mate 20 Pro y arregló una partitura de orquesta que se apegó al estilo de la Octava sinfonía de Schubert.

La partitura, generada con inteligencia artificial, se basó en los dos movimientos originales. (Foto Prensa Libre: Huawei)

 

Aunque durante la conferencia previa a la presentación de la sinfonía surgió la pregunta si era ético reemplazar composiciones hechas por personas, De la Parra reaccionó y respondió que “el ser humano es irremplazable, así como su talento e imaginación, la I. A. es una herramienta para hacer mejor lo que ya sabemos hacer, no para reemplazarnos”.

De manera que, como la materia prima se sacó del estilo que empleaba Schubert, la respuesta al titular de esta nota es que no, de momento, la transmisión de sentimientos humanos es vital para que los algoritmos después realicen (y mejoren) el trabajo.

Contenido relacionado:

> Huawei Mate X: así es el nuevo celular con pantalla plegable de la compañía china
> Móviles 5G, el plegable de Huawei y las nuevas Holo Lens protagonizan el Mobile World Congress 2019
> El Huawei Mate 20 se presentó en Guatemala

0