Se cumplen 40 años de música con Walkman; así ha sido su evolución

El acceso a la música se ha facilitado gracias a la evolución de los dispositivos portátiles. Walkman cumple cuatro décadas desde su invención y aquí le presentamos cómo ha sido el proceso, así como las experiencias de reconocidos guatemaltecos.

Archivado en:

MúsicaSonywalkman
(Foto Prensa Libre: Sony)
(Foto Prensa Libre: Sony)

Escuchar música mientras camina por las calles de la ciudad, cuando se traslada en un transporte colectivo, mientras asea el hogar o al hacer ejercicio, son actividades tan comunes que hasta parecen naturales, no obstante, no siempre fue así.

Hasta hace algunos años, realizar todas estas actividades mientras se escuchaba música desde un dispositivo portátil no era una posibilidad. Pero los estilos de vida evolucionan y la tecnología se acopla al ritmo de sus consumidores.

 

Y así nació Walkman, de la necesidad de un dispositivo móvil para reproducir música. Masaru Ibuka, cofundador de Sony (la empresa multinacional japonesa de productos electrónicos), deseaba poder escuchar música en los largos viajes que realizaba, y los reproductores que existían no eran prácticos, pues eran grandes y un tanto pesados para transportarlos con facilidad.

(Foto Prensa Libre: Sony).

De esta manera, Sony desarrolló un dispositivo que se adaptara a las necesidades de la época.

En 1978, Ibuka solicitó la creación de un dispositivo portátil para la reproducción de música a partir de un Pressman, grabadora de cinta diseñada para periodistas. La adaptación incluía el uso de auriculares, lo cual permitía escuchar música sin contaminar su entorno y respetando el espacio común.

(Foto Prensa Libre: Sony).

El primer Walkman TPS-L2 fue lanzado el 1 de julio de 1979 y abrió la posibilidad de escuchar música con mayor posibilidad. Originalmente, el dispositivo fue lanzado bajo el nombre de “Soundabout” en Estados Unidos y “Stowaway” en Reino Unido; el nombre final viene de su predecesor, Pressman, y el costo era de $150 dólares.

(Foto Prensa Libre: Sony).

Aunque al inicio hubo escepticismo por parte de las personas a causa de que desconocían la existencia de un dispositivo portátil reproductor de sonido, pronto se volvió un éxito en el mercado. El Walkman TPS-L2 funcionaba con baterías AA, se le introducía un casete y tenía la capacidad de reproducir hasta una hora de música. El dispositivo pesaba 390 gramos.

(Foto Prensa Libre: Sony).

Más que el mercado, también revolucionó los estilos de vida y las personas comenzaron a realizar más actividades acompañadas de música.

(Foto Prensa Libre: Sony).

A continuación, la evolución de Walkman en la tecnología:

Walkman WM-2

Con el objetivo de acoplarse a nuevas necesidades, Sony presentó en 1981 una nueva versión del dispositivo, el Walkman WM-2. Este era más práctico, pues, a pesar de ser del mismo grosor que el anterior (29.5 mm), su peso se redujo a 280 gramos.

(Foto Prensa Libre: Sony).

De igual forma, se mejoró la autonomía del dispositivo, ya que, gracias a las baterías recargables, era posible escuchar hasta 9 horas de música ininterrumpida. Y, por si fuera poco, era posible conectarlo a la corriente eléctrica para escuchar música hasta por 60 horas. Además, el diseño se mejoró y podía escoger entre tres colores diferentes. El precio era de $200 dólares.

(Foto Prensa Libre: Sony).

Sports Walkman FM WM-F5

También conocido como “Yellow Monster” por los norteamericanos, este dispositivo, además de reproducir casetes, contaba con la opción de sintonizar AM/FM. Aunque fue lanzado al mercado en 1983, se hizo popular en la década de los noventa.

(Foto Libre: Sony).

La novedad del Yellow Monster es que, al terminar de reproducir un lado del casete, automáticamente se reproducía el otro lado. Aunque el amarillo era popular, había ejemplares con otros colores:

 

(Foto Libre: Sony).

 

Sony Walkman D-50

Este fue el primer reproductor de CD portátil del mundo y el tamaño era aproximadamente de cuatro cajas, lo que lo hacía compacto y fácil de trasladar.

(Foto Prensa Libre: Sony).

Se podía utilizar hasta 5 horas con 6 baterías alcalinas de tamaño C.  Se popularizó en el mercado en 1984.

Sony Solar Sports Walkman WM-F107

Este dispositivo tenía distintas novedades, ya que, como el nombre lo sugiere, era recargable a través de la energía solar. Además, tenía la opción de auto-reverse, es decir, la cinta de audio podía dar vuelta por sí sola.

(Foto Prensa Libre: Sony).

También era posible sintonizar AM/FM y tenía un estuche a prueba de agua, diseñado para los deportistas, principalmente. Fue lanzado en 1987.

Sony Discman D-99

Este era un reproductor portátil de CD que incluía audífonos como accesorio. Utilizaba dos baterías AA, por lo que era más liviano que se antecesor, el Sony Walkman D-50. Se lanzó a la venta en 1990.

(Foto Prensa Libre: Sony).

Walkman MD

Este fue el primer reproductor de MiniDisc e incluía la opción de grabación, reproducción, teclado numérico y tenía la capacidad de grabar hasta 74 minutos.

(Foto Prensa Libre: Sony).

Las grabaciones se podían dividir, combinar, eliminar y nombrar; estas opciones eran nuevas en la tecnología. Se llevó al mercado en 1992.

Walkman MZ-E50

Este era un ejemplar que, luego de cuatro años de que empezaron a salir los minidisc, fue lanzado en 1996 al mercado y era mucho más delgado que sus antecesores.

(Foto Prensa Libre: Sony).

Walkman MZ-N1

Este ejemplar tenía la capacidad de reproducir hasta 110 horas seguidas de contenido. Además, podía transferir datos de música de PC a Walkman a alta velocidad. Fue introducido al mercado en 2001.

(Foto Prensa Libre: Sony).

 

Sony Walkman NW-HD1

Este fue el primer Walkman de Sony en utilizar un disco duro de 20GB como medio de almacenamiento.

(Foto Prensa Libre: Sony).

Fue lanzado al mercado en 2004 y, en ese momento, era un aparato con una excelente calidad de sonido de música digital.

Sony Walkman MZ-RH1

Este ejemplar fue lanzado en 2006 y cuenta con una novedosa pantalla OLED, conexión USB y duración de batería de 19 horas.

(Foto Prensa Libre: Sony).

Además, tenía múltiples opciones de conectividad para grabar audio e incluía auriculares de calidad.

Sony Walkman NWZ-S736FB

Este Walkman incluía auriculares de alta calidad y con la opción de cancelación de ruido. Además de poder sintonizar la radio, automáticamente creaba listas de reproducción según las características de la música escuchada.

(Foto Prensa Libre: Sony).

Fue lanzado en 2008 y tenía la capacidad de almacenar hasta 2450 canciones, más de 14 horas de video o cientos de imágenes. Ofrecía la experiencia de llevar todo esto en el bolsillo, en lugares ruidosos y largos viajes.

Sony Walkman NWZ-W262

Este es un reproductor de música sumamente práctico para los amantes del ejercicio. Fue lanzado en 2011 y llegó para facilitar el acceso a la música para las personas que hacen actividad física, pues consiste en una diadema con dos auriculares de alta calidad.

(Foto Prensa Libre: Sony).

Cuenta con una entrada USB para cargar la batería o subir el contenido. Tiene una capacidad de almacenamiento de 2 GB, equivalente a 400 canciones. Además, es resistente al agua, así que no hay problema al correr con ellos bajo la lluvia.

Sony Walkman NWZ-W273

En la línea de reproductores de música enfocados en deportes, este ejemplar es totalmente innovador. Además de ser resistente al agua, realmente es posible sumergirlo y permite disfrutar de la música incluso al nadar.

 

Un detalle muy importante para la comodidad de los usuarios es que es un dispositivo muy ligero, con un peso de 29 gramos. Fue lanzado al mercado en 2013.

(Foto Prensa Libre: Sony).

La tecnología continúa evolucionando, acoplándose a los estilos de vida y satisfaciendo las nuevas necesidades de los consumidores:

 

A continuación, le presentamos las experiencias de guatemaltecos con un Walkman:

Paulo Alvarado

Para Paulo Alvarado, violonchelista, compositor, productor e integrante de la banda nacional Alux Nahual, el hecho de tener un dispositivo reproductor portátil de música que cabía en la mano era algo novedoso de la época, y también muy costoso.

“En el siglo XX, escuchar música era una actividad familiar o de amigos, pues las personas se reunían a escuchar radio. Pero esto cambió con la llegada del walkman, pues era una actividad individualizada y te aislaba de los demás”, cuenta Paulo.

(Foto Prensa Libre: Esbin García).

Pero esta tecnología también permitía, a través de una experiencia individual, realizar actividades con la compañía de la música, cuenta Paulo. “Te amarrabas el walkman en alguna parte y hacías bicicleta, jogging y otros ejercicios”, agrega.

Asimismo, el hecho de ser un reproductor de casetes permitía crear su propia lista de reproducción y regrabar a su gusto.

Tavo Bárcenas

El cantante guatemalteco Tavo Bárcenas recuerda su primer walkman y nos cuenta cómo fue su experiencia en aquella época. “Tener un walkman era casi inalcanzable porque era lo último en reproducción de música”, dice y menciona que se trataba de un aparato práctico para llevar la música a todas partes.

Tavo compró su primer walkman con un amigo del colegio a un precio aproximado de Q30. “Era viejo, había que ponerle tape para que cerrara y solo reproducía casete”, y, más adelante pudo comprar uno nuevo para Navidad; este era amarillo y ya tenía la opción de sintonizar la radio.

(Foto Prensa Libre Keneth Cruz).

“El cambio fue un poco brusco porque no pensaba que la música iba a evolucionar en su reproducción”, dice Tavo, y agrega que era una experiencia en la cual intercambiaban casetes para grabar música. “Tenía una cangurera con cinco casetes para alternar la música en los viajes en familia”, añade.

Otro de los recuerdos de Tavo es el momento de grabar los casetes con la música que sonaba en la radio: “Había que pedirle a Dios que no hablara el locutor o que no sonara el sello de la radio”, expresa. Para el cantante, la evolución de la tecnología en reproducción de música se ha convertido en una manera práctica de llegar a muchas personas.

“Tengo muy buenos recuerdos y me encantará conseguir uno y escuchar los casetes con la música de la época”, dice con nostalgia.

Edgar Lara

Edgar Lara, productor musical, guitarrista y mánager de la banda nacional de rock, Viernes Verde, vivió la transición entre walkman y discman, y nos cuenta su experiencia con su primer reproductor portátil de música. “Opté por un walkman porque los CD eran muy caros”, dice.

Además, Edgar, con 34 años, recuerda que, en su adolescencia, la forma más fácil de escuchar música era mediante los casetes. “Me dieron un walkman usado y, en compañía de mi mamá, compré tres casetes de mis bandas favoritas: Guns N’ Roses y Metallica”, recuerda.

De acuerdo con Edgar, el hecho de tener dispositivos portátiles para escuchar música influyó en la cultura, pues antes se escuchaba más la radio. “Ahora, uno puede escuchar la música que uno quiere; en ese entonces, uno compraba los casetes vacíos para grabar la música de la radio”, agrega.

El walkman lo utilizaba en su cuarto, para hacer ejercicio y en el bus; era una experiencia personalizada. “Los papás ya no pedían que la bajáramos volumen a la música, cada quien estaba en su mundo”, expresa.

 

La tecnología evoluciona con las generaciones

Pero no todos tuvimos la oportunidad de conocer estos dispositivos desde sus orígenes. Así fue la reacción de algunos niños al tener el primer Walkman en sus manos:

 

Contenido relacionado:

>Los estados de WhatsApp se podrán compartir en varias redes sociales

>El científico guatemalteco Luis Zea llevará su investigación sobre el cáncer al espacio en el 2021

>Aplicaciones que le ayudan a previsualizar un cambio de look

0