Guatemala

Puntada a puntada, Julio Tepé mantiene viva la sastrería

A pesar de que cada día son menos las personas que visitan las sastrerías, Julio Tepé López, de 79 años, se esfuerza por defender su oficio y ofrecer a sus clientes estilos glamurosos con asesoría técnica y profesional, pues aseguran que más que una fuente de ingresos es un arte que no debe desaparecer.

Por Yanira Alvizurez

Julio Tepé López confecciona trajes de caballero, damas y niños, cuyor precios oscilan entre Q600 a Q850. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)
Julio Tepé López confecciona trajes de caballero, damas y niños, cuyor precios oscilan entre Q600 a Q850. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)

Sin dejar de confeccionar un traje para niño, Tepé López cuenta que desde pequeño le gustaba ver a la gente que vestía bien y observaba revistas de moda.

A sus 17 años, tuvo la oportunidad de estudiar sastrería en Quetzaltenango, su tierra natal, dos años más tarde y gracias al apoyo de su madre, viajó a la capital para profesionalizarse.

“No todos pueden hacerlo. La elaboración de cada pieza es como artesanía única. Se requiere de paciencia, estilo y experiencia para tallar adecuadamente. Este oficio es un arte que se debe conservar”, dijo.

Cuenta que su primer trabajo fue en la insdustria Leonardo, donde conoció al maestro Regino Chaclán, quien le enseñó a cortar los trajes tipo esmoquin, montecarlo, franc y leva.

Don Julio toma medidas a Jordy Guzmán, hijo de uno de sus clientes recurrentes. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)
Don Julio toma medidas a Jordy Guzmán, hijo de uno de sus clientes recurrentes. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)

“El primer esmoquin que hice fue el del expresidente Ydígoras Fuentes, quien visitaba frecuentemente la empresa, pues era una de las más prestigiosas de la época”, cuenta.

En 1981 hizo su sueño realidad y abrió su propio taller en la zona 1 de la capital, donde también acudían funcionarios y gobernantes como Marco Vinicio Cerezo, Rafael Barrios y Alfonso Cabrera.

Gracias a la calidad de su trabajo y la atención que brinda, su sastería fue reconocida como una de las mejores del país tras recibir el máximo galardón empresarial de la Ceiba de Oro 2011-2012.

Al menos 200 trajes de diferentes estilos y tamaños están disponibles para la renta. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)
Al menos 200 trajes de diferentes estilos y tamaños están disponibles para la renta. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)

Poca demanda

Aunque el gusto de vestir de etiqueta esta quedando en el pasado, don Julio cada día se esfuerza por ofrecer a sus clientes estilos glamurosos con asesoría técnica y profesional.

“La poca demanda me obligó a diversificar los servicios y ahora con el apoyo de mis hijos también rento trajes para caballero, dama y niños a precios accesibles”, comentó.

A criterio de Tepé la modernización y crisis económica han causado que cada día sean menos los encargos, pues los clientes prefieren escoger sus trajes en almacenes o pacas en vez de mandarse a hacer uno.

Asegura que actualmente el precio de la confección de los trajes oscilan entre Q650 y Q850 dependiendo del diseño, talla y tela. Mientras que la renta puede costar entre Q200 y Q260. 

El sastre muestra algunos de los estilos de los trajes que han ido evolucionando. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)
El sastre muestra algunos de los estilos de los trajes que han ido evolucionando. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)

“Pese a la caída de los precios en los almacenes, los sastres que aún sobrevivimos estamos satisfechos, porque sabemos que aún tenemos muchos trajes por confeccionar”, puntualizó.

Trayectoria

  • 2014-2017 Imparte clases de sastrería básica en su negocio
  • 2013   Máximo galardón empresarial de la Ceiba de Oro
  • 2012   Impartió clases de sastrería básica
  • 2011   Integró la Asociación Nacional de Sastres de Guatemala
  • 2010  Curso innovación y calidad en los trajes
  • 1998  Curso de cortes especiales