Quetzaltenango

Quetzaltenango mejora en Índice de Desarrollo Humano

Quetzaltenango ocupa el tercer puesto a escala nacional en el Índice de Desarrollo Humano (IDH), por lo que sectores recomiendan trabajar en el tema para no descender de esa posición y fortalecer las áreas en las que se registran debilidades.

Por María José Longo

Archivado en:

Ciudades Desarrollo Xelajú
Quetzaltenango tiene el tercer lugar en desarrollo humano a escala nacional.(Foto Prensa Libre: María José Longo)
Quetzaltenango tiene el tercer lugar en desarrollo humano a escala nacional.(Foto Prensa Libre: María José Longo)

De acuerdo con el Informe Nacional de Desarrollo Humano 2015-2016, presentado ayer, Quetzaltenango posee una puntuación de 0.529, superado por Guatemala, con 0.614, y Sacatepéquez, con 0.567.

Según Gustavo Arriola, coordinador del Informe Nacional de Desarrollo Humano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, el país tiene un indicador medio bajo, pero en comparación con otros departamentos Quetzaltenango tiene indicadores más altos que el promedio y una pobreza multidimensional más baja que el resto del país.

Añadió que esos resultados se deben a la unión de sus pobladores y la concentración de la actividad económica, así como a la forma como los vecinos se organizan para superar los problemas que afrontan.

“Aquí se ha concentrado una buena parte de la actividad económica, el producto interno bruto de Quetzaltenango es más alto que el promedio y la organización de la población ha sido artífice de la construcción de una sociedad compleja, que  ha enfrentado los desafíos, como racismo y exclusión, de forma participativa”, refirió  Arriola.

Dificultades

A pesar de que Quetzaltenango supera a los departamentos del occidente en el IDH y tiene una condición sobresaliente en comparación con el resto del  país, el contraste con la pobreza que se vive en algunos de sus municipios es grande.

“El departamento tiene algunos de los municipios de menor IDH, como Cajolá y San Miguel Siguilá, que tienen altos índices de pobreza. Es un departamento muy diverso, pero con muchas brechas”, señaló Arriola.

A pesar de los resultados positivos para Quetzaltenango, expertos consideran que aún falta mucho por hacer, ya que para que exista un desarrollo humano pleno el índice debe ser de uno.

“El hecho de superar a otros departamentos se debe mucho a las remesas, a la urbanización y la desconcentración económica que ha tenido Quetzaltenango”, señaló Rolando Gutiérrez, investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.

Vecinos se quejan de la falta de mantenimiento a estructuras emblemáticas.(Prensa Libre: María José Longo)
Vecinos se quejan de la falta de mantenimiento a estructuras emblemáticas.(Prensa Libre: María José Longo)

El hecho de que Quetzaltenango tenga un nivel más alto que otros departamentos no significa que no haya privaciones, pues el informe detalla que seis de cada 10 habitantes vive en condiciones de pobreza multidimensional, el 54% de la población no cuenta con ingresos suficientes para cubrir la canasta básica y el 34% vive en condiciones de hacinamiento.

Otros indicadores preocupantes son que el 78% de la población no posee cobertura en salud, y que el 38% tiene acceso limitado al agua y el 9% no se beneficia con ese servicio.

“En las comunidades está la realidad. Es ahí donde no hay acceso a salud y el Gobierno no busca los lugares donde están los problemas  para aportar soluciones”, dijo Irma Valey, integrante del Consejo de Guías Espirituales Balam Saqb’e.

Según el informe, se prevé que para el 2020 en Quetzaltenango haya 959 mil 47 habitantes, pues tiene una tasa de fecundidad de 3.2%.

Amenazas

Contar con los índices de desarrollo humano permite a los departamentos evaluar amenazas y tomar acciones para     mejorar y prevenir que la situación empeore.

Parque central de Quetzaltenango.(Prensa Libre: María José Longo)
Parque central de Quetzaltenango.(Prensa Libre: María José Longo)

“Es un desafío construir un índice de desarrollo más avanzado. Es importante para Quetzaltenango progresar más a sus municipios, los desafíos están relacionados con la falta de resiliencia, porque si la ciudadanía no está empoderada se puede regresar a la pobreza”, dijo Arriola. 

Para Gutiérrez, las amenazas empiezan cuando el Gobierno no conoce los resultados del informe y continúa pasivo en la  inversión pública.

“Para mejorar la situación se necesita infraestructura, carreteras y caminos vecinales, y protección de los recursos naturales”, resaltó Gutiérrez.