Quetzaltenango

Reconocen labor de tres maestras quetzaltecas

En  reconocimiento y estímulo a su destacada labor, tres docentes de Quetzaltenango recibieron la Orden Profesora María Chinchilla, por su proyección social, fomento al idioma materno y gestión de recursos para su centro educativo.

Por María José Longo

De izquierda a derecha, María Lucas, Aury Cifuentes y Lucila Ramirez, las tres maestras homenajeadas. (Foto Prensa Libre: María José Longo)
De izquierda a derecha, María Lucas, Aury Cifuentes y Lucila Ramirez, las tres maestras homenajeadas. (Foto Prensa Libre: María José Longo)

La Dirección Departamental de Educación (Dideduc) entregó una medalla y un diploma a las maestras Lucila Ramírez, de  preprimaria; Aury Cifuentes, de  primaria; y María Lucas, de  nivel medio. Junto a las tres maestras destacadas también se reconoció el esfuerzo de otros  siete maestros, a quienes se les  concedió  una mención honorífica.

El trabajo de las maestras destaca entre los más de 10 mil docentes de Quetzaltenango, lo que ha hecho que su trayectoria se tome en cuenta para el homenaje.

En el caso de Cifuentes, quien tiene 30 años de docencia, cuando llegó hace 25  a la Escuela Oficial Rural Mixta Aldea Ranchería, Cabricán,   el plantel tenía únicamente dos aulas y la dirección. Debido a las necesidades que observó, la maestra decidió hacer  gestiones  y consiguió que se construyeran  cuatro aulas más, una cancha polideportiva,  muro perimetral,   cocina y servicios sanitarios.

Auri Cifuentes, maestra

“Decidí ser maestra porque quería ser creadora, me gusta transformar a los niños, cuando ellos llegan al aula van con múltiples problemas como la pobreza, desintegración familiar, desnutrición, entre otros, y es ahí donde está el trabajo como docentes para cambiarles la vida, a ese cambio yo le llamo educación”.

“Decidí ser maestra porque quería ser creadora, me gusta transformar a los niños, cuando ellos llegan al aula van con múltiples problemas como la pobreza, desintegración familiar, desnutrición, entre otros, y es ahí donde está el trabajo como docentes para cambiarles la vida, a ese cambio yo le llamo educación”, enfatizó Cifuentes.

La experiencia de Lucas en la docencia le permitió trabajar 24 años con estudiantes de primaria y por 19 lo ha hecho en el ciclo básico. Además, trabajó tres años como docente universitaria. En la actualidad  labora en el Instituto Mixto de Educación Básica por Cooperativa de CaSaveSavebricán. Cuando impartió clases en primaria promovió el idioma de la localidad.

Para Ramírez, quien  fue homenajeada por su trabajo en preprimaria,  trabajar con niños le da felicidad.  “Lo más especial de ser maestra es trabajar con niños que nos dan todos los días una sonrisa. Si uno va triste, ellos alegran la vida. Es una satisfacción laborar con ellos. Le agradezco a Dios por tener un trabajo fijo”.

María Lucas, docente

“Lo más difícil es entender y saber las características de cada alumno porque cada quien tiene su manera de ser, para una buena educación esta debe ser individual porque si generaliza no llega a conocer a fondo a los estudiantes”. 

María Lucas, por su parte, expuso: “Lo más difícil es entender y saber las características de cada alumno porque cada quien tiene su manera de ser, para una buena educación esta debe ser individual porque si generaliza no llega a conocer a fondo a los estudiantes”. 

Trayectoria

Carlos López, director departamental de Educación, señaló que la Orden Profesora María Chinchilla   es un reconocimiento a  maestros destacados por su trayectoria y currículo. Agregó que el homenaje también recuerda lo sucedido hace 73 años,  el 25 de junio de 1944,  fecha en la que  Chinchilla  murió cuando participaba en una manifestación contra la represión del régimen de Jorge Ubico