Quiché

Mujer pide perdón por haber dirigido una turba que retuvo a vecinos y autoridades

La lidereza Sebastiana María Morales, sindicada de haber dirigido una turba que retuvo a un grupo de vecinos y autoridades que en el 2009 realizaban diligencias para hacer exhumaciones en Pocohil Primero, Chichicastenango, Quiché, pidió perdón públicamente a sus víctimas como parte de un criterio de oportunidad otorgado por un juez.

Por Héctor Cordero

Sebastiana Morales pide perdón a las autoridades indígenas de Chichicastenango. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)
Sebastiana Morales pide perdón a las autoridades indígenas de Chichicastenango. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)

Claudia López de la Vega, agente de la Fiscalía de Derechos Humanos del Ministerio Público (MP), indicó que en el 2009 un grupo de vecinos solicitaron se rechazaran varias exhumaciones en Pocohil Primero, para buscar los restos de sus familiares supuestamente asesinados por patrulleros de Autodefensa Civil de ese cantón, en 1982.

En el 2009, Gerónimo Guarcas, quien promovió las exhumaciones para encontrar los restos de su padre, junto a representantes de la Fundación de Antropología Forense de Guatemala, fiscales del MP y la Procuraduría de los Derechos Humanos y de la Comisión Presidencial de Derechos Humanos (PDH), fueron agredidos por un grupo de vecinos que eran liderados por Sebastiana María Morales, quien acusó a los ofendidos de guerrilleros.

Por ese hecho se solicitaron 13 órdenes de captura, pero solo se presentaron cinco personas, de las cuales a cuatro se les brindó procedimiento abreviado y a Morales el MP solicitó un criterio de oportunidad, el cual fue otorgado por el Juzgado de Mayor Riesgo D de Guatemala y dentro del proceso se pidió que se realizara una actividad dónde públicamente la acusada pidiera perdón a sus víctimas.

Este martes, Morales llegó al atrio de la Iglesia del Calvario de Chichicastenango y frente a representantes de la alcaldía indígena de ese municipio, fiscales del MP y pobladores se hincó ante sus víctimas y les pidió perdón, además, les dijo que podían regresar a su comunidad sin ningún temor porque no les pasaría nada.

La sindicada también pidió perdón a una de las víctimas. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)
La sindicada también pidió perdón a una de las víctimas. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)

Luego, Morales se hincó ante las autoridades indígenas de Chichicastenango y también les pidió perdón por lo que hizo.

Primer perdón

López de la Vega informó que este el primer perdón público que se realiza en ese departamento.

A los comunitarios les pedió no aplicar un castigo comunitario cuando el MP haga su trabajo porque puede haber intereses personales como lo sucedió en el 2009.

“Esta es una forma de solucionar los conflictos y buscar que tanto víctimas como victimarios puedan vivir en paz, la comunidad de Pocohil Primero está pendiente de este fallo porque Morales es muy conocida en ese lugar”, puntualizó López.

Guarcas aceptó el perdón de Morales, pero dijo que no regresaría a Pocohoil Primero. “No regresaré a mi comunidad, pues temo por mi integridad física", señaló.

El acto público se llevó a cabo en el atrio del Calvario de Chichicastenango. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)
El acto público se llevó a cabo en el atrio del Calvario de Chichicastenango. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)

Recordó que en el 2009 salieron huyendo de su comunidad tres familias que buscaban realizar 14 exhumaciones de sus familiares desaparecidos durante el conflicto armado interno en Quiché.

“Cuando entramos al terreno de un vecino, Sebastiana empezó a gritar que queríamos golpear al propietario del terreno, pero era falso porque contábamos con el permiso del propietario, luego, empezó a sonar los gorgoritos señal de peligro y pasó lo que pasó. Ella sabe por qué lo hizo”, manifestó Guarcas.

Captura

El pasado fin de semana Sebastián Martín Salvador, fue capturado por este mismo caso en el mercado de Chichicastenango, sindicado de discriminación, abuso de autoridad, coacción, desorden público, tortura, resistencia con agravación, resistencia con agravación específica, instigación a delinquir y detención ilegal, por una orden de captura que tenía desde el 2012.