Quiché

Niño muere a manos de delincuentes que saquearon su vivienda

Haber presenciado como un grupo de hombres saqueaba su vivienda le costó la vida a un niño de 12 años, en Pachoj, Chichicastenango, Quiché.

Por Héctor Cordero

El cuerpo de Jafeth Absalón Xirum Chinol fue localizado a pocos metros de su vivienda, en Pachoj, Chichicastenango, Quiché. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)
El cuerpo de Jafeth Absalón Xirum Chinol fue localizado a pocos metros de su vivienda, en Pachoj, Chichicastenango, Quiché. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)

Jafeth Absalón Xirum Chinol se quedó solo en casa mientras sus padres vendían verduras en un mercado local, lo que fue aprovechado por delincuentes que ingresaron en el inmueble para robar, pero no conformes con eso dieron muerte al pequeño.

Miguel Xirum, padre del menor, relató que regresaron a su vivienda a eso de las 19 horas del miércoles último y encontraron las puertas abiertas y sus pertenencias desordenadas y  su hijo no aparecía por ningún lado, por lo que alertaron a la Policía Nacional Civil (PNC).

Luego de un rastreo, los agentes localizaron el cuerpo del menor, el cual estaba entre matorrales, a pocos metros del inmueble. Estaba amarrado de pies y manos y tenía señales de haber sido estrangulado, señala el informe oficial.

Conocía a victimarios

Ángel Vargas, oficial de la PNC, dijo que manejan la hipótesis de que el niño pudo haber conocido a sus victimarios, por lo que estos optaron por asesinarlo. Agregó que lo criminales se llevaron un televisor, ropa típica y otras pertenencias de la familia.

En el lugar se encontró un teléfono celular, que según la familia, no les pertenece, por lo que creen que uno de los delincuentes lo dejó tirado. Peritos del Ministerio Público (MP) recabaron  evidencias en busca de pistas que permitan dar con los responsables del crimen.

No permiten que se lleven el cuerpo

El padre del niño y vecinos que llegaron al lugar no permitieron que los fiscales del MP enviaran el cuerpo al Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Santa Cruz del Quiché, lo que  ahora dificulta  el avance de la investigación.

La muerte del menor consternó a vecinos, quienes de inmediato se organizaron para buscar a los criminales, por lo que grupos de pobladores se armaron con palos y machetes para patrullar la zona.

Sebastián Morales, vecino de Pachoj, manifestó su preocupación por el crimen, pues asegura que nunca se había visto algo parecido en la comunidad.

Agregó que no permitirán que la delincuencia se apodere del pueblo y se han organizado con otras comunidades para garantizar la seguridad de los vecinos.