San Marcos

Agentes de la PMT infraccionan vehículo en cuyo interior había un cadáver 

Sin percatarse de que en el interior había un cadáver, agentes de la PMT de San Pedro Sacatepéquez, San Marcos, infraccionaron una camioneta agrícola que fue estacionada en un lugar prohibido.

Por Whitmer Barrera

El hecho se registró en el estacionamiento de taxis del parque central, donde el vehículo de modelo reciente fue abandonado en horas de la mañana, por lo que agentes de la Policía Municipal de Tránsito (PMT) emitieron una remisión de Q500, pues a pesar de que una de las ventanas estaba abierta, no se percataron que en los asientos traseros había un hombre muerto.

Minutos después, vecinos del sector se percataron de que en el interior de la camioneta había un cadáver, por lo que alertaron a las autoridades. Se trata de Jairo Lifido Carreto López, de 42 años, originario de San Antonio Sacatepéquez, San Marcos, y residente en la zona 4 de Huehuetenango. Según versiones preliminares, tiene señales de violencia.

“Nos informaron que una camioneta tipo agrícola estaba abandonada en el parqueo de taxis y constatamos que había una persona fallecida. Se observan cerca del cadáver unas pastillas”, comentó Iván Ardiano, jefe de la sub estación de la Policía Nacional Civil (PNC).

Fiscales del Ministerio Público y agentes de la División Especializada en Investigación Criminal recaban evidencia para esclarecer la muerte Jairo Carreto. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)
Fiscales del Ministerio Público y agentes de la División Especializada en Investigación Criminal recaban evidencia para esclarecer la muerte Jairo Carreto. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)

De acuerdo con Julio Fuentes, vocero de los Bomberos Municipales, la víctima tiene golpes en el rostro; sin embargo, dijo que las autoridades competentes serán las encargadas de determinar qué fue lo que sucedió.

Durante el tiempo que duró la diligencia, al lugar no se presentó ningún pariente de Carreto que pudiera dar más detalles de lo que pudo haber ocurrido.

Las autoridades tratan de establecer qué fue lo que sucedió, pues las llaves del vehículo estaban puestas en su lugar, por lo que de manera preliminar se descarta un robo.