San Marcos

Gemelo que sobrevivió entre la milpa se recupera en un hospital

Uno de los gemelos que sobrevivió luego de ser abandonado junto con su hermano, al nacer, en un cultivo de maíz, en San Lorenzo, San Marcos, se recupera en el intensivo de neonatos del Hospital Nacional de San Marcos, donde se informó que está fuera de peligro. 

Por Whitmer Barrera

Los bebés fueron encontrados en un cultivo de maíz a la orilla del camino. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)
Los bebés fueron encontrados en un cultivo de maíz a la orilla del camino. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)

Según Alfredo Longo, director del hospital, el menor permanece en incubadora y le suministran medicamentos. “Fue producto de un parto gemelar, pero solo uno sobrevivió. Se encuentra en el área de recién nacidos y la salud está bastante estable y dependiendo de su evolución en los próximos días, será egresado del hospital”, explicó Longo. 

Agregó que los gemelos tienen tendencia a ser más pequeños que los demás niños, pero la evolución de este menor es favorable.

María Esperanza Castañón, de 28 años, madre de los gemelos que nacieron entre la tierra en un cultivo de maíz a eso de las 11 horas del martes último, fue capturada por agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y luego fue trasladada a la unidad de Maternidad del hospital, para que recibiera atención postparto.

Se justifica

Al ser consultada, Castañón afirmó que no fue su intención que el parto ocurriera como finalmente se registró, entre la milpa, pues todo estaba planificado para que una comadrona la atendiera el 31 de este mes, según sus empíricas cuentas.

“Yo iba hacia el campo de futbol porque allí termino el desfile y tenía que recoger a mi hijo. Me dieron ganas de orinar e ingresé al terreno —en medio de la milpa—, pero en eso empezó a salir mi niño. Lo raro fue que no sentí ningún dolor. Me asusté cuando sentí que venía otro y no tuve nada que hacer porque yo sabía que estaba para el 31 de julio”, aseguró.

Entre lágrimas, afirmó que se arrepiente de haber salido de su casa, porque al regresar al terreno junto a su hijo que había desfilado, no localizó a sus recién nacidos. “Yo regresé junto a mi niño, pero ya no encontramos nada. Me dijo que mejor nos fuéramos a la casa”, aseguró Castañón.

Para controlarle la hemorragia, propia del parto, el juez de Paz de San Lorenzo ordenó que María Esperanza Castañón permanezca bajo custodia policial en el hospital y en horas de la tarde espera tener en sus brazos a su hijo sobreviviente para alimentarlo por primera vez.

Mientras tanto sus otros dos hijos, de 7 y 10 años, bajo la coordinación de la Procuraduría General de la Nación (PGN) fueron entregados momentáneamente a una familiar, ya que el padre de los gemelos la abandonó y es alcohólico.

El día del hecho

El martes último, vecinos escucharon llantos e ingresaron al campo para ver que sucedía. El hallazgo los horrorizó: se trataba de dos niños que al parecer tenían minutos de haber nacido, ambos tenían el cordón umbilical y placenta.

De inmediato dieron aviso a la PNC, que constató que uno de los dos recién nacidos ya había fallecido.

“Es un parto gemelar y prematuro. El bebé que sobrevivió está estable en lo que cabe”, dijo en esa ocasión Cali Fuentes, directora del CAP (Centro de Atención Permanence).

Lo que no se puede explicar el personal del CAP es por qué la madre no buscó servicios de Salud ya que estaba cerca del lugar del hallazgo de los bebés.Las autoridades sospechan que la madre no tenía intenciones de llegar a un centro asistencial y que pretendía abandonar a sus hijos. Otra hipótesis es que la mujer había viajado de lugares aledaños.

María Esperanza Castañón, de 28 años, fue detenida. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)
María Esperanza Castañón, de 28 años, fue detenida. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)

“Es lamentable que en estos tiempos todavía hay mujeres que no confíen en los médicos para atender su parto. Nosotros repudiamos estas noticias que como seres humanos nos debe hacer reflexionar que vamos por mal camino porque la culpa de nosotros los adultos no las tienen que pagar estos angelitos que nacieron en medio de la milpa”, dijo el vecino, Leonardo Ángel.

“Que Dios se apiade de esa mujer, espero que el bebé que está vivo se salve y confiamos en que Dios lo proteja y cuide de él”, añadió Alexander Maldonado, otro vecino.