La sinfonía del maestro Carlos Mérida

A 30 años de la muerte de Carlos Mérida, expertos reconocen la importancia de la obra del artista guatemalteco que dejó una huella indeleble  en América Latina, por su exquisitez, vanguardismo y colorido.

Por POR ÁNGEL ELÍAS

<p>Artista plástico guatemalteco marcó un estilo pictórico único&nbsp; en el continente.</p>
Artista plástico guatemalteco marcó un estilo pictórico único  en el continente.

Mérida nació en la Ciudad de Guatemala, el 2 de diciembre de 1901. Durante sus primeros años estudió música con el maestro Jesús Castillo, pero por una esclerosis auditiva tuvo que dejar sus estudios.

Según varios críticos, la obra de Mérida está llena de musicalidad e impregnada de temas mayas que la hacen única en su clase. “Podemos decir que el arte de Mérida marcó una escuela, una tendencia, como lo hizo Picasso en Europa”, indica Ricardo Martínez, quien ha difundido la obra de Mérida desde la galería del Banco de Guatemala.

Línea artística

En 1909, Mérida comenzó a tener contacto con los maestros Jaime Sabartes, Carlos Valenti y Rafael Yela Günther, con quienes comenzó a intercambiar inquietudes artísticas.

Junto a Valenti viajó a Francia en 1912, donde comenzó su formación cultural y pictórica, fundamental para su obra posterior. Con una carta de Sabartes, quien fue el biógrafo de Pablo Picasso conocieron a este artista español. A los cuatro meses de su arribo a París, Valenti se suicidó, lo cual marcó profundamente a Mérida. El maestro regresó a Guatemala en 1914 e inauguró su primera exposición en Quetzaltenango.

En 1919 se trasladó a México, junto a su esposa Dalila Gálvez, e intervino activamente en la renovación del muralismo en ese país. En 1945 pintó la serie Divagaciones plásticas, alrededor de un tema azteca, en la que sintetiza los elementos decorativos de la arquitectura precolombina, a través de la creación de un sistema de signos de figuras cambiantes.

“Es importante reconocer la labor de Carlos Mérida en la plástica de todo el continente. Es toda una figura en lo relacionado con la plástica local. Es una figura de alto nivel, a quien poco se le recuerda, pero que está siempre presente en todos sus murales”, dice el artista Luis Díaz.

Influencia maya

Para Carlos Mérida la influencia maya en su trabajo fue fundamental para mostrar al mundo su particular estilo. “Cuando Mérida vuelve de Europa retoma sus raíces mayas, con las cuales había perdido contacto. Las formas prehispánicas, el pasado de Guatemala, es el tema que definió la línea plástica del maestro”, recuerda Martínez.

Su trabajo

Mérida fue el primero que respondió al llamado para elaborar murales en el Centro Cívico. “Junto a Grajeda Mena, Roberto González Goyri y Efraín Recinos comenzó a darle forma a ese conjunto arquitectónico. Es el único que tiene murales en los edificios del Banco de Guatemala, el Crédito Hipotecario Nacional, el edificio del IGSS y la Municipalidad”, señala Martínez.

Muchos de los murales de Mérida están deteriorados. “Es una verdadera pena que las autoridades de gobierno no sepan ni quién fue el maestro Mérida y que sus obras se destruyan con el tiempo”, lamenta Díaz.

Mérida falleció en la Ciudad de México, el 21 de diciembre de 1984, luego de un derrame cerebral.

Artista

Carlos Mérida creó un estilo que se denominó abstracto geometrizante.

Desde 1950, su arte experimenta ciertos cambios y su obra ofrece un estilo más próximo al constructivismo.

En 1956 creó en el palacio municipal capitalino un mosaico de vidrio llamado La mestiza de Guatemala.

En 1965 recibió la medalla de oro de la Dirección General de Cultura y Bellas Artes de Guatemala.

Fue distinguido con la Orden del Águila Azteca, de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, en 1980.