Fútbol Internacional

Atlético y Real sin hacerse daño en el Calderón

El Atlético de Madrid y Real Madrid empataron sin goles en el partido de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa.

Por Marcela Morales

Cristiano Ronaldo pelea por el balón contra Koke y Mario Suárez en el estadio Vicente Calderón. (Foto Prensa Libre: AP)
Cristiano Ronaldo pelea por el balón contra Koke y Mario Suárez en el estadio Vicente Calderón. (Foto Prensa Libre: AP)

Con un Real Madrid que llegó a proponer a un Atlético que se mostró reservado en los primeros minutos de juego el partido se volvió interesante conforme fue pasando el tiempo.

El semifinalista se definirá en el partido de vuelta que se disputará el próximo miércoles 22 de abril en el estadio Santiago Bernabéu.

Jan Oblak se convirtió en la figura inesperada del Atlético. El arquero esloveno, que casi no contaba para Diego Simeone hace un mes, mantuvo con vida a los rojiblancos con varias intervenciones decisivas en la primera mitad, dominada por completo por el conjunto merengue.

El Atlético mostró otra imagen en la segunda parte, pero lejos de su mejor versión. Lo mejor para el Atlético fue mantener su portería a cero. El Madrid sigue sin ganar al Atlético desde la final de la Copa de Europa el año pasado en Lisboa, pero se mostró superior en juego y ocasiones y corrigió los desajustes que le han llevado a perder cuatro de los últimos siete derbis.

El Vicente Calderón rugió para recibir a sus jugadores en una noche de emociones fuertes y el pesado recuerdo de Lisboa, donde un gol de Sergio Ramos sobre la hora inclinó la balanza en favor del Madrid. Pero como si fuera una continuación de aquella final, el Madrid pudo adelantarse nada más comenzar el partido.

Diego Godín se hizo un lío en la salida de balón, Gareth Bale le robó la cartera y, libre de marca, se plantó solo ante Oblak. El arquero tapó el mano a mano cuando la afición madridista cantaba el gol.

El susto inicial paralizó al Atlético. El Madrid tomó el mando y empezó a encerrar a los de Simeone en su área. Pero faltó precisión en el remate. Las cabalgadas de Dani Carvajal y Marcelo hasta la línea de fondo no encontraban ni a Cristiano Ronaldo ni Karim Benzema. Y el Atlético, más cómodo en el repliegue, esperaba oportunidad para salir a la contra.