Fútbol Internacional

De estadio mundialista a oficinas del gobierno regional

El estadio de Brasilia, el más caro de los doce construidos para el Mundial de 2014 y que en lo que va de este año solo ha sido sede de dos partidos de fútbol, acogerá desde este mes las oficinas de tres secretarías del gobierno regional.

Por Brasilia/EFE

El pasado 5 de julio, el estadio Mané Garrincha fue sede del  juego mundialista entre las selecciones de  Argentina y Bélgica durante la Copa del Mundo de Brasil 2014. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El pasado 5 de julio, el estadio Mané Garrincha fue sede del juego mundialista entre las selecciones de Argentina y Bélgica durante la Copa del Mundo de Brasil 2014. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Portavoces de la Gobernación del Distrito Federal de Brasilia ratificaron hoy que las secretarías de Deporte, Desarrollo Económico y Desarrollo Social pasarán a funcionar en las oficinas del estadio Mané Garrincha, en el marco de un plan de reducción de gastos diseñado por las autoridades de la ciudad.

Según dijeron a la agencia de noticias Efe fuentes del gobierno regional, esas tres secretarías funcionan actualmente en edificios alquilados por el gobierno local, que prevé con la mudanza un ahorro cercano a los 10 millones de reales (3,3 millones de dólares) por año.

El coloso de concreto tiene capacidad para 72 mil espectadores y su construcción demandó una inversión del orden de los Un mil 600 millones de reales (533 mil 300 millones de dólares al cambio actual).

Su alto coste y el hecho de que el futbol es algo ajeno a la capital brasileña, que desde hace más de una década no tiene un equipo en la primera división, fueron objeto de duras críticas desde que fue anunciada su construcción, sobre las bases de un antiguo estadio que tenía capacidad para 40 mil personas.

Según estadísticas oficiales, el estadio solo se llenó durante algunos de los siete partidos que acogió del Mundial Brasil 2014, pero desde entonces sus tribunas no han vuelto a estar repletas.

En lo que va de este año, solamente se han jugado dos partidos amistosos, con clubes de dimensión nacional, como el Flamengo y el Cruzeiro, que pese a su arrastre no llegaron a llenar las gradas.

Su amplio estacionamiento, que tiene capacidad para unos 8 mil vehículos, luce virtualmente vacío desde que acabó el Mundial y es utilizado para aparcar diariamente unos 400 autobuses de transporte público.

Desde el Mundial, el estadio ha sido usado eventualmente para algún espectáculo musical y hasta para bodas colectivos, como la que el año pasado sirvió para unir sobre el césped del Mané Garrincha a un centenar de parejas.