Fútbol Internacional

El banco UBS, interrogado en conexión con el escándalo de la FIFA 

El UBS, principal banco suizo, anunció el martes que había sido interrogado en relación con el escándalo de corrupción de la FIFA y que estaba cooperando con las autoridades suizas.

Por Suiza/AFP

EL Banco USB, uno de los principales de Suiza, fue interrogado por el escándalo de corrupción de la FIFA. (Foto Prensa Libre: AP)
EL Banco USB, uno de los principales de Suiza, fue interrogado por el escándalo de corrupción de la FIFA. (Foto Prensa Libre: AP)

Al igual que otras instituciones financiera, UBS recibió un requerimiento sobre “las cuentas de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA)”  y las “personas y entidades relacionadas” , anunció el banco en el informe de resultados difundido el martes.

“UBS está cooperando con las autoridades” , agregó.

El viernes, su rival Crédit Suisse, número dos del sector bancario en Suiza, también reveló en su informe trimestral haber sido interrogado, y precisó que esas solicitudes emanaban de las autoridades estadounidenses y suizas.

Millones de dólares

  • La justicia de Estados Unidos evalúa en 150 millones de dólares  en sobornos y retrocomisiones que habrían circulado en la cumbre del fútbol desde los años 1990.

Estas autoridades intentan determinar si las instituciones financieras interrogadas permitieron transacciones sospechosas o irregulares, o incumplieron sus obligaciones relativas a la legislación sobre blanqueo de dinero, según precisó Crédit Suisse, que también aseguró haber cooperado.

Según la ley antiblanqueo suiza, los bancos están obligados a señalar las cuentas sospechosas

La justicia de Estados Unidos evalúa en 150 millones de dólares  (EUR 132 millones) los sobornos y retrocomisiones que habrían circulado en la cumbre del fútbol desde los años 1990.

En Alemania

La cima del fútbol alemán está en el punto de mira de la justicia: los registros llevados a cabo este martes en la Federación  (DFB) , sacudida desde hace semanas por un presunto escándalo en torno a la atribución del Mundial-2006 y cuyas explicaciones son difíciles de creer.

Estas búsquedas están motivadas por las sospechas de fraude fiscal y no se refieren a posibles actos de corrupción o abuso de bienes sociales, como inicialmente había previsto la justicia: Estos hechos están prescritos, indicó en un comunicado Nadja Niesen, portavoz de la fiscalía de Fráncfort, que comenzó en octubre un examen preliminar del caso.

En el centro de las cuestiones, el famoso pago de 6,7 millones de euros efectuado hace diez años por el Comité de Organización alemán de la Copa del Mundo 2006.