Fútbol Internacional

La Confederación Brasileña de Futbol sigue perdiendo patrocinadores

La Confederación Brasileña de Futbol (CFB) ha perdido cinco importantes patrocinadores en los últimos 18 meses, mientras su presidente y sus dos antecesores enfrentan cargos por corrupción.

Por Brasil/AP

El presidente de la Confederación Brasileña de Futbol (CBF), José María Marín, está a la espera de juicio por actos de corrupción (Foto Prensa Libre: tomada de internet)
El presidente de la Confederación Brasileña de Futbol (CBF), José María Marín, está a la espera de juicio por actos de corrupción (Foto Prensa Libre: tomada de internet)

El último patrocinador en irse fue Samsung, que se suma a Michelin y Gillette como grandes auspiciadores que abandonan la CBF, cuyo presidente, Marco Polo del Nero, está acusado en los Estados Unidos de fraude y crimen organizado.  

La CBF confirmó la salida de Samsung, pero declinó comentar. El portal de la confederación muestra que le quedan 10 patrocinadores, incluyendo Nike, Chevrolet y MasterCard.

Reportes en Brasil dicen que Samsung pudiera haber pagado 20 millones de dólares para rescindir su acuerdo de patrocinio.

La compañía surcoreana ha sufrido pérdidas financieras recientemente relacionadas con el retiro de su celular Galaxy Note 7.

Gillette, propiedad de Proctor & Gamble, dejo su acuerdo con la CBF hace 11 meses y le dijo entonces al periódico Folha de S.Paulo que estaba “comprometida con una ética sólida y buscamos socios que coincidan con nuestros valores”.

En exceso 

Erich Beting, dueño de la compañía de mercadeo Maquina do Esporte, dijo que la crisis económica en Brasil es un factor también en la salida de patrocinadores. Dijo que los patrocinadores pagaron excesivamente en el proceso de la Copa del Mundo del 2014. 

“Las sumas que la CBF estaba recibiendo eran muy altas, mayormente porque el torneo se estaba jugando aquí”, le dijo Beting a The Associated Press. “La crisis económica de Brasil está haciendo que las compañías vuelvan a examinar sus inversiones”.

El portal de la CBF muestra que los ingresos por patrocinio aumentaron considerablemente antes de la Copa del Mundo del 2014.    

Los rumores sobre corrupción en la CBF han existido durante décadas, pero fueron centro de atención cuando altos funcionarios de futbol fueron arrestados en Suiza en mayo del 2015.

Entre ellos estuvo José María Marín, entonces presidente de la CBF que fue extraditado a los Estados Unidos y espera juicio por corrupción.    

Marín pagó una fianza de 15 millones de dólares y está bajo arresto domiciliario en un apartamento en Nueva York. El juicio deberá comenzar en noviembre del 2017. 

Su predecesor, Ricardo Teixeira, y el actual presidente Del Nero, también enfrentan cargos en los Estados Unidos, pero no han sido extraditados.  

Brasil tiene un tratado de extradición con los Estados Unidos, pero raramente extradita a sus ciudadanos. Sin embargo, las autoridades legales en el país están cooperando con sus contrapartes estadounidenses en los procesos contra Del Nero y Teixeira.