Fútbol Internacional

Las cinco claves de la Liga de Zidane

El Real Madrid vuelve a reinar en España tras conquistar cinco años después una Liga, que señala al técnico Zinedine Zidane como el gran triunfador gracias a su gestión del vestuario, la forma de sacar partido a toda su plantilla, el descanso de Cristiano Ronaldo y aspectos tácticos claves.

Por Madrid/AFP

Archivado en:

LaLiga Real Madrid Zidane
Zinedine Zidane es cargado por sus jugadores momentos después de haber ganado LaLiga. (Foto Prensa Libre: EFE).
Zinedine Zidane es cargado por sus jugadores momentos después de haber ganado LaLiga. (Foto Prensa Libre: EFE).

Las claves de la Liga de Zidane son:

  • 1. El descanso de Cristiano Ronaldo:

Nunca hasta Zidane un entrenador había tenido el poder de convencer al astro portugués de tener descanso total en partidos de Liga y quedarse fuera de las convocatorias. Hasta nueve jornadas se quedó fuera Cristiano con descansos que le sirvieron para llegar al final de temporada en el mejor estado que se le recuerda en los últimos años. Lo plasmó con goles y liderazgo después de dar un paso en el que también ha sido decisivo el técnico francés, abandonar la banda izquierda y pasar a jugar de delantero centro. El predicamento de Zizou sobre Cristiano es un factor decisivo.

  • 2. La gestión del vestuario:

Zidane heredó un vestuario que no comulgaba con las ideas y la forma de trabajar del anterior entrenador, Rafa Benítez, y consiguió lo más difícil, que todos los integrantes de la plantilla le respeten y acaten sus decisiones. Ningún jugador, pese a casos dolorosos como los del colombiano James Rodríguez, Isco Alarcón al inicio de temporada o lvaro Morata ha provocado ningún incendio público que afectase al Real Madrid. Sólo James tras el Mundial de Clubes hizo unas declaraciones que incluso fueron justificadas por su entrenador por la frustración que podía sentir al no tener continuidad. Ese respeto de toda la plantilla a las decisiones de su entrenador, incluso admiración de los pesos pesados por el que fue uno de los mejores jugadores del mundo, son la base del éxito grupal.

  • 3. Del 4-3-3 de Bale al 4-4-2 con Isco:

En función de sus jugadores y el estado de los mismos, Zidane tuvo varios sistemas que emplear. Con Gareth Bale sano el 4-3-3 fue prácticamente inamovible. Sin el galés, acabó imponiéndose un 4-4-2 que ha tenido gran importancia en la recta final de la Liga y una racha ganadora con la que el Real Madrid se levantó del golpe del clásico ante el Barcelona. Añadiendo un centrocampista más y dando libertad de movimiento a Isco, que el malagueño convirtió en un gran protagonismo, apareció una regularidad en los resultados y el buen fútbol. Los dibujos tácticos son una faceta en la que el entrenador francés ha ido mejorando en el tiempo que lleva en la elite.

  • 4. Las rotaciones:

Nunca en la historia de la Liga hubo una plantilla que se proclamase campeona con hasta 20 jugadores superando los 1.000 minutos disputados. Zidane instaura una nueva forma de manejar los equipos, apostando de verdad por las rotaciones masivas, con hasta nueve cambios de un partido a otro en su equipo y recibiendo siempre el premio del que pasó a llamarse como segunda unidad. Consiguió tener enchufados siempre a todos sus jugadores, salvo Fabio Coentrao, que incluso llegó a admitir problemas psicológicos por la responsabilidad de defender la camiseta madridista. Ante la posibilidad de jugar en el siguiente partido, sus jugadores respondieron mostrando siempre un gran estado de forma. El fichaje como preparador físico de Antonio Pintus fue un acierto del entrenador francés.





  • 5. La pizarra de Zizou:

Las jugadas de estrategia salvaron muchos partidos al Real Madrid, y no solo con una sociedad perfecta que ya forma parte de la historia del equipo blanco, la que integran Kroos y Sergio Ramos, sino que muchos jugadores resolvieron encuentros que se complicaban con acciones a balón parado fruto de la pizarra y el ensayo en entrenamientos. Un total de 16 goles han surgido de saques de esquina, aprovechando el poder aéreo blanco, o centros de faltas laterales. Históricamente, el conjunto blanco era conocido por la falta de concentración en la defensa de este tipo de jugadas. Zidane ha dado la vuelta a esa situación y es ahora él quien más las explota.