Fútbol Internacional

Balotelli debuta con doblete y Niza alcanza a Mónaco en cabeza

El italiano Mario Balotelli debutó con muy buenas sensaciones y un 'doblete' como nuevo jugador del Niza, consiguiendo los dos primeros tantos de su nuevo equipo en la victoria 3-2 ante el Marsella (14º), este domingo en la 4ª jornada de la Ligue 1 francesa.

Por París/AFP

Archivado en:

Ligue 1 Mario Balotelli Niza
Balotelli celebra uno de sus goles este domingo. (Foto Prensa Libre: AFP)
Balotelli celebra uno de sus goles este domingo. (Foto Prensa Libre: AFP)

Balotelli abrió el marcador de penalti en el minuto 7, pero el Marsella remontó provisionalmente con los tantos de Florian Thauvin (14) y Bafetimbi Gomis (73 de penalti). 'Balo' puso en pie a los suyos logrando el 2-2 en el 78 y Wylan Cyprien firmó el gol del triunfo local en el 87.

Gracias a su victoria, el Niza (2º) pudo alcanzar a 10 puntos en cabeza al Mónaco, que es líder por una mejor diferencia de goles (+6 contra +3) y que el sábado había aplastado 4 a 1 como visitante al Lille (15º).

A un punto de Mónaco y Niza está el Metz (3º), que este domingo ganó 3-0 en Nantes (18º), y el Burdeos (4º), que el sábado se impuso 3-1 en Lyon (8º).



El Niza busca tomar el protagonismo en la Ligue 1 de Francia. (Foto Prensa Libre: EFE)
El Niza busca tomar el protagonismo en la Ligue 1 de Francia. (Foto Prensa Libre: EFE)


El Guingamp, con 8 puntos, es quinto, mientras que el Rennes, con 7, es sexto. El campeón París Saint-Germain, que el viernes decepcionó empatando 1-1 en casa con el Saint-Etienne, suma también 7 puntos y tiene que conformarse por ahora con la séptimo posición.

Con su penalti y su gol de cabeza elevando por encima del portero, Balotelli logró sus primeros goles desde hace seis meses.

No había anotado desde el 1 de marzo, con el Milan contra el Alessandria (5-0) de la segunda división en las semifinales de la Copa de Italia. En la liga no había anotado desde el 22 de septiembre de 2015, cuando marcó de falta directa en la victoria sobre el Udinese (3-2).

La ovación que se ganó ya en su primer partido con el Niza puede marcar un nuevo punto de partida para una exestrella caída en desgracia, que viene de pasar dos temporadas casi invisibles, primero con el Liverpool y luego con el Milan.