Economía

¿Cuántas horas de trabajo producen el mejor resultado?

Nuestros códigos de trabajo han registrado un número de horas que debemos cumplir en el lugar de trabajo, atendiendo una serie de aprendizajes a través de la historia.

Por Yesid Barrera

Inicialmente esclavitud, luego 18 horas en EE. UU., 15 en Gran Bretaña, hasta llegar a 8 horas diarias como fórmula aceptada. La reflexión para hoy es: ¿sigue siendo válida esa medida?

Robert Owen, uno de los promotores de ciertas luchas sociales, ya por 1810 decía que la calidad del trabajo de un obrero debería tener relación directa y proporcional con la calidad de vida del mismo, esa frase fue conocida hace más de 200 años y sigue vigente, con el único cambio de que ahora no deberíamos hablar de obreros.

Las fábricas se convirtieron en famiempresas, microempresas, pequeñas y grandes organizaciones.

Desafortunadamente, algunos directivos, amos y jefes empresariales, no hemos comprendido que los cambios ocurridos en el medio han impactado en todos los quehaceres sociales, políticos, económicos y por ende culturales de los trabajadores, pero mientras sigamos hablando de subordinados, retornaremos a la primera fase, la esclavitud, sin posibilidad de entender que la Revolución Industrial ya es historia y que estamos frente a otros agites económicos y nuevos modelos organizacionales.

En nuestras investigaciones, ya expresadas en otros artículos, hemos señalado que en promedio se trabaja a nivel ejecutivo entre 11 y 13 horas, con todo lo que implica para esos ejecutivos posibilitar una vida que incluya: familia, descanso y recreación; adicionalmente, los costos que esto conlleva de ausentismo y afectación de la salud. Los médicos reportan 75% de elevado estrés en los ejecutivos, lo que comprende una vida útil cada vez más corta, deteriorada y jubilaciones más tempranas.

Pero al otro lado de la banqueta tenemos experiencias supremamente interesantes, que no están siendo formuladas por los trabajadores; los artífices son empresarios que entienden el cambio como respuesta oportuna al conocimientoy evolución humana.

Han roto el paradigma de las 8 horas y han encontrado que la confianza permite flexibilizar los horarios de trabajo, con un enfoque contundente: resultados.

En la región tenemos empresas que:

1. Permiten a sus colaboradores cambiar sus horarios de entrada y salida, conservando sus ocho horas, pero pudiendo llegar desde la 5 am, de tal manera que a la 13 horas regresan a sus casas, y escalonan sus horarios hasta las 10 horas.

2. Ya existen organizaciones donde ocho horas dejaron de ser la medida exclusiva para evaluar al trabajador, hay días donde no se va a la oficina, se trabaja desde donde el colaborar desee, el enfoque son logros.

La mejor forma de saber cuántas horas en oficina producen mejores resultados es observar qué producen; más integración y alegría, menos rotación de personal, más efectividad (eficiencia y eficacia) y mayor productividad. Hasta la próxima.