Economía

Dinero se destinó para otros gastos

Durante los primeros seis meses del 2015, el país ahorró divisas por US$454 millones 356 mil (Q3 mil 475 millones) en la compra de diésel, gasolina superior y regular, comparado con el mismo período del 2014.

Por Guillermo Isaí Ramírez

Archivado en:

Combustibles Guatemala
Guatemala ahorró divisas por la baja en los precios de los combustibles.
Guatemala ahorró divisas por la baja en los precios de los combustibles.

Ese ahorro se tradujo en un incremento del consumo de combustible durante el mismo período, ya que se utilizaron 565 mil 494 barriles más de diésel, 441 mil 605 de gasolina regular y 257 mil 124 de gasolina superior.

La pregunta es: ¿a qué destinó cada guatemalteco ese ahorro?

En opinión de Jaime Matus, presidente de la Cámara de Comercio y Servicios (Cecoms), el dinero que no se gastó en combustibles se pudo haber invertido en pagos de deudas, compras de productos y servicios.

“Al final, los sueldos son los mismos, pero se gastó menos en combustible, lo que representa una oportunidad para invertir en otras necesidades del hogar, y eso es beneficioso para la economía”, refirió.

Al final, los sueldos son los mismos, pero se gastó menos en combustible.

Los empresarios ven con buenos ojos que la economía sea dinámica, porque el dinero que no se desembolsó en combustibles se inyectó en la economía en algún otro rubro.

“Todos los negocios se ven beneficiados cuando las personas tienen más dinero para gastar o tienen mayor poder adquisitivo”, indicó el directivo de la Cecoms.

Hugo Maúl, analista del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien), afirmó que no haber gastado en combustibles para cada familia significó un aumento en sus ingresos reales.

Maúl señaló que la rebaja de los combustibles es temporal, por lo que se debió haber ahorrado, pues van a volver a subir.

“Lo difícil es calcular cómo las familias juzgan ese fenómeno, y ante la falta de ese análisis, lo que se incrementa es el consumo de electrodomésticos, línea blanca, motos, automóviles y viajes, pero que es parte de una buena decisión”, apuntó.

“Para una empresa, ese dinero extra se pudo haber reinvertido para actualizar sus equipos, y para los consumidores, en un ahorro y mejorar su condición económica”, opinó por su parte el economista Juan Alberto González.

Ese dinero, dijo, se convirtió en un ahorro para la clase media.