Economía

Helados Rich combina tradición e innovación

Al comprar un helado en alguna carretilla o tienda, o degustarlo en una piñata o reunión, podría estar disfrutando uno de la marca Rich, que lleva más de 71 años en el mercado.

Por Rosa María Bolaños

Más de 18 sabores y combinaciones ofrece en su catálogo Helados Rich, cuya fábrica se encuentra en Mixco. (Foto: Prensa Libre, Álvaro Interiano).
Más de 18 sabores y combinaciones ofrece en su catálogo Helados Rich, cuya fábrica se encuentra en Mixco. (Foto: Prensa Libre, Álvaro Interiano).

La especialidad de Helados Rich es la venta a granel, con presentaciones desde un litro hasta cinco galones, empacados en cartón, razón por la cual, en ventas al detalle, en carretillas o en tiendas, muchas veces la marca no se promociona como tal.

“El helado cremoso se mueve a través de distribuidores que lo venden a los heladeros, quienes lo bolean en las calles —venden por bolas de diferentes tamaños—”, comentó el gerente general de Rich, Estuardo Sánchez. El producto frío también se usa para acompañar celebraciones o piñatas.

Rich ya ofrece helados premium, con su marca en supermercados y otros establecimientos, con presentaciones en envase plástico.

Como parte de su catálogo, Rich también ofrece conos y galletas.

HISTORIA

La empresa fue fundada en 1944 por el español Tomás Recari. Años después entró como socia la familia Sánchez, que pasó a ser propietaria en 1994, refirió José Sánchez, uno de los encargados de la firma.

Si bien la empresa ha cambiado en varias ocasiones el tipo de producto que fabrica, ha sabido recuperarse, mantenerse y ampliarse, explica el ejecutivo.

“Las personas se acercaban con nosotros y nos pedían que volviéramos a tener helado", expresó Eduardo Sánchez, gerente.

La empresa comenzó con la producción de helados de crema, aunque también vendía hielo. Luego de una restructuración, dirigida por el antiguo propietario, se convirtió en fábrica de conos para helado o cornucopias, y dejó de producir helados.

“Las personas se acercaban con nosotros y nos pedían que volviéramos a tener helado, para completar así el conjunto de productos que necesitan para operar su negocios”, indicó Sánchez. Por eso, en el 2001, Rich volvió a producir helado de crema.

En esa ocasión también se empezó a vender la mezcla para preparar helados en máquina.

Color y sabor

En la actualidad, Rich cuenta con un catálogo de productos a granel, con más de 18 sabores, individuales o combinados. Destacan los tradicionales, de chocolate, vainilla, fresa, chicle, ron con pasas y choco chips, además de sabores tropicales como mandarina, mango, sandía, guanaba, jalea y dulce de leche.

También manejan combinaciones como el napolitano —fresa, vainilla y chocolate—. Además, crearon el naporon, en el cual se sustituye la vainilla por ron con pasas; el arcoiris —mandarina, sandía y guanaba— y el tropical —mango, mandarina y chocochips—, comentó José Alfonso Sánchez, gerente de Ventas.

La marca líder es Rich, pero hay otra más económica: Osik, “con sabores fuertes, pero que también ha tenido la aceptación del público”, según el encargado de ventas.

Desde el 2008, Rich incursionó en paletería, con más de 20 sabores que incluyen helados cremosos, combinados con galleta y conos o helados de hielo, explicaron los ejecutivos. “El costo para la producción de paletería es alto, pero fue una decisión importante en la innovación”, señaló José Sánchez.

Los volúmenes de producción cambian de acuerdo a la época, influidos principalmente por el clima. Del 2001 —cuando se retomó la producción de helado— a la fecha ha subido en 100% la producción. Se ha llegado a 120 mil litros mensuales de helado a granel y 50 mil unidades mensuales de paletería, informó el gerente general.

La competencia es fuerte, no solo por las diferentes empresas que operan, sino porque algunas de estas no extienden factura, admitió el gerente de Ventas. “Es un 12% que nos hace mucho daño”, comentó.