Economía

Emprendedor destaca con pinturas orgánicas

Cuesta imaginar que un negocio de pinturas este en armonía con la naturaleza, pero para el emprendedor Christian Menjivar, eso no fue una tarea imposible ya que logró que su negocio fuera próspero al buscar productos que no causen impacto al medio ambiente.

Por Natiana Gándara

Los socios de Pinturas Biotech, Christian Menjivar y Milton Barrera.
Los socios de Pinturas Biotech, Christian Menjivar y Milton Barrera.

Menjivar cuenta que empezó con bajo presupuesto y un bombardeo de ideas listas para desarrollar.

El garaje de la casa de sus padres fue testigo de su emprendimiento, lugar en donde se dedicaron a fabricar productos de limpieza siempre utilizando fórmulas que no tuvieran químicos dañinos al ambiente.

Menjivar relata que con Q1 mil pagaron la patente y las facturas del negocio al que llamaron Biotech.

Las dos primeras ventas fueron frustradas y perdieron dinero, pero esto no los detuvo para continuar con su sueño. “Ganar y perder, es no abandonar” manifiesta el empresario.

Luego de varios años con la venta de productos de limpieza, Menjivar junto a su socio Milton Barrera, pensaron en dar un giro al negocio implementando una línea de pinturas orgánicas libres de olor y de químicos como plomo y mercurio.

  • “Saber escuchar, perseverar, y una actitud de gratitud, son la clave para triunfar”.

Las pinturas son a base de soja y tofu (queso de soja) y en la actualidad son las que más se posicionan en el mercado local, reflejando un crecimiento en los últimos tres años de entre 35% y 40%, según su creador.

Para el 2016, la empresa Biotech espera un crecimiento del 60%, por lo que pretenden de ampliar la planta donde fabrican las pinturas y poder adquirir otras dos máquinas, para lo que requieren una inversión de US$40 mil.

Menjivar comenta que el valor agregado de las pinturas es que aparte que son orgánicas y libres de olor, son lavables, inclusive hasta cinco veces sin deteriorarse, así también, garantizan el secado que es de siete minutos y reduce las salpicaduras hasta en 40%, además de que los costos oscilan entre Q240, la línea económica y Q810 la línea premium.





Biotech produce al mes unos tres mil galones de pintura en diferentes colores y presentaciones.

Después de ocho años, la empresa también pretende obtener varias certificaciones de calidad internacional.

“Contamos con la norma internacional, que es paral pinturas calidad y que la integran 36 países que supervisan más de 650 normas. Esperamos obtener la certificación ISO el próximo año”, resaltó Menjivar.

Aporte social y ambiental

Pinturas Biotech tiene un enfoque e impacto social. Sus fundadores refieren que del 2% de las ventas se acumula en un fondo que luego será destinados a proyectos de incentivo social.

“Pensamos en ir a comunidades rurales para apoyar en programas de purificación de agua, reciclaje o encadenamientos productivos, para que sean sostenidos en el tiempo y beneficien a las comunidades”, explicó el empresario.

Comenta que los toneles vacíos que quedan de la materia prima son convertidos en botes de reciclaje, los cuales son preparados y pintados para ser enviados a la organización internacional Save The Children, quienes se encargan de llevarlos a diferentes comunidades del país y fomentar el reciclaje.