Hemeroteca

1994: encuentran osamentas en cementerio clandestino

Equipo de antropólogos descubrieron en enero de 1994 otro cementerio clandestino en donde se suponía que podrían haber sido sepultadas 300 personas, en Plan Lo de Sánchez, Río Negro, Rabinal, Baja Verapaz.

Por Por: Hemeroteca PL

Antropólogos exhuman osamentas en Lo de Sánchez, Rabinal, Baja Verapaz, en enero de 1994. (Foto: Hemeroteca PL)
Antropólogos exhuman osamentas en Lo de Sánchez, Rabinal, Baja Verapaz, en enero de 1994. (Foto: Hemeroteca PL)

En la década de los años 1990 fueron localizados varios cementerios clandestinos, como resultado de las 17 masacres cometidas durante el conflicto armado interno, a manos del Ejército de Guatemala, la mayoría ocurridas en 1982.

Esta vez fue en Plan Lo de Sánchez. Con el apoyo de la Pastoral Social de la Iglesia Católica, antropólogos forenses lograban ubicar el punto en donde se localizaron los últimos restos de 192 personas masacradas en el lugar y esperaban encontrar mas.

Para ese momento el grupo de antropólogos realizaba investigaciones y exhumaciones al sur de esa región, en Río Negro, Chosoy, pues a finales de 1993 fue descubierto un cementerio clandestino ubicado a cinco kilómetros de la aldea Río Negro, donde habría ocurrido la masacre del 13 de marzo de 1982 y en la cual murieron alrededor de 107 niños y 70 mujeres, a manos de los Patrulleros de Autodefensa Civil con apoyo del Ejército.

Fue el 6 de junio de 1994 cuando el Juzgado de Paz de Rabina, Baja Verapaz, incoaba la exhumación de estas 300 osamentas ubicadas en Plan de Sánchez.

El equipo de antropología forense de Guatemala exhuma 177 osamentas de mujeres y niños de un cementerio clandestino en aldea Río Negro, Rabinal, Baja Verapaz. (Foto: Hemeroteca PL)
El equipo de antropología forense de Guatemala exhuma 177 osamentas de mujeres y niños de un cementerio clandestino en aldea Río Negro, Rabinal, Baja Verapaz. (Foto: Hemeroteca PL)


Chimaltenango, 1981

¿Fue el ejército o la guerrilla? Veintitrés campesinos y una niña de 5 años fueron masacrados por 60 hombres armados. El Ejército negó haber participado en ese hecho y acusó a la guerrilla, “porque, dijo, infunde temor a los campesinos, para no ser denunciada”.

Este hecho ocurrió el jueves 9 de abril, pero fue hasta el viernes que los familiares decidieron denunciar la masacre, debido al clima de zozobra y temor imperante.

En la década de 1980 ocurrieron las masacres más grandes reportadas durante el conflicto armado interno.

Según pobladores que presenciaron el ataque, hombres fuertemente armados ingresaron y tomaron por asalto la aldea Choabajito, San Martín Jilotepeque, Chimaltenango.

Ese municipio fue uno de los más golpeados por el conflicto bélico. Los desconocidos llegaron temprano, en varios vehículos sin placas. Vestían de particular, con botas de hule o sandalias.

Los sujetos registraron todas las viviendas, en busca de armas, y al no encontrar nada golpearon y ataron a los hombres

.

Con lujo de fuerza sacaron a 23 campesinos, pese a las súplicas de sus familiares, y los llevaron a la escuela local, donde los torturaron hasta matarlos a machetazos, incluso a una niña, porque lloraba al ver que se llevaban a su padre.

En la actualidad

Por estos y otros delitos fue llevado a juicio José Efraín Rios Montt, quien tenía a su cargo el Ejército de Guatemala entre 1982 y 1983. Tras varios recursos de amparo por parte de la defensa del sindicado, aún se encuentra en espera de juicio.

El 18 de enero recién pasado, 11 militares fueron enviados en prisión preventiva a la cárcel de la Brigada Militar Mariscal Zavala, zona 17, donde permanecerán hasta que el Ministerio Público (MP) concluya la investigación en su contra, por posibles vínculos con la muerte indiscriminada de civiles en Alta Verapaz, entre 1981 y 1988.

Conflicto armado interno: masacres y persecución. (Video: tomado de Youtube)