Condenan a hombre que mató a madre y hermana

Edgar Elías Sierra Sagui, de 21 años,  fue condenado a 70 años de prisión hoy por haber dado muerte a su madre, Carmen Sagui Pop, y su hermana, Aura Floridalma Sierra Sagui, en San Pedro Carchá, Alta Verapaz, quienes se oponían a que mantuviera una relación sentimental con una mujer de mayor edad. 

Por La Redacción

Edificio del Organismo Judicial en Alta Verapaz. (Foto Prensa Libre: Cortesía Organismo Judicial)
Edificio del Organismo Judicial en Alta Verapaz. (Foto Prensa Libre: Cortesía Organismo Judicial)

En el hecho, ocurrido el 8 de diciembre de 2014, Elías atacó con un machete a sus familiares en el interior de su vivienda ubicada en el citado municipio, informó el Ministerio Público.

El ente investigador agregó que el sentenciado golpeó a su madre en dos ocasiones, una en el rostro y otra en el cuello; mientras que a su hermana le causó 25 heridas en diferentes partes del cuerpo. La sentencia se dictó en el tribunal de femicidio de Alta Verapaz.

Parricidio

En los últimos tres años, en Huehuetenango, Quiché, Sololá, Chimaltenango y Quetzaltenango se han registrado casos de parricidio, considerados de alto impacto porque la mayoría de víctimas han sido menores.

El asesinato de familiares corresponden a factores como pérdida de valores, desintegración,  falta de diálogo para resolver los problemas e inestabilidad emocional, señalan expertos.

Estadísticas de  la Oficina de Atención a la Víctima del Ministerio Público (MP), en Huehuetenango, registran seis casos de parricidio el año pasado en Nentón, San Juan Ixcoy, Cuilco, Colotenango y cabecera departamental, mientras que en el 2016 no se ha reportado ninguno.

Para Érick Villatoro, delegado de  la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) en ese departamento, los crímenes reflejan desvalorización de la vida y falta de autoestima de los victimarios.

Wálter Jiménez, juez  del Tribunal de Sentencia Penal en Chimaltenango, informó que los ocho crímenes contra familiares que se registraron en los últimos cinco años en ese departamento han recibido  fallo condenatorio, con penas de 20 y 25 años.

Añadió que la mayoría de los casos han ocurrido  en el área rural, por problemas familiares y   herencias.