Crimen contra transportista fue ataque directo

Familiares del transportistas Emiliano Noj Cutzal, de 42 años, quien fuera arrojado el lunes último de un autobús en marcha, de su propiedad, exigen a las autoridades que investiguen este crimen, pues se trató de un ataque directo, no de una discusión como indicó la Policía Nacional Civil (PNC)

Por José Rosales / Chimaltenango

Parientes lloran  en velatorio de Emiliano Noj Cutzal, lanzado de un bus de su propiedad en Tecpán Guatemala, Chimaltenango. (Foto Prensa Libre: José Rosales)
Parientes lloran en velatorio de Emiliano Noj Cutzal, lanzado de un bus de su propiedad en Tecpán Guatemala, Chimaltenango. (Foto Prensa Libre: José Rosales)

Según Mario González, conductor del bus, cinco individuos abordaron la unidad a inmediaciones de Tecpán Guatemala, tres de ellos se sentaron en la parte trasera y dos en los primeros asientos. A los pocos segundos de continuar la marcha, los delincuentes despojaron al ayudante del dinero del pasaje e hicieron dos disparos.

Uno de los asaltantes reconoció a Noj Cutzal y gritó: “Aquí viene el Enano”, y sus cómplices le respondieron que lo lanzara del bus, manifestó González.

“Disminuí la velocidad para ver qué le había pasado al patrón, pero uno de los delincuentes me encañonó y me dijo que continuara, ya que de no hacerlo me mataría”, añadió.

Daniel Noj, hijo del transportista, informó que su padre era víctima de extorsión.

“Él estaba amenazado por extorsionistas que le habían pedido Q50 mil para dejar que los buses circularan. Hace unos dos meses otra línea empezó a transitar por este sector y mi padre introdujo otro bus para no perder su clientela, presumimos que esas fueron las causas del ataque”, expresó Noj.

Carlos Tohom, comisario de la PNC en Chimaltenango, dijo que el ataque pudo deberse a conflictos entre empresas de transportes, pero que el caso está bajo reserva.