Comunitario

Comuna construirá viviendas en zona 17

La Empresa Metropolitana de Vivienda y Desarrollo Urbano (EMVDU) de la Municipalidad de Guatemala impulsa su primer proyecto habitacional en la ciudad, desde que fue creada en febrero del 2012, lo cual no es usual en una comuna. La obra, que se encuentra en estudio, comprenderá edificios de apartamentos en la zona 17.

Por Edwin Pitán

El terreno en el que se edificarán los apartamentos se ubica a 200 metros de la ruta al Atlántico, en la zona 17 capitalina. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)
El terreno en el que se edificarán los apartamentos se ubica a 200 metros de la ruta al Atlántico, en la zona 17 capitalina. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)

El proyecto se encuentra en planificación y se analiza su implementación en un terreno municipal ubicado en la 10a. calle 1-82, zona 17, que  mide dos mil 917 metros cuadrados.

Los proyectos habitacionales impulsados por municipalidades no son frecuentes en el país. De las 340 comunas, solo la capital tiene una empresa municipal de vivienda.

Según la Asociación Nacional de Municipalidades (Anam), algunas comunas impulsan programas de techo mínimo, en los cuales brindan láminas o pisos a los vecinos para fortalecer sus viviendas.

En enero pasado se descubrió que el exalcalde de Chinautla Arnoldo Medrano habría desviado Q10 millones para implementar un programa de vivienda.

El proyecto aparentemente se  implementó en Los Pinos,  Las Lomas, una comunidad en condiciones precarias. Sin embargo, los vecinos de esa aldea señalaron que no recibieron ayuda de un proyecto habitacional.

Hogares

La comuna capitalina contempla  56 viviendas, distribuidas en siete edificios —módulos—, de cuatro pisos cada uno, y estaría situada a 200 metros de la carretera Jacobo Árbenz —ruta al Atlántico—.

La EMVDU analiza dos tipos de vivienda. El primer diseño se basaría en que habría dos habitaciones y el segundo, de tres.

La planificación de la obra incluye una  oficina administrativa, espacios de uso público, gradas, rampas, jardines y un estacionamiento para 21 vehículos.

El área residencial tendrá mil metros cuadrados destinados a la construcción de los siete edificios y mil 917 metros cuadrados de urbanización.  

En el portal de Guatecompras, hace dos semanas, se publicó un concurso en el que la comuna pretendía contratar los servicios de ingenieros y arquitectos para efectuar estudios de “cálculo y diseño estructural”, pero luego quedó suspendido.

Rossana García, directora de la EMVDU, indicó: “Se encuentra aún en fase de evaluación y estudios, al igual que la opción de utilizar suelo público municipal, estatal o privado”.

Expuso: “Debido a la escasez de suelo se plantea una solución en mediana densidad, de aproximadamente cuatro  niveles y de apartamentos”.

Beneficiario

Una cooperativa aglomerará a los beneficiarios del proyecto y será la que gestione los créditos de las familias para obtener una vivienda.

García explicó: “Se plantea que la adquisición de las viviendas sea a través de la aceptación de las familias interesadas en una cooperativa de vivienda”.

La propuesta de la EMVDU es que la cooperativa sea de “propiedad colectiva, ayuda mutua y autogestionable. El socio de la cooperativa debe aportar además con horas de trabajo, demostrar que carecen de la misma y atender a las formaciones”.

La cooperativa gestionará el crédito ante un banco que acepte el modelo de financiamiento y el proyecto. La EMVDU será facilitador de los procesos de financiación de los créditos para los beneficiarios.

Se harán estudios socioeconómicos, para determinar si los beneficiarios cumplen con el perfil.

“Necesario”

Amanda Morán, investigadora del Centro de Estudios Urbanos y Regionales de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Ceur), refirió que la implementación de proyectos de vivienda son necesarios en el área metropolitana.

“Los planes de la comuna de la capital son idóneos para la carencia de vivienda y acceso a créditos para adquirirlas. El programa debería de incluir a familias de escasos recursos”, señaló.

Desde 1992 que no se construye un proyecto habitacional de ese tipo con fondos públicos. La última obra edificada en la metrópoli fue la fase final de los condominios de Nimajuyú, en la zona 21, por medio del desaparecido Banco Nacional de la Vivienda.

“La Municipalidad de Guatemala debería de darle prioridad a las familias que viven en lugares de alto riesgo en laderas de barrancos. Ellos necesitan vivienda, y sería la oportunidad de otorgarles financiamiento para que tengan hogar”, manifestó Morán.

En cuanto al tipo de proyecto, Morán calificó la metodología como la “correcta”, debido a que hay carencia de suelo para implementar esos programas.

Según la investigadora del Ceur, la construcción de edificios verticales para vivienda es más caro que impulsar proyectos habitacionales tradicionales.

“El costo para construir edificios de apartamentos incrementa porque se debe de asegurar la resistencia de los soportes y sobre todo los sistemas antisísmicos, tomando en cuenta que el país es un territorio vulnerable a temblores”, agregó.

Nuevos hogares

  • El área del proyecto sería de dos mil 900 metros cuadrados.
  • Habría siete edificios, de cuatro pisos cada uno.
  • El proyecto está planificado para 56 viviendas.
  • El área residencial medirá mil metros cuadrados y la urbanización, mil 917 metros cuadrados.
  • El proyecto tendrá parqueo para 21 vehículos.
  • Las familias beneficiarias accederán al crédito de la vivienda por medio de una cooperativa que los respalde.