Comunitario

Comunidades del río La Pasión urgen atención de instituciones

Personas que viven en comunidades a la orilla del río La Pasión en Sayaxché, Petén, tomaron las instalaciones de la Comisión Presidencial contra la Discriminación y el Racismo (Codisra) desde ayer, donde durmieron junto al personal de esa institución.

Por Carlos Álvarez y Geovanni Contreras

Habitantes de las comunidades de la orilla del Río La Pasión, Sayaxché, Petén, bloquean una calle en protesta por la falta de atención gubernamental. (Foto Prensa Libre: Edwin Bercián)
Habitantes de las comunidades de la orilla del Río La Pasión, Sayaxché, Petén, bloquean una calle en protesta por la falta de atención gubernamental. (Foto Prensa Libre: Edwin Bercián)

Después de haber ocupado durante más de 24 horas las instalaciones de la Comisión Presidencial contra la Discriminación y el Racismo (Codisra), comunitarios de  la ribera del río La Pasión, Sayaxché, Petén, lograron ayer que el Ministerio Público (MP) firmara un convenio de cooperación mediante el Grupo Pro Justicia.

El MP aceptó recibir la solicitud de esta última entidad y   de Codisra, para constituirse como querellantes adhesivos en las pesquisas sobre el desastre ecológico.

Además, se comprometió a designar a un fiscal especial de  Delitos contra el Ambiente para que dirija la investigación del caso que acabó con la vida de miles de seres vivos y provocó una crisis humanitaria.

Los comunitarios denunciaron  en  Codisra discriminación ambiental y exigieron a las autoridades que se  determine y castigue a las personas responsables de la tragedia ecológica  ocurrida hace más de 15 días.

Indicaron que denunciarán al gobernador de Petén por el retraso de la ayuda para los más de 12 mil  afectados. 

Saúl Paau, en representación de los comunitarios, pidió a las autoridades que clausuren de manera definitiva la empresa Reforestadora de Palma de Petén, S. A. (Repsa), a la cual señalan de ser   responsable de la alta mortandad de peces en el río.

En declaraciones anteriores, Alejandro Chacón, gestor ambiental de Repsa, indicó que el 28 de abril último, debido a la lluvia, “pudo haber ocurrido un lavado donde está la planta de tratamiento Repsa 2”, y  después de eso encontraron peces muertos. Aseguró que se hacen ampliaciones para aumentar la recepción del agua y que esta situación no vuelva a ocurrir.