Comunitario

¿Conoce los árboles más antiguos de la Ciudad?

Las diferentes calles y sitios públicos de la Ciudad de Guatemala están rodeados por árboles, que brindan sombra y oxígeno, algunos con varios siglos de existencia. 

Por Eduardo González

La Ceiba del parque de San Pedrito, zona 5, fue plantada en 1778. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
La Ceiba del parque de San Pedrito, zona 5, fue plantada en 1778. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

El Cementerio General alberga a araucarias y palmeras, que fueron plantadas en 1895, por orden del entonces presidente José María Reyna Barrios. 

En el Cementerio General se pueden observar araucarias y palmeras de 1895. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
En el Cementerio General se pueden observar araucarias y palmeras de 1895. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

Según el historiador Aníbal Chajón, en el parque de San Pedrito, zona 5, existe una de las tres ceibas plantadas en 1778.

“Solo una está todavía viva, una fue quitada hace unos seis años, estaba en Ciudad Vieja, y la otra la cortaron a mediados del siglo 20, en Jocotenango”, señaló Chajón, quien aseguró que en la Plaza de los Mártires de la Universidad de San Carlos, existe una ceiba, pero no se tiene documentación de su existencia.

La avenida la Reforma se embellece con decenas de árboles, que han sido cambiados en tres etapas, pero brindan un hermoso paisaje en su recorrido. 



“En 1896 se plantaron los primeros, de los cuales ya no queda ninguno. Hubo otra plantación en 1924, y la última fue en 1994”, agregó Chajón. 

Para el historiador hay muchos árboles con varios siglos de existencia, pero no existen documentos que lo comprueben, como en la avenida Las Américas y en el centro arqueológico Kaminal Juyú.

“En zona 7, 11 y la calzada San Juan existían árboles antiguos, pero ahora solo quedan los de más reciente plantación, que están en los arriates”, afirmó.

La urbanización también ha sido parte de la destrucción de árboles antiguos, como en la calle Martí, en donde se cortaron varias especies para ampliar un carril, y en varias colonias donde han sido talados. 

En la avenida La Independencia, zona 2, aún pueden observarse árboles plantados en la década de los 60, mientras en el Hipódromo del Norte existen algunos de 1920, como en el bosque del Hormigo. 

En la Avenida Simeón Cañas e Hipódromo del Norte existen árboles sembrados desde 1920. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
En la Avenida Simeón Cañas e Hipódromo del Norte existen árboles sembrados desde 1920. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

“La avenida de los Árboles tuvo varias plantaciones en el siglo 18, pero en los años 40, en la administración del presidente Juan José Arévalo, un alcalde propuso que fueron cortados y lo hicieron; en ese entonces se vendía a Q1 el árbol completo. En los 90 se sembraron varios para que se conservara el nombre de la avenida”, relata Chajón. 

En la Avenida de los Árboles, existieron plantaciones del siglo 18. La de ahora son de la década de los 90. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
En la Avenida de los Árboles, existieron plantaciones del siglo 18. La de ahora son de la década de los 90. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

Otra especies con varios años de antigüedad están en el Centro Miguel Ángel Asturias, ya que fueron plantados desde 1962. 

Árboles en la Avenida de las AméŽricas, zona 14. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
Árboles en la Avenida de las AméŽricas, zona 14. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

Milagroso

El árbol de esquisúchil o del Hermano Pedro, cumplió recientemente 360 años de existencia, está sembrado en la entrada a la tumba del Santo Hermano Pedro de San José Betancur, en Antigua Guatemala.

Está entre las especies en peligro de extinción, debido a que no han podido reproducirlo, al cual se le atribuyen efectos curativos. 

El árbol de esquisúchil cumplió recientemente 360 años. Está en la entrada a la tumba del Santo Hermano Pedro de San José Betancur en Antigua Guatemala. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El árbol de esquisúchil cumplió recientemente 360 años. Está en la entrada a la tumba del Santo Hermano Pedro de San José Betancur en Antigua Guatemala. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La especia llamada enigmática fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación en 2004, por lo que las personas que lo visitan aprovechan para recoger las hojas que bota para preparar té, ya que, según ellos, cura varias dolencias.