Política

Militares se internan en municipios en conflicto

Los municipios de Ixchiguán y Tajumulco están siendo controlados por militares, quienes intentan desapoderar a los comunitarios amparados por el crimen, que por muchos años han causado temor en la población.

Por Geovanni Contreras

Soldados ingresan a comunidades en conflicto. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes/enviado especial)
Soldados ingresan a comunidades en conflicto. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes/enviado especial)

Los últimos días han sido de sorpresa por el hecho de que campesinos de Ixchiguán y Tajumulco, San Marcos, tengan armas de grueso calibre y hayan construido trincheras y hasta búnkers.

De acuerdo con el Ejército, los comunitarios ha seguido la logística del crimen organizado, tanto nacional como extranjero.

Además, se conoció que la amapola tiene mucha más importancia que solo el empuje económico en la zona, ya que esta es requerida para ser procesada y convertida en heroína en laboratorios clandestinos. Un kilo de heroína en México tiene un precio de hasta US$35 mil.

La información de inteligencia militar apunta a que el narcotráfico protege más ese cultivo desde el año pasado.

Los Vigías

Desde la ventana de uno de los búnkers o parapetos, como le llaman en el Ejército, se ve un block colocado en forma horizontal, que deja ver sus dos aberturas, y por donde “vigías” podían controlar el área.

En otros sitios hay “vigilantes” hechos de palos y cubiertos con una camisa y un pedazo de tela en la parte superior, con la intención de que, a la distancia, parezcan personas, comparables a los espantapájaros.

Para Defensa son parte de la estrategia que los comunitarios han aprendido de criminales.

“Me inclino en que son situaciones de narcotráfico. En el narcotráfico siempre hay gente entrenada que ha estado incluida en conflictos en otros países, y el hecho de ser fortificaciones construidas de tal forma que puedan prevenir los disparos, eso solo lo hace gente que ha recibido instrucción y tiene conocimiento de cómo llevar a cabo esos parapetos”, explicó William García, jefe del Departamento de Prensa del Ministerio de la Defensa.

Agregó que los campesinos se dedican a la siembra de papa o amapola, y tuvieron que haber sido dirigidos por alguien ajeno a la comunidad para la construcción de refugios fortificados.

Militares toman las trincheras que utilizaban los pobladores para atacar al municipio vecino. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes/enviado especial)
Militares toman las trincheras que utilizaban los pobladores para atacar al municipio vecino. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes/enviado especial)

Además de esas construcciones, también se observan profundas trincheras, así como pequeñas fortalezas formadas por rocas apiladas.

“Son los mismos campesinos del lugar, orientados por la delincuencia, los terroristas. Les dicen: Miren, para que no le lleguen las balas, hagan esta fortificación, y ustedes se van a defender de los pobladores de abajo. Ustedes sí pueden atacar y ellos no los van a golpear a ustedes. Por eso es que ha salido más gente herida de la parte de Ixchiguán y no tanto de Tajumulco”, indicó García.

El jefe del Departamento de Prensa del Ejército estuvo destacado en San Marcos del 2014 hasta finales del 2015, y aseguró que cuando se fue de ese lugar no había ni armas de grueso calibre ni construcciones de las que ahora se observan, por lo que cree que desde el 2016 se endureció el “entrenamiento” del crimen organizado hacia la población civil de los dos municipios conflictivos.

A las trincheras y parapetos se suma la habilidad adquirida para fabricar bombas caseras.

Crimen trasnacional

García comentó que la institución castrense tiene conocimiento de que hay guatemaltecos, mexicanos y colombianos en los grupos de narcotraficantes, que influyen en las poblaciones para proteger la amapola.

“Los carteles han crecido de una década para acá, a pesar de que se han caído carteles completos; pero siguen bajo la influencia de los grupos fronterizos y externos que vienen a trabajar a territorio guatemalteco”, explicó.

La ventana de una vivienda fue perforada por un balazo, durante uno de los enfrentamientos.
La ventana de una vivienda fue perforada por un balazo, durante uno de los enfrentamientos.

Añadió que, por darse en esos territorios “cantidades exuberantes de amapola”, la van a procesar en laboratorios para convertirla en heroína, más probablemente del lado de México.

Aseguró que, para neutralizar al crimen organizado, se requeriría de un trabajo conjunto —en colaboración con México— entre la Policía Nacional Civil, Ejército, Ministerio Público y Procuraduría General de la Nación, en un “gran operativo”.

Ayer, durante todo el día, el personal militar fue concentrado en la Brigada de Operaciones de Montaña, donde afinaban la estrategia de intervención que se espera para las próximas horas.

En las cabeceras municipales, entretanto, varias personas decidieron abrir sus negocios, debido a la relativa calma.

En una de las trincheras  se encontraron una litera, una camilla, varias colchonetas y recipientes de comida. Las láminas presentan orificios de bala.
En una de las trincheras se encontraron una litera, una camilla, varias colchonetas y recipientes de comida. Las láminas presentan orificios de bala.