Comunitario

Planificación  avanza lento

La desigualdad y la exclusión han obligado a la población rural a migrar a las ciudades en busca de oportunidades de desarrollo; pero al llegar a las áreas urbanas, encuentra deficiente infraestructura y carencias en los principales servicios básicos, como salud y educación. Guatemala es el lugar más poblado; le siguen Huehuetenango, Alta Verapaz y San Marcos, pero el crecimiento lleva a expandir límites geográficos hacia los municipios vecinos, y en menos de 20 años habrá una nueva distribución de ciudades en el país.

Por Henry Estuardo Pocasangre

La ciudad se ha expandido a los municipios aledaños, y se le llama área metropolitana, en donde la población suma poco más de un millón de habitantes.
La ciudad se ha expandido a los municipios aledaños, y se le llama área metropolitana, en donde la población suma poco más de un millón de habitantes.

Las proyecciones poblacionales del Instituto Nacional de Estadística (INE) indican que siete millones 856 mil personas viven en áreas urbanas y siete millones 582 mil en áreas rurales, según datos hasta el 2013, lo que evidencia que el territorio está dividido.

La migración interna, el crecimiento poblacional y la urbanización han aumentado el nivel de pobreza en el departamento central, según la última Encuesta Nacional de Condiciones de Vida, presentada el año pasado, con datos del 2014. Esta indicaba que el municipio de Guatemala llegó al 33.3% de pobreza general, dato que en el 2006 era de 16.3% —creció más del cien por cien en ocho años—. Según el reporte, la pobreza general en el país alcanzó al 59.3% de la población.

El futuro

En el Plan Nacional de Desarrollo K’atun 2032, presentado por el Gobierno en el 2015, se indica que el 58 por ciento de personas vive en entornos urbanos, y crecerá a 79 por ciento en los próximos 16 años. Además, se visualizan a Guatemala y a Quetzaltenango como dos “megaciudades”.

La primera se ampliará del municipio central hacia Palín, Escuintla; y Sanarate, el Progreso; con una acumulación de población de cinco millones 730 mil habitantes. Mientras que Quetzaltenango llegaría a dos millones 310 mil personas.

Las proyecciones estatales dicen que habrá ciudades estratégicas, como Cobán, unida a Carchá y San Juan Chamelco, con un millón 890 mil vecinos.

Retalhuleu y Mazatenango, Suchitepéquez, tendrán un millón 450 mil. Además, Huehuetenango y sus alrededores sumarán un millón 150 mil personas.

Jutiapa y Los Encuentros —aldea de Sololá— tendrán 900 mil habitantes cada una; Escuintla, 840 mil; Zacapa y Chiquimula llegarán a 750 mil habitantes, y Puerto Barrios, Izabal, a 610 mil personas.

Ixcán, Quiché, y Barillas, Huehuetenango, tendrán 440 mil habitantes. En Ciudad Flores, Santa Elena y San Benito, Petén, se llegará a 410 mil; y en Poptún, 290 mil.

Carencias

“Guatemala, como la gran mayoría de países, está aumentando la proporción de personas que viven en áreas urbanas. Proyecciones internacionales dicen que en 20 años el 80 por ciento de la población del mundo habitará en ciudades y se observa un decrecimiento en las personas que se dedican a la agricultura”, explicó Rubén Narciso, de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes).

El país no avanza en lo urbano porque la agricultura es la actividad económica que más ingresos genera.

Para Narciso debe existir una gran inversión que promueva un cambio radical. Mientras eso ocurre en el área rural, el analista recuerda que la Encovi mostró que la pobreza creció mayormente en áreas urbanas como Guatemala.

“Vemos más urbanización, no por inversión sino migración de las personas rurales, pero se quedan en pobreza porque no existen condiciones de desarrollo”, puntualizó.

Narciso dijo que el país no tiene la capacidad en infraestructura y que las personas no pueden ocupar otro departamento que no sea Guatemala. “La solución es priorizar en una política pública la educación”, manifestó el experto.

No avanzan

El INE sitúa a Alta Verapaz, Chiquimula y San Marcos como los departamentos con mayor población rural, mientras que los más urbanos son Guatemala, Sacatepéquez y Quetzaltenango.

“El modelo de desarrollo agrícola, asentado históricamente, ha contribuido a profundizar las brechas de desigualdad y exclusión de la población rural”, refiere el Plan K’atun.

La entidad que maneja las estadísticas del país estima que en lo rural, ocho de cada 10 trabajadores son informales, esa característica entre otras, conducen a la migración al área urbana y las personas se convierten en comerciantes del sector informal.

Enrique Godoy, comisionado de Desarrollo Urbano, Competitividad Local e Infraestructura Crítica, reconoció que en el área metropolitana ha existido una expansión desordenada y dispersa que va a requerir acciones de las municipalidades aledañas a la capital.

Godoy afirmó que ante el aumento de población, el crecimiento debe ser “hacia arriba y no a lo ancho”.

El comisionado relató que ya tienen acercamiento con las comunas para apoyarlas a obtener herramientas que les permitan diseñar, planificar y construir en sus municipios, y aprender a administrar.

“Lo importante es dotar a las comunas de cómo hacer mejor el territorio, fortalecerlas, dar capacidad. Además, gestionar los recursos suficientes con impuestos”, señaló.

Las mesas de trabajo las integran alcaldes, diputados, el Instituto de Fomento Municipal y el Programa Nacional de Competitividad, para desarrollar propuestas para las comunas.

Agrupa municipios

El arquitecto Luis Fernando Olayo, investigador del Centro de Estudios Urbanos y Rurales (Ceur), de la Universidad de San Carlos, explicó que lo que ocurre es una conurbación, que se refiere a que la ciudad absorbe a los municipios aledaños y los desaparece, para formar uno solo.

“Los municipios alrededor de Guatemala tienen su propio crecimiento, pero con una relación estrecha al central, tanto que muchas personas no conocen los límites de la ciudad”, afirmó.

Olayo expuso que la capital guatemalteca es la única que tiene la capacidad de brindar servicios públicos. “No hay una ciudad que compita. En este país nacer lejos es lo peor que puede pasar”, opinó.

El investigador considera necesaria la planificación urbana para crear equilibrio, además de inversión que sea dirigida al área rural, donde se necesita urbanización.