Comunitario

Agente de la PNC agrede a fotoperiodista de Prensa Libre

Durante la jornada noticiosa de este miércoles, un agente de la Policía Nacional Civil (PNC) agredió a un fotoperiodista de Prensa Libre, al mismo tiempo que quiso despojarlo de su equipo.

Por La Redacción

El agente fue identificado solo por sus apellidos -García López-, que eran visibles en el uniforme que portaba, aunque se confirmó que está asignado a la Comisaría  16.

El incidente ocurrió en la 27 calle final y 10a. avenida de la colonia Primero de Julio, zona 5 de Mixco, donde fue localizada una mujer degollada y con heridas de arma blanca en el tórax. La mujer no fue identificada y calculan que tenía unas 10 horas de estar en el lugar.

Los periodistas que se encontraban a una distancia prudencial y recababan información y documentaban el lugar del hallazgo desde la orilla del barranco. En un momento, intempestivamente apareció el agente García López y dijo: “ya tomaron suficientes fotos retírense”, con un tono de voz intimidante.

El grupo de reporteros al cuestionar el porqué se entorpecía el trabajo de los comunicadores, el agente de la Comisaría 16 sacó los grilletes e intentó colocarselos a otro fotoperiodista de un medio escrito.

Al no poder cumplir con su objetivo se dirigió contra el profesional de este matutino, para intentar quitarle la cámara y el equipo que portaba, mismo con el que instantes antes había grabado la agresión de la que fue víctima él y su colega.

Minutos después del incidente García López volvió a insistir en el retiro de los periodistas del lugar, afuera del área delmitada para el trabajo del Ministerio Público, sin fundamentar algún argumento válido. Finalmente el grupo de reporteros decidió retirarse y continuar con su jornada laboral.

El informe de la Comisaría 16 señala que el retiro de los periodistas del área fue ordenado por el Ministerio Público para poder realizar su trabajo y fue asignado García López para trasladar la información a los comunicadores.

Luego de trascender la conducta del agente, el director de la Policía Nacional Civil Nery Ramos ordenó a la Inspectoría General indagar en el caso y determinar la responsabilidad del uniformado y su comportamiento, alejado de las instrucciones y parámetros de la institución.