Comunitario

Se va satisfecho pero reconoce que hubo errores

Jefe de la PDH, Jorge de León Duque, deja hoy el cargo, convencido de que debía estar del lado de quien vive en la miseria en Guatemala.

Por Andrea Orozco

Archivado en:

Derechos humanos PDH
Del 2012 al 2017, Jorge de León Duque estuvo al frente de la PDH. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Del 2012 al 2017, Jorge de León Duque estuvo al frente de la PDH. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

De León hereda la silla a Jordán Rodas, electo por el Congreso el 19 de julio pasado, y le dio un consejo: “El procurador debe estar del lado del que vive en la miseria, del que menos tiene, y ser la voz del que no tiene voz”.

El ombudsman saliente aseguró que está satisfecho por los logros alcanzados durante su gestión, aunque no negó que se va frustrado “por seguir viviendo en un país tan violento, tan desigual, tan injusto, donde la gente se está muriendo de hambre. Es increíble la violencia y la falta de trabajo”.

De León refirió que durante sus cinco años de trabajo se fortalecieron las delegaciones departamentales, se ordenó la contratación de personal y la institución se acercó a la población.

Agregó que se redujo la mora de expedientes, pero sobre todo se interpusieron denuncias y condenaron atropellos cometidos por las instituciones del Estado.

Lo importante

“Lo más valioso de la institución y lo que debe continuar con el procurador electo es la independencia; denunciar y no olvidar que se es un comisionado del Congreso, no un empleado de este organismo”, sostuvo De León.

Jorge de León, procurador de los Derechos Humanos

“Los derechos humanos se siguen violentando. Ningún guatemalteco puede estar a gusto con lo que vivimos”.



Para el procurador saliente también es importante reconocer que pudo haber hecho más, sobre todo en el ámbito socioambiental, en la defensoría del derecho al trabajo y en la educación en derechos humanos.

“La gente sigue confiando en la institución, por eso cada vez que hay un problema pide que llegue la PDH”, afirmó.

Jorge de León considera que, debido a la falta de educación en el tema de derechos humanos, existe confusión en cuanto al quehacer del procurador.

“La gente desconoce el mandato y quisiera que el procurador fuera policía, juez y presidente, pero no puede hacer eso. El mandato del procurador es fiscalizar y supervisar a la administración pública”, precisó.

Viendo al futuro

De León reconoció que cometió errores. “Soy humano y pido disculpas; no fueron de mala fe”, expresó.

El futuro del procurador saliente no es político; al menos por ahora. “Creo que el sistema político necesita reformas importantes y hoy, con las condiciones actuales, no participo, porque es seguir haciendo lo mismo. No lo descarto a futuro, pero hoy no me interesa”, aseguró.

Reactivar la fundación que lleva el nombre de su padre, Ramiro de León Carpio, para trabajar en el combate de la desnutrición, y regresar a la docencia son dos de las acciones inmediatas que se propone.

“Aristóteles decía: Solo hay una manera de no ser criticado, no hacer nada, no decir nada y no ser nada”, reflexionó De León.