Comunitario

Visita a siete sagrarios y lavatorio de pies marcan la noche del Jueves Santo

Cientos de fieles católicos visitan hoy siete iglesias como una representación de los traslados de Jesús antes de su crucifixión.

Por Glenda Sánchez y Andrea Orozco

Cientos de fieles católicos visitan los siete sagrarios. (Foto Prensa Libre: Edwin Bercián)
Cientos de fieles católicos visitan los siete sagrarios. (Foto Prensa Libre: Edwin Bercián)

Esta noche también se representa el lavatorio de pies que Jesús hizo a los 12 discípulos en la noche de la última cena.

En las iglesias de la zona 1 capitalina, la conmemoración de las últimas actividades que tuvo Jesús inician con una misa en la que se consagra la imagen del Cristo.

Después de la misa, algunos templos como Santo Domingo y Capuchinas, preparan dos bancas al frente de la iglesia para hacer la representación del lavatorio de pies, donde 12 personas son seleccionadas para representar a los apóstoles.

Ericka Flores, una de las fieles católicas hace el recorrido por los sagrarios para recordar que Jesús recorrió siete lugares antes de su muerte; del Huerto de los Olivos a la casa de Anás, el juicio ante Caifás, de la casa de Caifás a la presencia de Poncio Pilato, después fue llevado a la casa de Herodes, regresa con Pilato, Jesús es condenado a muerte, el camino al Gólgota.

Familias como la de Carmelina López tienen como costumbre hacer el recorrido por las siete iglesias, ahora son tres generaciones las que visitan la imagen de Cristo para venerarla y hacerle peticiones.



El Jueves Santo se  visitan los siete sagrarios. (Foto Prensa Libre: Edwin Bercián)
El Jueves Santo se visitan los siete sagrarios. (Foto Prensa Libre: Edwin Bercián)


El jueves santo también se celebra el Día del Sacerdote Católico, en 2005, el papa Juan Pablo II envió una carta para recordar esta fecha.

“En efecto, su vida tiene sentido si sabe hacerse don, poniéndose a disposición de la comunidad y al servicio de todos los necesitados. Precisamente esto es lo que Jesús esperaba de sus apóstoles, es también lo que el Pueblo de Dios espera del sacerdote”, decía la misiva.