Política

Congreso está en el ojo del huracán

En menos de un mes la situación del Congreso ha pasado de anodina a borrascosa, debido a la exposición de casos que vinculan a diputados y a personal administrativo por diferentes hechos como tráfico de influencias, compraventa de plazas y enriquecimiento ilícito.

Por Jessica Gramajo

Algunos analistas consideran que es momento de hablar de una depuración, y otros piensan que es la población la que debe actuar en las elecciones. No obstante, a los diputados no les terminan de calar las denuncias, por lo que a pesar del clamor popular aún no deciden si convocarán a una sesión extraordinaria para discutir el antejuicio contra el presidente Otto Pérez Molina, aunque sí aprovecharon la sesión del viernes recién pasado para nombrar apresuradamente y sin consenso con la sociedad civil, a un nuevo miembro de la Corte de Constitucionalidad.

Hoy se reunirá la instancia de jefes de bloques, que deberá decidir si se efectúa una plenaria para conocer el informe circunstanciado de la comisión pesquisidora, que recomienda retirarle la inmunidad al mandatario, ya que en la Comisión Permanente no lograron ponerse de acuerdo.

Líder en la mira

Se sabe que también podrían decidir sobre una posible acción del Legis-lativo contra las autoridades del Ministerio Público (MP), de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) y la Contraloría General de Cuentas, por supuestos abusos cometidos al confiscar documentos.

Aunque se sabe que también se podría plantear una moción para aprobar un punto resolutivo, en el que se condenen o descalifiquen las últimas acciones de la Cicig, ya que hay diputados, como Manuel Barquín, de Libertad Democrática Renovada (Líder), que consideran que esa entidad se ha excedido en sus funciones, declaración que surgió a raíz de los señalamientos contra cuatro diputados de su bancada.

Todavía falta ver si logran el quórum para llevar a cabo la reunión de la instancia de jefes de bloques, ya que varios han planteado que hay temor de llegar, por los manifestantes que se apostaron afuera del Palacio Legislativo desde el lunes último por la tarde y que mantienen bloqueado el paso vehicular.

deterioro agudizado

En 21 días, los congresistas han visto cómo se inicia un proceso de antejuicio contra seis parlamentarios, entre ellos el expresidente del legislativo, Pedro Muadi.

También han observado cómo las autoridades del MP y de la Cicig cargan con cajas de documentos que contienen información del personal que labora en el Legislativo, contratado en muchos casos por pago de favores de campaña.

Lo anterior ha generado desconcierto, y algunos legisladores aseguran que hay temor de acercarse a trabajar al Congreso.

“He escuchado a muchos decir que no quieren venir. Hay temor e intriga”, resaltó Jean Paul Briere, diputado del bloque de Todos.

Entre los pocos congresistas que llegan se escucha que hay rumores de que habrá acciones contra al menos 22 diputados. Otros reconocen que por ser un período de elecciones están en la provincia haciendo campaña electoral.

Atrasados

Aunque el lunes último se dio a conocer el resultado de la mesa que analizaba reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, aún no hay una fecha para que la propuesta se lleve al pleno. Varias bancadas minoritarias han solicitado que se conozca de inmediato, pero bloques como Líder han argumentado que no llegarán al Congreso hasta que no se garantice su integridad física.

José Carlos Sanabria, experto de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales, expresó: “Es obvio que todo lleva un tiempo, pero se tiene que hacer un gran esfuerzo para no generar suspicacia, duda y rechazo de que las acciones se están retrasando de manera maliciosa”.

El politólogo afirmó: “No se ha realizado una limpieza indiscriminada, sino que se está actuando en casos puntuales”, por lo que pide hacer reformas a las leyes en que se busque eliminar la discreción.

Carmen Aída Ibarra, del Movimiento Pro Justicia, refirió que es necesario que se haga una depuración como la ocurrida en 1993, ya que en “este momento las instituciones insignia del sistema político del país están bajo un fuerte cuestionamiento que deviene de años de corrupción, crimen, tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito”.

Selvin García, de la Comisión Permanente, pidió que “no se mida a todos los diputados con la misma vara”, y explicó que la visión contra el Congreso es urbana, pues “la gente en el interior está preocupada por sobrevivir”.