Guatemala

Aspectos poco conocidos de los lustradores en la capital

Muchos adultos y jóvenes se dedican a lustrar zapatos en las áreas urbanas, con el fin de agenciarse de recursos económicos; sin embargo, algunos aspectos son poco conocidos, ya que un servicio puede costar entre Q3 y Q70.   

Por Oscar Fernando García / Guatemala

Bernabé Canté, presidente de la Asociación Guatemalteca de Limpiabotas, muestra el tarifario. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes).
Bernabé Canté, presidente de la Asociación Guatemalteca de Limpiabotas, muestra el tarifario. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes).

Al recorrer el Centro Histórico de la capital, es común observar a muchos lustradores que ofrecen su servicio, algunos son independientes y otros integran la Asociación Guatemalteca de Limpiabotas, que fue fundada hace unos 38 años y sus afiliados trabajan en el parque central y otros puntos de la ciudad. 

Amplia trayectoria

Édgar Augusto Polanco, tiene 65 años y 57 de lustrar zapatos. Recordó que cuando comenzó su oficio, se cobraba 3 centavos por un lustre sencillo, ya que la pasta costaba 25 centavos, pero el precio actual de ese producto es de Q18, lo que los ha obligado a aumentar sus precios.

Polanco indicó que atendió a algunos exfuncionarios como al presidente Julio César Méndez Montenegro (1966-1970) y Ramiro de León Carpio (1993-1996), entre otros. 

Mientras recuerda lo que ha vivido, Polanco lustra un par de zapatos y explica el proceso, para que quede un servicio de calidad.

Añade que por aplicarle barniz a un par de botas y depende del material, el precio puede alcanzar los Q70, "por lo fino del trabajo".   

Édgar Augusto Polanco tiene 65 años y 57 de lustrar zapatos en el parque central, zona 1. (Foto Prensa Libre: Oscar García).
Édgar Augusto Polanco tiene 65 años y 57 de lustrar zapatos en el parque central, zona 1. (Foto Prensa Libre: Oscar García).

Bernabé Canté, 77, presidente de la referida asociación, afirmó que tienen asociados en otros puntos de la capital. Afirmó que, para unificar costos, llevan a cabo asambleas generales.

En un recorrido en el Paseo de la Sexta, algunos lustradores consultados indicaron que no están asociados; sin embargo, también tienen tarifas, ya que el servicio más bajo es de Q3 y aumenta según la calidad de lustre que el cliente pida. 

No asociado

“La tarifa uno la pone, yo le pongo precio a mi trabajo, porque me he dedicado a esto toda mi vida”, dijo Rolando del Cid, lustrador del parque Enrique Gómez Carrillo, zona 1.

Añadió que el servicio más barato que ofrece es de Q4 y el más caro es de Q60. Explicó que, para cambiarle color a un par de zapatos, el barniz vale entre Q30 y Q35, pero depende del material. El barniz no se adhiere, por lo que debe comprar un líquido especial que vale Q180 el frasco y sirve para tres o cuatro lustres, lo que aumenta el valor del servicio.





En las áreas urbanas de   San José Pinula, Villa Canales, Palencia y otros municipios circunvecinos, también se encuentran el servicio de lustradores, quienes cobran entre Q3 y Q5, depende el servicio.  

Algunos usuarios afirman que algunos lustradores ponen un precio al ofrecer el servicio, pero al culminar, el costo se eleva hasta un cien por ciento.  Otros afirman que las tarifas son fijas. 

Muchos de los lustradores del Centro Histórico llevan más de 35 años de servicio. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes).
Muchos de los lustradores del Centro Histórico llevan más de 35 años de servicio. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes).