Comienza juicio por caso de ejecución extrajudicial 

En Huehuetenango comenzó el juicio contra ex investigadores de la Policía Nacional Civil (PNC) sindicados de ejecución extrajudicial y robo agravado.

Por Mike Castillo / Huehuetenango

Los cuatro sindicados de la muerte de un hombre en Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo).
Los cuatro sindicados de la muerte de un hombre en Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo).

Los señalados son los ex agentes Juan Humberto Caal Cu, de 30 años; Herber Wilbi Jiménez López, 35; Manuel de Jesús Hernández Pech,  28, y el subinspector Rony Alfredo Vásquez Sosa, 38.

El comienzo del juicio se llevó a cabo este viernes en el Tribunal de Sentencia de Huehuetenango, donde los cuatro fueron señalados de dos delitos.

Según la acusación, la noche del 20 de noviembre del 2014, el comerciante Henry Rivas Hernández fue asesinado y su primo Mario Rivas fue brutalmente agredido en la aldea Chinacá, Huehuetenango. Autoridades presume que los cuatro  ex investigadores de la PNC son los responsables del ataque.

De acuerdo la acusación del Ministerio Público (MP), los sospechosos se encontraban de servicio en la cabecera de Huehuetenango, y los cuatro  a bordo de un picop de la PNC acudieron a la vivienda de Rivas Hernández, ubicada en la aldea Chinacá, donde ingirieron bebidas alcohólicas por espacio de una hora y luego discutieron con la víctima a quien agredieron a puñetazos y puntapiés.

Añade que la víctima entre gritos pidió auxilio y fue escuchado por su primo Mario Rolando Rivas, quien intentó ayudarlo, pero también fue golpeado.

Explica que después de la agresión, el sub inspector Rony Alfredo Vásquez  huyó del lugar; mientras que, los otros tres ex agentes subieron a las víctimas a la palangana del picop y se dirigieron la sede del Departamento de Investigación, ubicada  en la zona 8 de Huehuetenango.

Ese recorrido habría sido aprovechado por los policías, para robarles joyas de oro y dinero a las víctimas, a quienes agredieron.

El escándalo causado alertó a otros agentes,  quienes al encontrar el cadáver y observar al otro hombre gravemente herido, notificaron a sus superiores y capturan a tres de los procesados.

Cinco meses después de los hechos, fue capturado en la capital Vásquez Sosa, cuya defensa indicó que cuentan con las pruebas suficientes que confirmar la inocencia de su patrocinado.