Incendios en provincia podrían aumentar este año

Las áreas de pasto y plantas secas como consecuencia de las heladas son motivo de preocupación para  ambientalistas, porque  este año podría aumentar  el número de  incendios en bosques y montañas.

Por O. Figueroa, M. Castillo y R. Escobar / Provincia

En Petén se ha declarado alerta amarilla. Bomberos forestales efectúan la extracción de plantas secas como medida para prevenir los incendios. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)
En Petén se ha declarado alerta amarilla. Bomberos forestales efectúan la extracción de plantas secas como medida para prevenir los incendios. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)

Norberto Lux, técnico  del Sistema de Prevención y control de Incendios Forestales (Sipecif) de Quiché, afirmó que el departamento está susceptible a los incendios forestales, con mayor riesgo en los sitios con pasto seco.

“Los lugares con mayor riesgo son Sacapulas, San Bartolomé Jocotenango, San Andrés Sajcabajá, San Antonio Ilotenango, Santa Cruz del Quiché, Pachalum, Joyabaj y Zacualpa”, expresó Lux.

“El cambio climático y la mano del hombre son  detonantes para que ardan  bosques y montañas. Además, salen perjudicados   cultivos, la flora y fauna”, añadió Lux.

El ambientalista lamentó que los siniestros que se han registrado, hasta el momento en los sectores urbanos en Quiché, han sido apagados por personal de la municipalidad y vecinos de las comunidades, debido a que la brigada de forestales del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap), comenzaron labores el pasado 16 de febrero.





Peligro en la sierra

Huehuetenango es uno de los departamentos más afectados por el frío, junto a Quetzaltenango, Quiché, Totonicapán y la región de las Verapaces.

“El pasto seco en  los Cuchumatanes abre el riesgo de incrementar los incendios en la zona”, comentó Rolando Gómez, de la Fundación para  el Ecodesarrollo y la Conservación.

Gómez   agregó que además de la vegetación seca, que se convierte en combustible, otra amenaza ha sido la labor de pastoreo de  las personas, porque como hacen fogatas y no las apagan adecuadamente originan incendios.

Herman Ochoa, delegado del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, señaló que los incendios forestales  causan mayor impacto con el incremento de la emanación de gases.



El pasto  de los Cuchumatanes es fácil de incendiar, luego del efecto de las heladas. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
El pasto de los Cuchumatanes es fácil de incendiar, luego del efecto de las heladas. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)


Alerta en Petén

Autoridades del Comité de Incendios Forestales de Petén y ambientalistas se declararon preparados para contrarrestar la ola de siniestros forestales que podrían ocurrir en los próximos días.

Antonio Morales Ozaeta,  gobernador, dio a conocer que recientemente el departamento fue declarado en alerta amarilla. “Según pronósticos, el fenómeno del Niño podría afectar en cuanto a que los incendios forestales se registren en esta zona”, comentó.

Morales añadió que el Comité de Incendios Forestales está integrado  por instituciones gubernamentales; también,  personal capacitado del Conap y efectivos del Ejército  de la Primera Brigada Militar, de Petén.

El año pasado se registraron 12 incendios forestales en este departamento; en el 2014, 40, y en 1998 se registró un dantesco  incendio que arrasó con unas  500 mil hectáreas. En el  2003, se incendiaron  300 mil hectáreas; en el     2005,  160 mil; y en el    2009,  120 mil.

Henry Vásquez Kilkán, viceministro de Agricultura, Ganadería y Alimentación en Petén, explicó que como apoyo al comité de incendios se realizan monitores en las áreas productivas vulnerables y   zonas de pastoreo.